OBSERVACIONES

Una sociedad inundada: Mery Rodríguez Mendoza

Las recientes inundaciones en Capira, Colón y La Chorrera dejaron entrever algunas cosas de nuestro país, quizás no tan positivas. Quizás fue por eso que para algunos medios no resultó rentable o interesante dar a conocer una noticia tan importante, sobre todo cuando desde la madrugada del domingo fueron varias las comunidades en Panamá Oeste que se vieron afectadas por las inundaciones.

A las 10:00 a.m., luego de conectarme a las redes sociales pude enterarme de lo que pasaba, gracias a quienes publicaban fotos del lugar, entre otras cosas. Fui testigo de la indolencia y falta de consideración de parte de aquellos que se enojaron por la suspensión de un desfile que, de paso, no correspondía a la fecha celebrada. En este punto la decisión del alcalde fue la correcta, porque ante todo esto ¿cómo se le puede ocurrir a la gente celebrar cosa alguna, mientras a pocas cuadras había quienes se lamentaban, desolados, porque solo quedaron con la ropa que tenían puesta?

Por último, resulta que aunque nos han ido lavando la mente con aquello de que somos el país con mayor crecimiento económico de la región, carecemos de un sistema efectivo de rescate, con lanchas, helicópteros y recurso humano capacitado; peor aún, los gobiernos de turno siguen permitiendo la contaminación de ríos importantes como el Caimito en La Chorrera y la construcción de urbanizaciones en áreas vulnerables a inundaciones porque, al fin y al cabo, cuando eres un político o empresario pudiente no es problema tuyo quedarte sin cosas que, con mucho esfuerzo, lograste comprar.

Sin embargo, al final la única culpable resulta ser la naturaleza, de la que nos aprovechamos todo el tiempo y a la que responsabilizamos cuando el equilibrio lo hemos roto nosotros, al ignorar los estudios de impacto ambiental, al pasar cartas de renuncia a funcionarios que imponen sanciones a fábricas que incumplen normas ambientales y al tirar basura a la calle por pura flojera de depositarla en el lugar que corresponde.

El panorama parece desolador, pero mi esperanza en construir un mejor país fue restaurada cuando a un centro de acopio llegaron personas muy humildes, donando una libra de arroz, para aquellos damnificados que se han quedado incluso sin algo que comer. La clave, sin duda alguna, es trabajar en equipo, mantenernos vigilantes a las acciones del Gobierno, cuestionar, aportar ideas, mantener una postura crítica y apostar por medidas preventivas; estas, en definitiva, son las mejores armas para una sociedad tan vulnerable a vivir inundada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código