GOBIERNO

No todos fuimos locos: Carlos Lucas López Tejada

No seré yo el primero ni el último que disienta de las opiniones y recomendaciones que pretenden señalar al presidente Juan Carlos Varela las medidas que debe tomar para superar la crisis social y económica que atraviesa el país, frente a las exigencias de un pueblo que se siente traicionado por un Estado que, tras haber escalado las alturas de tener uno de los ingresos más altos y envidiables que muestran los países de Centro y Suramérica, no le corresponde del todo a la población más necesitada, para sacarla de la miseria inconcebible en que se encuentra.

Siendo una administración que cuenta, además, con el ingreso económico que recibe de la operación y mantenimiento del Canal de Panamá, a partir de la fecha en que los estadounidenses lo traspasaron a nuestro país.

Da rabia, en verdad, que la reclamación de los quejosos que por una razón u otra nacieron en medio de la pobreza extrema, aún tengan que soportar los rigores de tantos sacrificios que ahora debe llevar adelante la administración del presidente Varela, luego de que su antecesor Ricardo Martinelli haya despilfarrado tanto millones.

Subrayo este punto, por tratarse aquella de una de las administraciones que malgastó los presupuestos del Estado –quizás el más alto, pero peor gastado y sin ningún contralor que lo detuviera– hasta culminar en una verdadera orgía de adendas y sobrecostos a los contratos destinados a nuevas estructuras, obras, caminos y carreteras que, si bien se iniciaron, nunca llegaron a terminarse, porque no fueron bien planeados. Pero, con seguridad, sí fueron pagadas no por la largueza de un magnate, sino por el pueblo que lo eligió para otros menesteres.

Por cierto, este magnate trató a los opositores de “corrunchos”, con el estribillo de “Los locos somos más”.

Lo peor, es que en su enrolamiento se vio precisado a envolver a los candidatos a diputados y a los propulsores de Cambio Democrático. Para ello fue menester colmarlos con millones de dólares para asegurar su victoria en las urnas, que era su mejor garantía para asegurarse en el solio presidencial, y para contar con el irrestricto apoyo de una administración de Cambio Democrático. Por fortuna resultó ser la del excelentísimo presidente Juan Carlos Varela Rodríguez.

Es por ello loable que el presidente Varela trate de conducir al país con la prudencia que permita conocer el resultado de las contadurías que habrá de revelarnos lo que realmente malgastaron los exadministradores de los fondos públicos y los tránsfugas de su partido del Cambio.

Lo que realmente causa extrañeza, es el triste papel que, de forma lamentable, jugó nuestro propio pueblo, al escoger en las urnas a diputados que no alcanzan a comprender el papel que están llamados a jugar en la promulgación de las leyes que requiere el país y –lo que les puede resultar menos entendible– juzgar los miembros de la Corte Suprema de Justicia, que en todo régimen democrático garantiza el contrapeso de ese tercer órgano, que debe actuar con libertad y en armónica colaboración con los otros tres órganos del Estado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código