INTEGRACIÓN NECESARIA

El futuro del sistema de atención hospitalaria: Carlos A. Pareja C.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205XQAVSw.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205XQAVSw.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205XQAVSw.jpg

El pasado 30 de septiembre culminó mi gestión profesional de 48 años en la Caja de Seguro Social (CSS), como médico cirujano ortopeda, con muchas satisfacciones y logros por haber podido ayudar a muchos pacientes y compañeros, en atención médica y en docencia ortopédica superior.

Esta gestión me permitió, además, conocer a fondo y vivir la desafortunada realidad en la que la anarquía y un entorno de trabajo no del todo agradable, parecieran ser factores negativos que vivimos todos en el diario bregar en los hospitales del Ministerio de Salud y de la CCS.

Es urgente hacer los cambios que sean necesarios para evitar el colapso. Es imperativo realizar un diagnóstico correcto de la situación, por medio de una auditoría real y completa. Hablamos de una evaluación de campo de cada entidad hospitalaria, que permita elaborar un plan coherente entre el Minsa y la CSS.

Panamá es el cuarto país que más invierte en atención hospitalaria en la región, con sumas muy elevadas, a un costo beneficio negativo.

La atención médica que se proporciona en ambas entidades es desigual, deficiente y deshumanizada en un porcentaje muy elevado. Según la Constitución, el gobierno central a través del Minsa tiene la obligación de brindar atención de salud a todos los que viven en Panamá. Es cierto que la CSS presta mucha ayuda en este aspecto, sin embargo, la obligación primaria es del Minsa, cuyo presupuesto es limitado, en consecuencia se recarga el gasto de la CSS.

La solución es la integración (Art. III de la Constitución Nacional). El Minsa debe luchar para que se le dote del presupuesto necesario, porque la atención de salud de todo ser humano es un derecho inalienable y no puede tratarse con mezquindad. Por eso, los servicios médicos que brinda tanto el Minsa como la CSS deberían ser iguales. Sin embargo, el hospital Chicho Fábrega, de Santiago de Veraguas, no cuenta con el presupuesto necesario ni con el personal requerido. El de Chiriquí actúa como integrado y resolvemos sus problemas ortopédicos.

Hay que honrar los tres parámetros imprescindibles de los hospitales modernos, tanto en los de la CSS como del Minsa:

1. Presupuesto adecuado, fluido y permanentemente, a razón de 15 millones de dólares por cada 100 camas.

2. Normas y protocolos idénticos, según lo que establece la “medicina basada en la evidencia y la tecnología de punta”.

3. Una permanente rendición de cuentas que garantice la atención eficiente.

Se debe procurar un entorno de trabajo adecuado y agradable para los funcionarios, médicos, internos, residentes, técnicos y administrativos, y revisar el salario del personal en entrenamiento, que será el recurso humano de los nuevos hospitales en construcción.

¿Es justo que después de seis años de carrera, dos de internado y entre cuatro y cinco años de residencia, un profesional reciba un salario mensual de mil 600 dólares? Definitivamente, que no lo es.

Por otra parte, hay que basar la integración en igual responsabilidad financiera para ambas entidades. Es decir, si se invierten 2 mil millones de dólares, se debe dividir el monto para que tanto el Minsa como la CSS reciban el 50%.

Me pregunto si un sistema de seguridad social solidario como el nuestro puede subsistir con la siguiente figura:

1. Un millón 400 mil trabajadores cotizantes (que aportan con sus cuotas mensualmente para que la CSS funcione), con un salario promedio mensual de $539.00.

2. Con esta cuota los trabajadores cubren la atención de sus beneficiarios (madre, esposa, hijos) para que sean atendidos, sin pagar nada. Los beneficiarios suman un millón 800 mil personas.

3. La suma de los que aportamos y de los beneficiarios es de 3 millones 200 mil personas, es decir más del 80% de la población de Panamá, calculada en 4 millones.

Todo esto nos llevará al colapso de la CSS y, por ende, del sistema de atención institucional de salud. Es por esto que es una tarea prioritaria hacer un diagnóstico y tomar las medidas necesarias. La integración, con el aporte responsable del gobierno central a través del Minsa, ayudará a salir de este hueco. “El que no vive para servir, no sirve para vivir”.

Sugiero, respetuosamente al nuevo director de la CSS, Estivenson Girón, y al Dr. Javier Terrientes, del Minsa, que estudien este espinoso tema, y que una vez cuenten con el diagnóstico de la atención actual, hagan los ajustes necesarios y la reingeniería para resolver este problema de tantos años. Esto le daría al presidente Juan Carlos Varela un lugar en la historia de Panamá, por resolver el desfavorable y espinoso problema de atención en salud que, año tras año y gobierno tras gobierno, permanece casi igual, con tendencia al colapso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código