PRODUCCIÓN AGRÍCOLA

El rompecabezas de la canasta básica: Luis Alberto Morán A.

Cuando, con mucho ánimo y énfasis, hablamos de seguridad alimentaria nos referimos a la disponibilidad de comida, el acceso de las personas a esta y el aprovechamiento biológico que se le pueda otorgar. Se considera que una casa, sociedad o país goza de este beneficio, cuando sus miembros disponen de forma sostenida de alimentos suficientes, en cantidad y calidad.

La seguridad de este tipo implica garantizar el aprovechamiento de alimentos, mientras que la soberanía es la facultad de cada pueblo para definir sus propias políticas agrarias y de consumo. La combinación de ambas se traduce en estabilidad social y económica para un país, porque cualquier nación que no pueda producir sus bienes básicos, se ve en la necesidad de importarlos y depende de factores externos, así como de la calidad, el precio o cantidad; limitando de manera significativa el anhelado desarrollo económico.

El instructivo del rompecabezas de la canasta básica establece que se debe pensar en el fortalecimiento y la promoción del sector, a largo plazo. De ahí la importancia de mirar hacia los campos (en donde se cosecha la producción local), mediante la aplicación de políticas públicas dirigidas a cubrir las necesidades de la población favoreciendo una producción fuerte, que permita ofrecer productos (excedentes) en los mercados internacionales y lograr un mayor beneficio de los tratados comerciales.

Es de esta manera como se aumentan las exportaciones, logrando mayores divisas y promoviendo el crecimiento económico de manera integral.

Referirse al sector agropecuario es mucho más que limitarse al incremento en la cantidad de ferias semanales, quincenales o mensuales en lugares estratégicos. Ese componente es uno dentro del sector agropecuario, pero no solo la comercialización determina el precio. El análisis de la producción, distribución y comercialización de los productos agropecuarios es un tema de importancia mundial, que no debe limitarse únicamente a la comercialización. Se recomienda analizar el sector con amplia visión, partiendo desde la producción y continuando con los que trabajan en estas actividades desde tempranas horas.

Las naciones deben preocuparse por la calidad y cantidad de productores locales actuales (pequeños, medianos y grandes) y los de las nuevas generaciones para que, en conjunto, impulsen la actividad y tengan oportunidades de ofrecer los productos en los mercados cercanos a las comunidades, de forma directa. Así se aumentará la oferta de productos y el precio de los mismos no estará condicionado a la cantidad limitada de productores en una economía.

Pensar en el campo es considerar la educación que requieren las nuevas generaciones, tanto hombres y mujeres, desde edades tempranas, además de las escuelas, colegios, universidades e institutos especializados para fortalecer la formación de actividades relacionadas con el campo. Es considerar la oferta del mercado laboral, para poner en la práctica las diversas disciplinas. Incluso, es considerar la creación de programas internacionales con centros y universidades en el exterior, para aumentar la formación y capacitación técnica y las habilidades blandas.

Los países requieren establecer políticas públicas de fomento, para que la extensión técnica se dirija como colaboración a los pequeños y medianos productores y ellos fortalezcan sus actividades con nuevos conocimientos y capacidades. Esto les impedirá desertar de las actividades agrícolas. Las políticas de fomento deben contener el componente de desarrollo de infraestructuras y financiamiento para que ambas variables impulsen el rol de los productores en la economía local.

Hay que considerar el plan estratégico del sector primario, el impulso de la modernización a través de nuevas técnicas, herramientas y equipos dirigidos a los productores locales, que les ayude a aumentar su oferta y puedan ofrecerla tanto en los mercados nacionales como internacionales. Esto siempre es positivo, porque incrementa sus competencias para entrar y competir en el mercado extranjero.

Todo lo mencionado condiciona el precio de la canasta básica de alimentos, de forma que nuestros pueblos latinoamericanos deben procurar hacer lo propio en cada uno de los renglones productivos para cosechar más, brindando mayor calidad a los consumidores.

Este sector de la economía genera gran cantidad de mano de obra en diversos países, por lo que se debe impulsar y promover su participación en el producto interno bruto, para que más personas se beneficien de los frutos cosechados, y los malos tiempos o los condicionantes naturales no sean una limitante para su crecimiento sectorial.

Hay un refrán muy conocido que me hace recordar siempre la importancia del sector: “Por lo menos una vez al día vas a necesitar un médico, un abogado o a un arquitecto, pero todos los días, tres veces, al día vas a necesitar un agricultor”. @luchomoran

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

POSIBLE DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Suspenden audiencia por el préstamo de la Caja de Ahorros

Felipe ‘Pipo’ Virzi
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código