PATRIOTISMO PERECEDERO

Al son de gritos y tambores: Juan Carlos Rivera Mendieta

Además de iniciar con el día después del Halloween, noviembre suele avivar el fervor patriótico (o lo que se entienda por ello) entre la vasta mayoría de nuestra población. Este es amenizado por una difícilmente equiparable multiplicidad de actos simbólicos, en los que muchos panameños encuentran la oportunidad perfecta para dejar aflorar y hacer gala de su patriotismo. Desafortunadamente, para demasiados compatriotas, este patriotismo tiene un carácter perecedero, decorativo e incluso paradójico.

Al igual que como muchas veces sucede con el encomiable pero efímero sentimiento de bondad, que evoca la llegada de la Navidad, el patriotismo de muchos panameños está condicionado al llamado mes de la patria, específicamente a la cuadrilogía de actos conmemorativos y a sus múltiples pero inexplicables añadiduras. Una vez transcurridos estos, dichos “patriotas” cambian radicalmente de objetivo, y lo que fuesen honras al país se convierten en atentados en contra de este. Otros “patriotas”, incapaces de experimentar esta metamorfosis consciencial novembrina, capitalizan estos mismos actos con gran astucia y protagonismo a fin de enmendar (o quizás mercadear) su imagen social sin ninguna intención de hacer lo mismo con sus lesivas prácticas.

Por último, nos encontramos con aquellos “patriotas” un tanto confundidos, por no decir inconscientes, que rinden honor a la patria de una forma muy peculiar, pues al tiempo que participan activa o pasivamente de todo el frenesí, ni siquiera se toman la molestia de preguntarse la contradicción que existe entre el ser un patriota y el adornar las calles de la patria con basura antes, durante y después de los muy celebrados desfiles.

Todo comienza cuando el reloj marca las 8:00 a.m. o un tanto después, dado nuestro particular sentido de puntualidad. La multitud se reúne en puntos estratégicos de la geografía nacional para participar de los característicos actos ceremoniales en los que se le ha de rendir honor a la patria, muchas veces de forma simbólica y temporal y sin mucha preocupación por el componente práctico y permanente que demanda el verdadero patriotismo. Nuestras autoridades dirigen, encabezan y reciben la reverencia en los actos cívicos al punto que hasta parece que son ellos los homenajeados.

Paradójicamente, son estas mismas autoridades, compuestas casi en su totalidad por figuras políticas y no precisamente de la mejor naturaleza, las mentes maestras detrás y muchas veces delante de los maquiavélicos planes de gobierno que tanto daño le han hecho a la patria.

No obstante, esta injusticia protagónica es algo que ha venido dándose a lo largo de toda nuestra historia patria. Se idealizan y se les rinde tributo a figuras y a hechos históricos inexistentes, tergiversados e incluso despreciables, mientras que se condena al olvido o a la insignificancia a nuestros verdaderos héroes, tal como sucede con nuestra inexplicablemente apreciada, pero intangible moneda nacional el balboa, en contraposición con el verdaderamente honorable pero menoscabado centavo. Estos son solo algunos de una larga lista de ejemplos que ilustran la dinámica cíclica y paradójica del patriotismo de demasiados panameños. Un patriotismo pletórico de simbolismo y ayuno de hechos.

Noviembre no debería ser solamente un mes de celebración, sino también de reflexión para los panameños. Solemos hablar de los problemas del país como si nuestra actitud no tuviera nada que ver con ellos. Somos los beneficiaros de un país prodigioso, pero no inmune a nuestras malas prácticas, de un bonito y corajudo país que ha logrado sobrevivir a pesar de nuestros ingentes esfuerzos colectivos por destruirlo. Recordemos que el patriotismo no se mide en función de gritos y tambores periódicos ni del número de días patrios, sino de las acciones cotidianas de los ciudadanos.

Hay países que, a diferencia de nosotros, cuentan con un solo día de fiesta nacional, pero que hacen gala de su nacionalismo a través de hechos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código