CONTROL DE PRECIOS

La propuesta triunfadora: Ángelo Chen Guardia

Ricardo Martinelli fue el primero en ponerla a rodar en su camino hacia la Presidencia, él sabía de lo que hablaba. Después, por segunda vez consecutiva, la mágica propuesta logró descifrar el sortilegio de elegir a otro candidato que la enarboló. Ahora le corresponderá a los muchos líderes, conscientes, del sector alimentario, con acrisolados conocimientos y experiencias (como las que, sin provecho popular atesoró solo para sí el expresidente) formar un equipo asesor que guíe a Juan Carlos Varela en la materialización del más importante compromiso con Panamá.

El nuevo gobierno sale al ruedo en su primera gran prueba y se expone al riesgo de su primer fracaso. Los propios beneficiarios de la medida –productores y consumidores– levantarían su índice acusador si las autoridades entraran en un estrecho callejón sin salida, acorraladas en caso de que los halcones de las empresas suspendan la compra de productos nacionales y reduzcan las importaciones, lo que provocaría escasez y pérdida de puestos de trabajo.

La historia reciente registra, con matices de heroísmo, el sitio a la Apede, en la avenida Balboa, en tiempos de Omar Torrijos. Triste recuerdo de un episodio en el que se enfrentaron el Gobierno y la empresa privada. Versiones parecidas se desarrollan actualmente en Venezuela y Argentina.

Cualquier campaña que desafíe el derrumbe de los factores que causan la especulación, tiene que blindar al eslabón más vulnerable –el productor– garantizándole la compra de sus productos a precios de estímulo. Luego, negociar y proteger con equilibrio los intereses de cada actor, ponderando los elementos de riesgo y de inversión.

Es necesario que las instituciones estatales al servicio de este objetivo respondan por la organización de los productores, por la asistencia técnica con generación y validación de tecnologías, financiamiento (Ministerio de Desarrollo Agropecuario, Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá, Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, el Banco de Desarrollo Agropecuario, el Banco Nacional de Panamá), coordinación de la compraventa, transporte, acondicionamiento, almacenamiento, comercialización (Instituto de Mercadeo Agropecuario, Cadena de Frío, Mercado de Abastos, municipios), involucrando a las asociaciones de consumidores.

Durante el período establecido, de 180 o 365 días, quedarían identificadas las grandes metas, para avanzar y consolidar cada etapa, con pasos firmes rumbo a las próximas fases del plan nacional de producción, comercialización y consumo que desarrollaría la nueva administración, en conjunto con la empresa privada, con trascendencia de políticas de Estado. Transcurrido el plazo, se concibiría el compromiso para siempre, con el cumplimiento de indicadores de los cambios realistas que transformarían la producción y el mercadeo. Considero que las plataformas que sustentarían la vigencia de precios razonables y competitivos serían:

1. Mantener una autosuficiencia en la producción de arroz con el rendimiento de 150 quintales por hectárea (qq/h) y entre el 70% y 90% de granos enteros. En la actualidad se cosecha entre 90 y 100 qq/h (65% industrial, con entre 76% y 78% de grano entero).

2. Producir 150 qq/h de maíz con un rendimiento industrial de 70%, en lugar de los 90 o 100 qq/h (65% de rendimiento).

3. Que los agricultores cuenten con molinos y piladoras propias para manejar de la mejor forma sus ventas locales, inventarios e importaciones.

4. Asegurar la autosuficiencia en la cosecha de porotos, con mercado seguro.

5. Que los cultivos más importantes de las tierras altas de Chiriquí, la papa y cebolla, rindan 750 qq/h, en vez de 500 qq/h.

6. Desarrollar la agricultura orgánica, orientada a mercados como Holanda, en donde será una exigencia para exportar a partir de 2020.

7. Elevar sustancialmente la producción de leche, con un rendimiento mínimo de 10 litros por vaca y nueve lactaciones. Para ello es necesario asegurar la dotación de suficiente alimento en invierno y verano.

8. Estabilizar los precios de la leche y derivados, por medio de la operación de procesadoras propias de los productores panameños.

9. Practicar el sacrificio de novillos a la edad máxima de 30 meses, con mil libras de peso y en mataderos propios de los ganaderos.

10. La formación de empresas agroindustriales mixtas, productor–capital privado y/o Gobierno, promoviendo niveles mínimos de intermediación.

Todo estos objetivos funcionarían como barreras automáticas para evitar las distorsiones y los excesos en las economías que se rigen por las leyes del mercado, mientras que su ausencia estimula la continuación de ese proceso de negación nacional, que de seguir extinguirá la agricultura y creará una élite de consumidores exclusivos, ajenos a las preocupaciones de la regulación de precios de la canasta básica, y dependientes de los alimentos importados. En contraposición a la inmensa mayoría, que tendrá que seguir amarrándose el cinturón y “comiendo yuca con miel”, como aconsejaba un caudillo en tiempos de crisis.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código