NEUTRALIDAD

Al oído del señor Presidente: Victoriano Rodríguez Santos

Panamá es un país privilegiado por Dios, porque le ha permitido existir y subsistir sin tener que afrontar las situaciones adversas por las que han pasado otras naciones.

Desde la conquista española y los asesinatos a criollos o autóctonos, jamás se han repetido esas barbaries, a pesar de nuestras luchas independentistas en 1821 con España, de los intentos de separación de Colombia hasta concretar el de 1903 y de la separación de Estados Unidos, aún no registrada por nuestros historiadores, el 31 de diciembre de 1999, día en que obtuvimos –en mi opinión– nuestra verdadera independencia y soberanía. ¡Un solo territorio, una sola bandera!

Las catástrofes mundiales por enfermedades, guerrillas, huracanes, maremotos, terremotos, tsunamis, etc., jamás han hecho mella en la tranquilidad de los panameños, razón que nos permite ser la población más feliz del mundo.

Históricamente, hemos sido un país neutral y queremos continuar así. No obstante, algunos gobernantes han hecho declaraciones o intervenciones en foros y noticieros nacionales e internacionales, que la mayoría de los panameños recriminamos y repudiamos, porque la voz de una persona, independientemente de su investidura, no puede ni debe poner en peligro la estabilidad social, emocional, la convivencia pacífica ni las tradiciones hospitalarias (no guerreras). Nuestro país está compuesto de gente de todas las razas y naciones, lo que nos ha llevado a ser un crisol de razas.

Se calcula que en el mundo la población musulmana representa el 9% y está presente en todos los países; que más del 60% de los inmigrantes en Francia son musulmanes y, en Panamá, sus raíces, datan desde principios del siglo XVI.

El actuar de las sociedades del islam y sus guerras por creencias religiosas o no, son un problema en que, como panameños, no debemos inmiscuirnos, ni siquiera opinar. Nuestra nación es vulnerable en todos los sentidos, nada puede proteger la inmensidad de nuestro principal recurso, el Canal de Panamá. Somos y queremos seguir siendo neutrales.

Cuando Estados Unidos invadió Panamá–un país pequeño, aliado y sin antecedentes de guerra–, los soldados asesinaron a cientos de panameños solo para “aprehender” a uno de sus hombres. Eso, en mi opinión, fue un acto de violencia extrema y de cobardía absoluta. Y valga recordar que Francia e Inglaterra guardaron absoluto silencio.

Es importante que tanto el Presidente como los diputados del Partido Panameñista, sepan que la mayoría de los ciudadanos de este país repudia el terrorismo, venga de donde venga, pero Panamá no debería inmiscuirse en ese conflicto. La obligación del Gobierno es declarar la guerra contra la corrupción, la inseguridad y la pobreza.

¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código