EDUCACIÓN Y TECNOLOGÍA

La sostenibilidad del desarrollo: Luis E. Castaneda

Los fundamentos del desarrollo sostenible requieren que los países y las organizaciones consideren los impactos, a largo plazo, de sus estrategias y acciones.

Entre los principios desarrollados para guiar los esfuerzos en dirección a la sostenibilidad, destacan los de Hannover para el diseño sostenible (McDonough & Partners), que definen las formas en que el diseño, la construcción y la producción industrial pueden mantenerse en armonía con los procesos de la naturaleza, utilizando materiales inocuos, procesos eficientes y produciendo bienes sin generar residuos que degraden la naturaleza.

En la industria de la construcción, esquemas de certificación como el Leed y Breeman ofrecen referencias concisas para identificar e implementar medidas y prácticas sostenibles. Otros esquemas aun más amplios, como Ceequal, son útiles para incluir prácticas sostenibles en cualquier obra de infraestructura civil: puentes, carreteras, represas, puertos, parques eólicos, etc.

Estos principios y esquemas demuestran las preocupaciones ambientales del mundo. Sin embargo, el desarrollo sostenible es más que crecimiento económico con preocupaciones ambientales.

Todos estos lineamientos, que no dejan de ser iniciativas loables, son solo paliativos que no están dirigidos a la causa del problema. La visión de la naturaleza como fuente de insumos proporciona un enfoque de uso del medio natural. Si añadimos a esto la tendencia de la cultura global a enfocarse en soluciones parciales, rápidas y a encontrar atajos para resolver problemas complejos, terminamos poniendo al planeta peligrosamente cerca de sus límites.

Para entender y actuar en conformidad con los principios de la ecología y su intrincada trama de relaciones, se requiere cambiar la manera en que vemos el mundo. Es preciso pensar en términos de conexión, contexto e interdependencia. Este pensar contextual va en dirección contraria a la ciencia tradicional y a la educación occidental. Como indica Emilio Messina, en su Diálogo pedagógico con la naturaleza (Udelas, 2012), es necesario un cambio en el paradigma educativo para contar con una sociedad ecoalfabetizada, capaz de entender y actuar en consecuencia con la intrincada trama de conexiones en la naturaleza.

Educar en plena conciencia de la continuidad e indivisibilidad del ecosistema y de la trama de interconexiones no debe significar un “volver al campo” –como algunas propuestas radicales proponen– para vivir en comunas donde se practique la agricultura orgánica al margen del mundo contemporáneo.

La batalla por nuestro futuro se ganará o se perderá en las ciudades. De acuerdo con proyecciones del crecimiento de la población (Naciones Unidas, 2013), para el año 2050 el 70% de la población mundial, para ese entonces unos 9 mil 600 millones, estará viviendo en ciudades.

La tecnología jugará un papel primordial creando nuevas posibilidades para un mundo sostenible de tecnología avanzada.

El cambio en el paradigma de la educación deberá ser catalizador para la maduración de tecnologías de producción capaces de respetar los límites que ofrece la Tierra.

No nos referimos a pensar en que los avances tecnológicos se encargarán de revertir los procesos de degradación ambiental, sino a ver la tecnología como una fuerza liberadora de recursos. Tomemos como ejemplo la energía solar. La Tierra es bañada cada hora por más energía de la que consume la humanidad en un año, la crisis energética no es un problema de escasez, es un problema de accesibilidad, que la tecnología se encarga de resolver.

Los avances hacen posible disminuir la cantidad de recursos necesarios para alcanzar el mismo o incluso un mayor nivel de producción, abren posibilidades de acceder a nuevos materiales o nuevas y mejores formas de aprovechar fuentes de energía.

El desarrollo de tecnologías de información mejora el desempeño ambiental de las infraestructuras de las ciudades. Nuevos desarrollos en tecnologías de comunicación ya interactúan para compartir y optimizar el uso de los insumos que consumimos y de las herramientas que utilizamos.

En una sociedad ecoalfabetizada y con acceso a tecnología adecuada, aumentar la calidad de vida de la humanidad y mantener el planeta dentro de los límites de su capacidad no será una contradicción.

La investigación, el desarrollo y la innovación serán los motores; una nueva conciencia de nuestra realidad ecológica será nuestra guía.

No existen atajos, no hay soluciones rápidas. La educación y la innovación tecnológica son las alternativas más reales que tenemos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código