NUEVA ‘COLONIZACIÓN’

Hacia una diplomacia totalitaria: Adolfo Enrique Linares Franco

Hacia una diplomacia totalitaria: Adolfo Enrique Linares Franco Hacia una diplomacia totalitaria: Adolfo Enrique Linares Franco
Hacia una diplomacia totalitaria: Adolfo Enrique Linares Franco

El poder público, que solo emana del pueblo y lo ejerce el Estado a través de los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial, es la facultad que tiene este de obrar sin más limitaciones que las que establece el derecho internacional público. Esto es así, por cuanto a cada Estado –por su sola condición de tal– le es inherente la facultad o potestad de actuar, tanto en el orden interno como externo, sin presiones o amenazas de otras naciones, ya sea de manera individual o colectiva.

A esto se le llama “soberanía”. Es muy importante señalarlo, ya que la existencia misma de la comunidad internacional depende del respeto de las normas de conducta que, respondiendo al principio de justicia, determinen los derechos y deberes de los Estados y de las demás personas jurídicas internacionales en sus relaciones recíprocas.

En abierta violación al derecho internacional público, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) pretende imponer a la fuerza unos supuestos “estándares” en materia fiscal, en detrimento de países, como Panamá, con el único propósito de ponerlos a ellos en ventaja, y Panamá no debe caer en ese juego. Se debe denunciar este atropello ante la Organización de las Naciones Unidas y exigir el respeto al principio de la “igualdad jurídica de los Estados”. No hacerlo, y ceder, sería entregar nuestra soberanía a los intereses de la OCDE y esto sería un suicidio.

Desde 1998, la OCDE pretende eliminar el derecho a la privacidad y a la soberanía de los países, de forma pretoriana. Desde ese fatídico año, Panamá ha sido humillada, insultada y difamada por la OCDE, que busca destruir nuestro centro financiero y de servicios en flagrante violación a nuestra soberanía.

¿Cuándo entenderán, Panamá y el resto de Latinoamérica, que lo que busca la OCDE es colonizarnos, fiscal y financieramente? Si de verdad se preocuparan por la “transparencia” hace mucho tiempo hubieran arreglado su propia casa. La rapacidad fiscal de la OECD, y su tendencia a ir disminuyendo las libertades ciudadanas, se debe a que Europa está enferma, casi en estado agonizante. Sus problemas fiscales y económicos son muy serios.

Su deuda pública duplica, y a veces triplica, el tamaño del PIB en sus economías más grandes –Alemania, Japón, Francia, Estados Unidos, el Reino Unido, España, Portugal, Italia, etc.– y estas no dan luces de crecer, ya que demográficamente Europa está envejeciendo. En promedio, una familia tiene menos de un hijo. La gente cada día vive más, cobra más jubilación y, para empeorar el problema, el establishment europeo no quiere abandonar la política de welfare state o “estado de bienestar”, y como no pueden pagar esa cuenta solos, ahora pretenden que países –como Panamá– paguemos parte de la misma. Es una nueva “colonización”, 500 años después.

El G–8, por intermedio de entidades creadas por ellos que no respetan el derecho internacional, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi), la OECD, la Organización Internacional de Comisiones de Valores (Iosco, siglas en inglés) y el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, siglas en inglés) y, bajo el pretexto de combatir la supuesta “guerra” contra las “drogas”, el “lavado de dinero”, el “financiamiento del terrorismo”, “la evasión fiscal”, los “paraísos fiscales”, etc., pretende imponer en el mundo una especie de “democracia sin soberanía popular”–como bien lo expusiera Emir Sader en su artículo “¿Democracias sin soberanía popular?”– y eso sería condenar a Latinoamérica y al resto del tercer mundo al subdesarrollo eterno.

Solo como aclaración, en referencia al artículo de Emir Sader no comparto su visión “ideológica” del problema, mas sí el hecho de que el G–8 pretende convertirse en una especie de ente con poderes “supranacionales”, por intermedio de sus satélites “reguladores de facto” (FMI, OCED, Gafi, Iosco, FSB, etc.) para así imponer sus políticas fiscales y económicas al resto del mundo y seguir “pelechando” del “estado de bienestar”, con altísimos impuestos –si Panamá es un “paraíso fiscal” ellos son “infiernos tributarios”– y con gobiernos gordos –en Europa casi el 50% de la fuerza laboral es de funcionarios públicos–, para así imponer una “democracia sin soberanía popular”.

Pero Europa está quebrada no porque “se rindió al liberalismo”, como afirma Sader, sino todo lo contrario, la Europa de hoy está secuestrada por lo que en Latinoamérica denominamos “el Socialismo del siglo XXI”, pero a la europea. Aquel, el “criollo”, podrá ser más burdo e impresentable que el “civilizado”, pero ambos tienen tendencias totalitarias, promueven gobiernos gordos, impuestos confiscatorios, no respetan la propiedad privada y anteponen los intereses del “Estado” sobre la protección de las libertades ciudadanas y garantías fundamentales del individuo, que es su verdadera razón de ser.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código