CONCILIACIÓN

Cómo debe ser la relación entre gobierno y los ciudadanos: María de los Ángeles Vásquez A.

En un sistema democrático los ciudadanos somos quienes designamos a los administradores del Estado. Así ellos se convierten en nuestros representantes legales, dentro y fuera del país, y deben ser mediadores, facilitadores, estrategas, y quienes tomen las decisiones cuando los sectores no se ponen de acuerdo, siempre buscando el punto de equilibro.

También facilitan las condiciones para que los ciudadanos desarrollen sus actividades sociales y económicas de tal forma que aumenten las oportunidades de empleo, de emprendimientos, se incrementen los espacios de participación ciudadana para canalizar demandas y plantear soluciones, entre otras funciones.

Es cierto que en su misión de proteger a la ciudadanía pueden hacer uso de la fuerza, cuando algunas personas ponen en peligro su vida y bienes. Lo que no debería ocurrir es que se utilice la violencia para sofocar las diferentes formas de expresión de los ciudadanos, entonces, cuál es el significado que tiene el artículo 2 de la Constitución, que dice: “El Poder Público sólo emana del pueblo...”.

Observamos que en los tiempos electoreros hay una especie de ritual de enamoramiento, basado en la manipulación con promesas y más promesas, entonces los antimotines desaparecen, pero reaparecen cuando se instala el Gobierno y con las primeras protestas producto de las promesas incumplidas. Como se dice en el lenguaje popular: “como te quiero te pego”.

¿Por qué no evitar el uso de la fuerza? ¿Por qué no sofocar el fuego inmediatamente? Esperan que cubra todo el bosque para, entonces, utilizar el peor extintor, la fuerza y la violencia, sobre un pueblo al que los representantes del Gobierno le deben consideración y respeto, porque su principal objetivo es garantizar el bienestar y seguridad de todos y todas no importa dónde se encuentren, el grupo étnico al que pertenezcan ni las demandas que presenten. Ninguna demanda es un cuento de hadas, responde a realidades y necesidades concretas, la gente no se las inventa para hacer pasar un mal rato a la policía y al Gobierno.

Los gobernantes deben desarrollar experticia en el diálogo; la negociación, la tolerancia y la paciencia deben ser parte de los principios que orienten sus acciones cotidianas; deben conocer profundamente la naturaleza humana, pero sobre todo, deben amar este país. No pueden pensar que están allí para dar lecciones, para castigar al hijo mal portado, esa no es la relación gobierno-ciudadanos que esperamos de ellos. En esa relación hay de todo, buenas intenciones, agendas honestas, transparentes, pero también las que no lo son, y malas prácticas de ambas partes, etc. El Gobierno en su papel de maestro y guía debe saber esto y enfrentar cada caso, según sus características, con las armas de la persuasión y del consenso, utilizando procedimientos transparentes y conocidos por todos. La historia se repite en cada gobierno, con más o menos intensidad, es un tema que habría que ponerle atención en las reformas a la Constitución.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código