PRIMARIAS

¡Más ruido que nueces!: Juan Manuel Castulovich

Como estaba seguro de que no podía aspirar a más, el PRD rebajó sus expectativas al mínimo y todos sus dirigentes, en una cantinela cacofónica, estuvieron repitiendo que una concurrencia del 20%, sería un “éxito”. Todo es según el cristal con que se mire. Haberse tirado al piso y fijarse una meta tan pobre puede dar para cualquier cosa, pero no para vanagloriarse, especialmente cuando todos sus más conspicuos dirigentes y los precandidatos, durante semanas, imploraron a sus copartidarios que salieran a votar. Y además, que para fabricar el supuesto éxito, se gastaron nada menos que un millón 200 mil dólares.

Que un partido con más de 500 mil adherentes, que se ufana de ser el más grande del país, con 18 precandidatos presidenciales pidiendo votos, después de engrasar su maquinaria con semejante cantidad de dinero, solo haya logrado motivar al 33% de sus miembros, o sea, uno de cada tres, para todas las lecturas, salvo las sectarias de los interesados, es un estruendoso fracaso. Y no vale justificar la pobrísima participación achacándola a que como solamente se escogía el candidato presidencial, faltó la motivación que hubieran aportado los aspirantes a las candidaturas para diputados, alcaldes y representantes.

Para el consumo externo, los dirigentes perredistas, comenzando por el proclamado candidato, insistirán en que su pírrica victoria fue una demostración de fuerza que les asegura la victoria en el 2014; aunque para sus reflexiones íntimas, que las dos terceras partes de los miembros del partido hicieron oídos sordos a los llamados a votar, con seguridad, les ha quitado y les quitará más de un sueño.

¿Por qué el señor Juan Carlos Navarro y su CEN optaron por dividir sus primarias y espaciarlas con tres meses de distancia? La explicación es simple: por el temor patológico que tienen de que el país descubra que no son tan grandes como ellos se proclaman. Y si las primarias hubieran sido simultáneas para todos los cargos de elección, se habrían puesto en mayor evidencia.

A la razón anterior se une otro factor que solo hace confirmar que la tal membresía del medio millón de adherentes es tan endeble como un castillo de naipes. Posponer el escogimiento de los candidatos a los otros puestos de elección, especialmente los diputados, para tres meses después de sus primarias presidenciales, es otra confesión de debilidad. La posposición tiene por objeto, así lo anunciaron sin sonrojo, Navarro y su CEN, reservar los espacios para negociar “alianzas electorales”. Sin embargo, después de las reacciones airadas de algunos aspirantes que temen ser postergados, para que sus puestos los ocupen eventuales “candidatos aliados”, panameñistas o del Partido Popular, el efecto de esa estrategia, antes que una ganancia en votos, puede convertirse en un bumerán, que aumentará los desencantos internos. En las elecciones de 2009, más de 100 mil adherentes del PRD no votaron por su fallida candidata. Eso parecen haberlo olvidado.

Para confirmar que los alardes de fuerza son para la exportación, tan pronto pasaron “las exitosas primarias” la dirigencia perrediana se ha lanzado a cortejar al Partido Panameñista para que se le sume, con la esperanza de repetir la misma táctica que en su momento utilizó el candidato Ricardo Martinelli, de comprarse un seguro para cubrirse en el caso de que los votos de su partido y los de sus aliados originales, Molirena y Unión Patriótica no sumaran los suficientes para ganar.

Las primarias del Partido Panameñista por su igualmente pobre concurrencia, también han demostrado que queda muy poco de la mística con que su fundador, Arnulfo Arias, logró inspirar a sus seguidores.

De ahora hasta el 12 de mayo, cuando los partidos del Gobierno definan a su candidato que, insisto, está por verse si será el definitivo, en el escenario preelectoral, del lado de la partidocracia, habrá muchas fintas, amagos de alianzas y los “matraqueos” habituales propios de la desgastada fauna partidaria nacional. Pero al final de las cuentas, de poco les servirán. Si no son capaces de inspirar a sus propios seguidores, menos lo serán de volver a embaucar a la mayoría del electorado que ya no cree en ellos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código