ZAPATERO A TUS ZAPATOS

La rebatiña con orden, por favor: Aramís Averza

Nos encontramos en el momento de transición que experimentamos cada cinco, luego de las elecciones. Ahora, las amistades del presidente actual se extinguen, mientras que el sonar de teléfonos y los amigos del mandatario electo se incrementan de manera exponencial.

Entendemos que el nuevo gobernante tiene todo el derecho de decidir a qué personas nombrará en los diferentes cargos públicos, para que estas, además de ser de su confianza, le “garanticen” una ejecución clara y correcta de las funciones encomendadas.

Lo que no entiendo, y esto ha pasado con la mayoría de los gobiernos que recuerdo, es que se designe en posiciones que requieren cierto tipo de estudios y experiencia a personas que no llenan los requisitos, simplemente porque ese puesto representa lo que se conoce como un “botín político”.

Dentro de los partidos o los allegados al presidente hay un sinnúmero de profesionales, debidamente autenticados con títulos y ejecutorias, que sin duda alguna cumplen las normas para ocupar los puestos que así lo requieren. Esto debe privar sobre el hecho de pedir una posición, porque me corresponde como “botín político”.

Por ejemplo, si hablamos del ministro de Salud, a nadie le pasaría siquiera por la mente el nombrar a un abogado en ese cargo, pues él ni está capacitado ni cuenta con la experiencia para ello, por más cercano que sea al presidente electo. En este caso, lo correcto sería escoger entre los médicos idóneos que forman parte de la fuerza ganadora a uno para que se encargue de tal responsabilidad.

En la campaña todos los candidatos concordaron que la educación es la clave para la superación de las personas, por ende, es la responsable del avance de un país. Entonces, ¿por qué no designar a quienes cuenten con los “verdaderos requerimientos académicos”, para que ocupen los puestos en ese sector.

Me dolería escuchar justificaciones sesgadas para avalar nombramientos inadecuados, que supongan un insulto a los profesionales que nos hemos quemado las pestañas como educadores.

En dos casos particulares, aplaudiría y apoyaría la designación de personas “verdaderamente idóneas”. Uno sería en la Autoridad Nacional del Ambiente, que es de suma importancia para el país y no creo apropiado que se nombre a quien no sepa diferenciar a un borriguero de una iguana, y en la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá, donde necesitamos a otra persona calificada académicamente, que además sepa distinguir entre un pargo y una cojinúa.

En adición, es muy importancia que los designados en esos cargos cuenten con buen manejo y desarrollen un trabajo coordinado. Así se evitaría la duplicidad de gastos y se garantizaría una administración más efectiva.

Digo esto, por lo actuado en los gobiernos anteriores, cuando se designaron a personas carentes del bagaje académico que se requiere y sin experiencia en esos ambientes. En fin, lo que pedimos simplemente es que se aplique el dicho de “zapatero a tus zapatos”, eso es todo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código