EL PROBLEMA DE LA BASURA

De tacita de oro a bacinilla: Humberto Carlo

Panamá es un basurero. A los panameños, tristemente, pareciera que nos gustara convivir con la basura. Nuestras playas, parques, ríos, sitios públicos y turísticos, monumentos históricos, calles, urbanizaciones de lujo, y qué decir de nuestros barrios periféricos, están plagados de basura. Nuestras autoridades, independientemente de su afiliación, han fracasado rotundamente en establecer políticas efectivas para el tratamiento de desechos, porque no entienden lo que implica y no tienen interés en entenderlo.

Es evidente que la Autoridad de Aseo funciona tan deficientemente como la anterior Dimaud y que, probablemente, su creación no haya sido más que otra jugarreta de poder y de beneficios para algunos. El tratamiento de la basura es una actividad que va mucho más allá de tener camiones y personal que la recoja y la deposite en algún lugar, cosa que ni siquiera se ha logrado hacer bien.

La Comunidad Europea, en su Directiva 2008/98/CE, establece lineamientos para sus miembros, y define las siguientes prioridades para la gestión de desechos: prevención, preparación para reutilización, reciclado, otros tipos de uso (como generación de energía) y eliminación. Me llama la atención que la eliminación –sin dejar de ser prioridad– sea la última de la lista. Ese documento pone de manifiesto la visión limitada de nuestros dirigentes, y la falta de legislación objetiva y efectiva.

A todas luces, el manejo de desechos es una actividad especializada, que no puede estar en manos de políticos de turno. Debe ponerse en manos de expertos, especialistas que dedican sus recursos a la búsqueda constante de las mejores formas de hacer su trabajo. El tratamiento de desechos en todo el país debe ser licitado –transparentemente– entre firmas especializadas, con una trayectoria establecida y con la capacidad de dar soluciones, si no a todas, por lo menos a la mayoría de las prioridades que define la Comunidad Europea (y para prevenir, en Panamá no hay ninguna empresa con la experiencia ni recursos para hacerlo). Mientras tanto, cada panameño debería dejar de tirar basura al suelo; el municipio debería multar (con transparencia) a los negocios que no depositen adecuadamente sus desechos (esto eliminaría las pilas en las aceras); la Autoridad del Tránsito, multar a los que tiran basura desde sus autos (sin pedir mordidas); los administradores de vertederos, pagar, en vez de cobrar, a los que llevan basura (esta idea, promovida por los arquitectos Mejía-Andrión y Rovi, me lleva a imaginar a mini-empresarios recogiendo basura por todo el país, dando como resultado ciudades limpias, ¡una tacita de oro!); nuestros líderes y personas de influencia deberían hacer campañas educativas; la empresa privada, promover la disminución de la generación de desperdicios, el reciclaje y la limpieza de áreas públicas (programas como adopte un parque o avenida). Disfrutaríamos de un país limpio y con muchos beneficios. El Panamá que soñamos lo podemos lograr, basta que nos empeñemos en hacerlo. Pero, mientras tanto, estamos lejos de ocupar el primer puesto como destino turístico.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código