TELETÓN 20-30

Las promesas y las cuentas: Dorindo Jayanz Cortez

Muy pronto estaremos ante otro teletón. Una vez más la población y las empresas demostrarán su solidaridad. Pero, hay que llamar la atención sobre la falta de información pública respecto al uso de lo recaudado; la suerte de lo prometido, que para el caso de Colón, un centro recreativo deportivo, aún sigue a la espera después cuatro teletones.

En 2010 la recaudación alcanzó los 5.2 millones de dólares, suma que incluía un millón 600 mil dólares donado por el presidente Ricardo Martinelli en nombre de Pandeportes (fondos públicos). El total del dinero, anunció el Club 20-30, se utilizaría para las salas de hematología y oncología de varios hospitales, y para instalaciones deportivas.

Como no se publican resultados o se hace de manera incompleta, desconocemos si se equiparon los hospitales, pero en el caso de la construcción de un centro recreativo deportivo en Colón, en las dos hectáreas de los terrenos del Centro Universitario, nada se ha hecho. El Convenio Universidad de Panamá–Club 20-30 se firmó el 19 de octubre de 2010. Han transcurrido cuatro años, y solo se ha hecho un relleno de tierra. Pocos días antes de ese trabajo, llamamos la atención, en otro artículo de opinión, sobre esta anomalía.

No dudamos del sentido de solidaridad que caracteriza a los miembros del Club 20–30, que dedican esfuerzos para canalizar obras que atacan los problemas de la población menos favorecida. Por ese reconocimiento público a los organizadores, es imprescindible que el país sea debidamente informado en un ejercicio correcto de transparencia que fortalezca los fines de sus obras. Sin embargo, los informes que aparecen en el sitio www.teleton.com hablan de cifras millonarias. En 1981, año inaugural, se recolectó un millón 320 mil dólares. Durante el periodo 1981-2010, los 30 teletones sumaron 76 millones 940 mil 036 dólares. En misma hoja web, empero, no hay información completa sobre cómo se han invertido los dineros y cuál ha sido el nivel de cumplimiento de los fines propuestos, es decir, de los lemas mercadeados a través de los niños símbolo. Tampoco se conoce publicación escrita, radial o televisiva en las que se dé a conocer a la población la inversión y realización de los proyectos prometidos. Menos aun, los saldos entre uno y otro teletón. Cierto es que se publican fotos con donaciones, pero no se trata de las obras mercadeadas.

Cada año, al promoverse el teletón, me preguntó por qué no se publicita la información que permita conocer no solo las cifras alcanzadas sino la realización de las obras del año anterior, alcances y los costos precisos. Preocupado por esto, indague entre allegados, y las respuestas son iguales: no se recuerdan, no han visto ni escuchado detalles de los estados de cuenta de los dineros ni de las inversiones.

Me parece urgente, en el caso del Centro Recreativo para Colón, cuya construcción se suspendió después de remover el terreno, que tomemos carta en el asunto, sobre todo, en defensa del patrimonio de la Universidad. Que no se repita lo que ya hemos vivido en la institución, que entregamos las tierras para programas que al final resultan fallidos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código