OFENSAS

El lenguaje político panameño: Dicky Reynolds O´riley

Se es dueño de lo que se calla o esclavo de lo que se habla o escribe, esta es una máxima milenaria. La palabra es una rúbrica que caracteriza al individuo que la emite, pero al igual que el agua se acomoda al envase que la contiene, este elemento se evapora cuando hierve y se convierte en hielo cuando el frío la somete.

Para el ser humano, dueño de la palabra, esta es más que un instrumento de comunicación, porque con ella se puede herir con la letalidad de un estilete o fusil o aliviar, cual ungüento milagroso. Los que se dedican al estudio de la palabra saben que su uso sin intención puede tener más connotación o consecuencias graves, sino prima lo racional.

El lenguaje de los políticos panameños, o mejor dicho su jerga, asusta a la nación. Los unos a los otros se llaman: Locos, traidores, tránsfugas, fariseos, conspiradores, quinta columnas, caballos de troya, mitómanos, enemigos institucionales, amigos coyunturales, “hp”, judas, dinosaurios, ladrones, compinches, mafiosos, mentirosos, hipócritas, vendidos, comprados, ungidos, déspotas, mercaderes, corruptos, confabuladores, golpistas, arrastrados, exdictadores, neodictadores, cobardes, narcotraficantes, etc. Esto es parte del glosario de adjetivos descalificadores que son monedas de curso legal en sus debates.

El discurso político carece de sustento, por lo precario de su acerbo lingüístico, es solo el lanzamiento de dardos que no atinan a dar en el blanco. Las palabras de los políticos agreden no agradan; cuando con ella se ofenden o se desnudan, culpan a la pobre palabra de haber sido sacada de contexto o le dan un significado diferente a su conveniencia, tratando de burlar nuestra capacidad intelectual.

La Asamblea Nacional debería ser el templo de la palabra política en el sentido ideal, pero a veces se asemeja a un coliseo romano en donde reina la lucha procaz y soez; su resultado es que al final se exhiben honras y dignidades mancilladas, desvergüenzas y deslealtades como preseas después del combate, con la consiguiente humillación del gladiador vencido. ¿Cómo legislar para la sociedad con su conducta de vertedero? No se han erigido en docentes positivos en cuanto al respeto de los valores éticos, por lo menos de palabra, que es la homenajeada en este artículo. El destierro de la palabra amable de su léxico parece hacerles pensar que le resta vitalidad y credibilidad a sus mensajes.

Dios nos coja confesados cuando en 2014 empiece el baratillo electoral y, como mercaderes, salgan los políticos a la calle a tratar de granjearse la simpatía de los parroquianos, quien sabe si con argumentos tan cantinflescos –con el perdón del personaje si dicha frase no es de su autoría– como: “Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código