FÚTBOL

A oídos del señor Bolillo Gómez: Hipólito Arroyave

A finales de noviembre de 2013, mientras esperaba que la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) diera a conocer a los candidatos para ocupar el cargo de técnico de la selección, y después de haber publicado el “Dolor de patria” (La Prensa, 5/11/2013), donde narré lo ocurrido por la eliminación de la Sele de cara al Mundial de Brasil, salí del país a un congreso y me ausenté por ocho días.

Al regresar, lo primero que hice fue investigar quiénes eran los ungidos. Me horroricé al enterarme de que en pocos días se decidiría quién sería el nuevo director técnico, entre los cuatro elegibles. De estos candidatos había solo dos (entre ellos el Bolillo Gómez) con historiales de respeto y dignos de tomar en cuenta. Preocupado, escribí otro artículo que titulé: “¿Qué le pasa a la Fepafut?” (La Prensa, 3/12/2013), en el que planteaba mi parecer sobre las cualidades de esos dos candidatos y decía que los otros no tenían la altura para considerarlos. Por fortuna, la escogencia se estancó y aplazó hasta febrero, cuando nos enteramos de que el designado era el Bolillo Gómez.

Al conocer la noticia respiré aliviado. Sentí que había sido la mejor decisión. Pedro Chaluja declaró a los medios que agradecía las críticas constructivas recibidas. Si me leyó, no lo sé, pero la verdad es que me sentí contento de que esa haya sido la decisión de la Fepafut. Creo que Hernán Darío Gómez es el técnico con mayor trayectoria y experiencia que hemos contratado para dirigir al equipo. Luego de esto, enseguida vinieron las entrevistas en la televisión. Me agradó la postura del nuevo técnico, coincidí en todo lo que expresó. Cuando le cuestionaron sobre la Copa Oro, le restó importancia, así como a la clasificación de la FIFA en el ranking mundial.

La Copa Oro siempre nos ha dado falsas esperanzas. En el último campeonato, y cuando el equipo ya estaba en el hexagonal para definir a los clasificados al Mundial de Brasil 2014, Honduras, Costa Rica y hasta México llevaron a selecciones con jugadores que no eran los principales en sus respectivos equipos. Es decir, usaron la Copa Oro solo como laboratorio para ver el desempeño de otros jugadores. Con esto quedó claro que para ellos ese campeonato no tiene mucha importancia. Lo importante era clasificar al Mundial y fue evidente que no quisieron arriesgar a lesiones a jugadores importantes. De allí regresamos como subcampeones y no pudimos ganarle al último posicionado en el hexagonal que era Jamaica y, peor aún, jugando en casa.

El ranking de la FIFA es otra ridiculez y en eso también coincido con el señor Bolillo. ¿De qué nos sirve estar clasificados como número 35 en el mundo, si hay países por debajo de nosotros que sí estarán en el Mundial de Brasil 2014? Como dije antes. Yo cambiaría cualquier campeonato o subcampeonato de la Copa Oro o cualquier clasificación en el ranking de la FIFA, con tal de estar en un Mundial.

Me gusta la forma como el Bolillo encara las preguntas de los periodistas. No quiso hablar de los errores cometidos por los hermanos Dely. Eso fue un gesto caballeroso de su parte, aunque la verdad todos los panameños que conocemos algo de fútbol sí sabemos lo que ocurrió. Siento que el nuevo técnico tiene carácter y eso es bueno. Su meta es clara, hacer lo necesario para optar por una plaza en el próximo Mundial de Rusia en 2018. Hay que recordar que las eliminatorias del próximo Mundial empiezan exactamente un año después de concluido este. Es decir, que estaremos jugando la primera fase a mediados de 2015.

Señor Bolillo, en nombre de los más de tres millones de panameños, le digo que tenemos la esperanza de que usted pondrá el mayor empeño para lograr lo que hasta ahora, por cosas del destino, se nos ha negado. Creo que ya es hora de que se le haga justicia divina a Panamá. Ya basta de perder, o de que nos empaten en los últimos minutos o segundos de terminar un juego. Hay que saber amarrar los resultados, y estoy seguro de que usted sí sabrá manejar esta situación con inteligencia.

Dirigir y lograr la proeza de llevar a un país pequeño, como el nuestro, a su primer Mundial de fútbol, aparte de convertirlo en un héroe nacional, será considerado como un acto extraordinario. Por lo tanto, si esto ocurriera, la gloria y la fama de Panamá y la suya sería noticia de interés mundial. Empecemos ya a trabajar con los próximos juegos amistosos. Mis ascendientes también eran antioqueños, como usted. ¡Manos a la obra, señor Bolillo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código