sociedad.

Una realidad que nos golpea

Al hacer un recorrido, por las 16 calles de la ciudad de Colón, exenta de la prisa de los afanes diarios y evitando ser influida por el amor al terruño que me vio nacer, descubro ante mis ojos una verdad que aterra y lastima.

La pequeña ciudad de solo 2.9 kilómetros cuadrados, en la que está la Zona libre de Colón, emporio comercial del continente, y los puertos marítimos internacionales más importantes del país, tiene una enfermedad terminal que reclama, desde hace mucho, atención urgente.

La lamentable situación que ensombrece su presente no puede ser tomada a la ligera. La intolerancia, los actos delictivos y la violencia han contaminado la familia, la escuela, y la sociedad en general, pero sobre todo a los niños y jóvenes, quienes constituyen los principales protagonistas y sus mayores víctimas.

La compleja problemática es el resultado de años de desidia, de abandono, de usufructuar de sus riquezas, de medidas paliativas que lejos de remediar posponen lo que debió resolverse. Ni las autoridades ni los grandes centros de desarrollo económico han dado a Colón las respuestas por las que tanto ha esperado. El poder político y económico de la ciudad vive inmerso en sus propios intereses, olvidando que es un grave error desligar el progreso económico del desarrollo social, y que la espiral creciente de violencia irremediablemente lo alcanzará.

Hay pocas cosas alentadoras en la ciudad que llenó de orgullo a propios y extraños. Tal vez únicamente el impetuoso Caribe que baña sus costas, su cielo azul que cobija a todos por igual, la gente honrada y sencilla que se resiste a ser vencida, a partir, el parque de la Juventud en el que el Cristo Redentor abraza a un pueblo que se debate entre la vida y la muerte, entre la riqueza y la miseria...

Sus edificios de envidiable belleza arquitectónica son hoy viejos cascarones descoloridos y desgastados que albergan la desesperanza y las frustraciones de los humildes que los habitan.

Sus amplias calles perfectamente trazadas, cual tablero de ajedrez, se han transformado en recipiente fétido de aguas residuales, de basura, en sembradío de baches y remiendos mal hechos y en el triste escenario en el que deambulan orates, desposeídos y seres que han perdido la conciencia en el mundo de la adicción.

Y qué decir de la alegría y la hospitalidad que caracterizaba a nuestro pueblo... se quedaron encerradas en la penumbra de los cuartos donde no hay para los tres golpes del día, mucho menos para los libros de miles de estudiantes que acuden a sus centros escolares, atestados de problemas familiares y con demasiadas noches en vela producto de las balaceras nocturnas.

No comparto la manera en que algunos de nuestros hombres y mujeres han decidido solventar las carencias que han venido arrastrando desde hace décadas, pero tampoco los juzgo.

A fin de cuentas, solo el que lo ha vivido sabe qué ocurre cuando se cierran todas las puertas, cuando no se vislumbran oportunidades.

Ante esta realidad que tanto nos golpea, únicamente me reconforta saber que después de una larga noche siempre hay un esplendoroso día... si bien hoy parece imposible, nuestros niños volverán a sus inofensivas travesuras y dejarán de jugar a bandidos y matones; sus madres cosecharán el fruto de sus desvelos y no lloraran más ante sus tumbas, y los hombres tomarán la rienda de sus vidas y la de sus familias para olvidar el vagar por las calles con la mirada perdida, y las manos apretadas en los bolsillos... Eso tan solo si empezamos a reconstruir lo que hemos perdido.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código