PUBLICIDAD ENGAÑOSA Y OTROS MALES

¿Quién nos protege de los estafadores?: Agustín Clément

Usted que estudió, que viajó, que tiene condiciones de vida buenas y comodidad suficiente, ¿alguna vez se ha preguntado quién protege de ser estafado al que no tiene educación, salud, suerte, casa, amor? ¿No, verdad? Pareciera que a los panameños poco nos importa la suerte que corren los que no son iguales a nosotros.

Por suerte, el Estado tiene leyes para proteger al más débil, a esa persona que es víctima de publicidad engañosa e inescrupulosa. La Ley 45 del 31 de octubre de 2007, que dicta normas sobre protección al consumidor y defensa de la competencia, ¡existe! En su artículo 58, referente a publicidad engañosa, dice claramente que es “aquella que refiere características o información relacionada con algún bien, producto o servicio que inducen a error o confusión por la forma inexacta, limitada, falsa, exagerada, artificial, artificiosa o tendenciosa con que se presente”.

Entonces me pregunto: ¿Qué espera la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) para ir a investigar a estas sectas religiosas con acento brasileño que tienen, incluso, programas de televisión abierta a altas horas de la noche y programas radiales? Esta gente vende agua bendita del río Jordán y nadie, salvo La Cáscara, le ha interesado ir a verificar, uno, si es traída del río que dice venir y, segundo, si sana los males que dice sanar.

¿Acaso alguien tiene que poner una denuncia? ¿No es tan obvio que se está estafando a panameños? ¿Son brasileños estos apóstoles y pastores? ¿Tienen todos los permisos de migración para trabajar como misioneros en Panamá?

¿Qué espera la Acodeco para tomar todos los tabloides amarillistas de este país (y otros “distinguidos diarios”) y revisar, página por página, sus clasificados para encontrar otra ruma de estafadores que venden amuletos; que son príncipes, indígenas de la realeza, poderosos chamanes, reconocidos gitanos o brujas clarividentes. Basta con ir a comprar un amuleto y esperar al miercolito para darse cuenta de que no funciona y aplicarles la ley. Al parecer a los medios no les interesa este tema, pues buenas ganancias sacan de vender sus espacios. Es más, me atrevo a decir que los medios televisivos son los promotores número uno de este tipo de estafa, ya que lo vemos en sus programas de crónica roja antes de los noticieros.

¿Qué espera la Acodeco para ir a investigar a estos señores de Expo Familia y Ministerio Casa de Poder, que están trayendo a Panamá unos argentinos llamados José Luis y Silvia Cinalli para jornadas de sexualidad sana, en las que ofrecen “Terapias de restauración sexual” y garantizan que a través de “Cristo” un homosexual se convierte, en un click, en heterosexual.

Primero, ¿Tiene este ministerio Casa de Poder todos los permisos para funcionar como iglesia? ¿Recaudar fondos libre de impuestos? ¿Tienen estos extranjeros idoneidad para ejercer la sicología en Panamá? ¿Tienen los esposos Cinalli los permisos de trabajo? Porque eso están haciendo: trabajando. La entrada a estas jornadas no es gratis, no se pide limosna o el 10% de tu salario... La publicidad de los eventos dice claramente cuánto cuesta la entrada. ¡Vamos, un negocio redondo! Pero lo peor es lo siguiente: ¿Cómo la Acodeco va a comprobar si lo que están vendiendo da resultados? Yo con gusto me ofrezco a ver si me “curan”, con la única condición de que si al final de la jornada me siguen gustando los hombres, se los lleven presos por estafadores.

En los supermercados, yo no veo ningún vegetal nacional que diga con qué químico fue fertilizado y/o fumigado. Ni veo en los empaques de pollos que diga si sus animales fueron o no alimentados con maíz transgénico. El agua que sale de mi grifo no dice qué minerales tiene... digo, no sería necesario, basta con probarla para sentir toda la tierra cortesía del Idaan, y de la ACP ahora. Nuestro derecho es, al menos, saber qué tienen las cosas para poder escoger si las comemos o no. De otra forma estamos siendo estafados, por no decir envenenados.

Creo que también soy un poco injusto o duro con la pobrecita Acodeco. Es responsabilidad nuestra exigir transparencia. La pedimos a los políticos y a los gobernantes, ¿por qué no pedirla a empresas, medios y comerciantes? Por suerte, usted no necesita a la hechicera del amor para que su esposo regrese, ni necesita ganarse la lotería ni “amarrar” a la mujer que ama... por suerte, usted tiene plata para pagarle al hindú los perfumes en la quincena y no conoce a nadie ni tiene un familiar que tenga cáncer por alimentarse con cosas cancerígenas... Por suerte, usted no tiene un hijo gay o hija lesbiana que va a necesitar terapia real, de psicólogos y psiquiatras reales por el daño irreparable que hacen en la mente del ser humano estas mal llamadas terapias de restauración sexual. Por suerte.@agusclement

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código