RECLAMO

El resguardo del patrimonio nacional: Luis Puleio

La Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR), del Ministerio de Economía y Finanzas, por indicaciones del primer funcionario del país, en ejercicio del cargo, contempla que las áreas revertidas se constituirán en una suerte de caja menuda con la venta de bienes revertidos. Para este año su proyección de ingresos está en el orden de entre 65 millones y 70 millones de dólares. Ello incluye las concesiones que ofrece el Estado para la generación de inversión local o extranjera, con proyectos portuarios, turísticos y la industria mediana y pesada. En síntesis, la UABR es la bienes raíces del gobierno.

Pero el intríngulis de todo, es que el Estado creó la Ley 21 del 2 de julio de 1997 sobre el uso, conservación y desarrollo del área del Canal. Uno de sus propósitos, para mí, de medular importancia, es que la ley busca salvaguardar el entorno natural y cultural del deterioro que puede producir la expansión urbana. Por ello, surge el concepto de “Ciudad jardín”. Principio fundamental que debe representar la tranquilidad y la armonía de los residentes, en asocio con el disfrute de la naturaleza. No obstante, en el decurso del tiempo se da la tendencia a violentar las normas, abriendo nuevos frentes con ventas de lotes que hacen desaparecer, en despiadada muerte y al son de tractores, legendarios bosques de lo que fue la Zona del Canal.

La UABR conoce la existencia del histórico Camino de Cruces. Sabe de la importancia que reviste para el resguardo de ese bien cultural, como una espléndida joya histórica del país, que debemos promover. El propio Parque Camino de Cruces se creó para proteger los bosques y permitir la protección efectiva del Canal de Panamá. Sin árboles no hay lluvias. Si ello es así, entonces ¿dónde está la consulta ciudadana? ¿Dónde está el estudio de impacto ambiental? ¿Dónde está la certificación arqueológica? ¿Cómo pueden proponer la venta de parcelas, sin auscultar qué encierra el tupido escenario tropical que se pretende negociar? El empedrado de Cruces y su fase terrestre se inicia en Gamboa, en donde en 1536 se establece una aduana en el poblado de Venta de Cruces, para el control de la mercadería que por ahí transitaba. El camino sigue su trayectoria hacia San Felipe, pasa por lo que será la Ciudad de la Salud, el antiguo hospital de Clayton, la Embajada de Estados Unidos, el Museo Reina Torres de Araúz; cruza el río Curundú y se une al Camino Real, a la altura del desaparecido IJA del Casino y de ahí, hacia la puerta de tierra, donde está la Casa de la Municipalidad. En el sector de la calle Guanábano, de Clayton, se aprecia un hermoso y bien conservado empedrado en medio de dos lotes vendidos.

Señores de la UABR, el Camino de Cruces está resguardado por la Ley 14 de 1982, modificada parcialmente por la Ley 58 de agosto de 2003 y la Ley 30 de diciembre de 1992, que establece el Parque Camino de Cruces. Además, la Resolución AG-0363 del 8 de julio de 2005, dicta medidas de protección del Patrimonio Histórico Nacional, ante actividades generadoras de impacto ambiental. ¡Absténganse de vender el patrimonio cultural y natural de la Nación panameña!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código