CORRUPCIÓN

A Belén con los pastores: Dicky Reynolds O’Riley

La comidilla del día pareciera ser el tema de la corrupción, máxime porque ese fue el anzuelo para pescar a los incautos y creyentes en una campaña política cuyo eslogan era: “Entran limpios y salen millonarios”, y resultó no ser más que un espejismo verbal. Huelga decir que lo más evidente es el caso del Programa de Ayuda Nacional (PAN), siglas que, como algo paradójico, representan al alimento ideal.

El folclore popular crea justificaciones para la corrupción, al punto de pensar que a uno de los gestores de la trampa contra el erario le faltó inteligencia, al no poder ocultar, con eficiencia a los ojos de los demás, el producto de lo supuestamente birlado y, por ende, de las autoridades. En otras palabras, está preso no por corrupto sino por bruto, en el lenguaje vernacular.

No hay conciencia de que la corrupción es un flagelo que enferma a la sociedad, rige el antivalor que nos hace pensar y racionalizar que “todos los gobiernos roban” y que eso es normal, sobre todo, si de ello podemos sacar algún beneficio, no importan los sobrecostos.

Si el que produce el acto se “baña en regadera” será visto como una especie de Robin Hood, de lo contrario le caerá la maldición de “lagarto que no salpica se le seca la charca”.

De igual manera es mal visto aquel individuo que, teniendo la oportunidad de robar no lo haya hecho, y después de terminada su faena administrativa deambule en la calle como un peatón más y se le endilgue el mote de “tonto” (para ser romántico), por no haber aprovechado su oportunidad. Igual que aquel que no permitió que su voluntad fuera lubricada para facilitar negocios.

El ciudadano común y corriente no es consciente de su rol como vigilante del manejo de la cosa pública.

Hay otros casos puntuales, como la venta de votos en las elecciones del interior de la república, hechos que se dieron en todo el país, pero solo llevado a los estrados en esas áreas con las debidas impugnaciones.

Las posteriores elecciones han beneficiado a los mismos sujetos impugnados, bajo el auspicio de que la palabra empeñada del hombre del campo es válida, y que aunque fuese por una dádiva electoral, hay que honrarla. Bajo ese esquema cultural, ello no es visto como corrupción, quizá con el argumento que allá nunca dan nada. Los que nos dedicamos a gestionar ante las entidades públicas somos conscientes de que propiciamos corrupciones artesanales, como la tómbola, la rifa, el one-two, etc, pero si ello sirve para que los trámites se aceleren ni pensamos en no rubricarlas.

No vale la pena etiquetar con adjetivos la corrupción que mancha al país, algunos la consentimos por acción u omisión. Lo sano sería auscultar todo el sistema para buscar señas de esta. Estamos en una sociedad en la que los héroes son aquellos que rebasan los linderos de la impunidad, de manera triunfante, y le juegan la pacheca a la corrupción o a cualquier otro delito.

En otras palabras, los “juega vivo” han deformado la idiosincrasia o la esencia del panameño, al punto de creer que esta conducta está patentizada en la definición de elementos del ser o de la cultura nacional o algo casi genético. Como si ello fuera timbre de orgullo, pareciera que a la corrupción le queda el estribillo “a Belén con los pastores”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código