CRISIS EN EL GOBIERNO ITALIANO

¡El rey está desnudo!: Sabrina Bacal

¡El rey está desnudo, está desnudo! ... gritó el niño del cuento, al ver al gobernante encabezando el desfile muy orondo ... pero sin ropa.

El grito infantil trastornó de inmediato a la muchedumbre. Hombres y mujeres se restregaban los ojos y se tapaban la boca, al comprobar que el mocoso tenía razón: ni un calzoncillo tenía puesto el rey, a pesar de que ellos habían estado tan convencidos de que el excelentísimo desfilaba con un traje tan, pero tan lujoso que solo las mentes más brillantes podrían verlo...

Y algo así pasó con el creciente coro que, por años, alertó que Silvio Berlusconi estaba llevando a su país, no solo a la desolación política, social y ética, sino, también, al descalabro económico y financiero. Inicialmente muy pocos lograban ver las señales de realidad, porque la maquinaria que creaba y reproducía la imagen de Il Cavaliere, era tan efectiva que sus mensajes los encandilaban.

Hoy, cuando el telón se ha caído, los italianos enumeran con vergüenza los mitos que Berlusconi creó sobre sí mismo. El más dañino de todos fue, según el escritor Roberto Saviano, “la mentira, según la cual un hombre rico y que está al frente de empresas prósperas no tiene necesidad de sustraer dinero público al país”.

Silvio Berlusconi se vendió ante el electorado como un empresario antipolítico que buscaba resolver los problemas de los italianos humildes. En lugar de ideologías y visiones de país, Berlusconi inventó un partido, convirtió un popular cántico de fútbol en eslogan y echó mano de cuanta chabacanería pudiera proyectarlo como un italiano, corriente, y no como un multimillonario.

Como magnate de medios de comunicación, el ex primer ministro italiano utilizó los propios para tergiversar la realidad a su conveniencia y presionó con todos los recursos a su alcance a los que no podía controlar.

Intervino en la empresa de radiotelevisión estatal, contratando y despidiendo personal y eliminando los espacios que cuestionaban su gestión. Aún así, no tuvo reparo en culpar de la recesión económica a un sector de la prensa que, según él, publicaba noticias “deprimentes”.

Cuando la situación política así lo ameritaba, encomendó a sus medios la tarea de crear escándalos personales y sexuales sobre otros líderes, desviando así la atención de los graves problemas de su gobierno.

Su fama de playboy dejó de ser un asunto privado, cuando los amoríos se daban en palacio, con menores de edad, con prostitutas o, peor aún, cuando sus amantes pasaban a ocupar cargos políticos. Así continuó la acumulación de los conflictos de interés y la profundización de una corrupción cada vez más desenfrenada, hasta que las secuelas económicas despertaron a una sociedad atrapada entre la negación y el engaño.

... La crisis económica fue como el grito del niño, un campanazo que dejó al descubierto una realidad desdibujada entre mentiras, eslóganes, mitos, estrategias mediáticas y cortinas de humo.

La diferencia entre el cuento y la realidad está, pues, en que las consecuencias del primero fueron mucho menos graves: asumo que los embusteros que supuestamente tejían la tela que solo los inteligentes verían, huyeron o terminaron tras las rejas. Asumo, también, que los consejeros de palacio fueron despedidos por permitir al rey encabezar un desfile en toda su desnudez.

La realidad, en cambio, es mucho más complicada: los analistas advierten que Italia tardará años en regresar tan siquiera a los mediocres niveles de credibilidad e institucionalidad democrática que existían antes de la era Berlusconi.

Un cuento lleno de realidades y una realidad llena de ficciones.

Revise los titulares. No son cuento.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código