CULTURA

Una mirada al trabajo de Munro: Enrique Jaramillo Levi

La escritora canadiense Alice Munro (Ontario, 1931) ha sido merecedora del premio Nobel de Literatura 2013. Con este galardón literario otorgado cada año por la Academia Sueca, el más importante del mundo (con un premio en efectivo de un millón 200 mil dólares y múltiples ediciones, reediciones y traducciones de sus obras), se ha dado un enorme espaldarazo intelectual, artístico y social a la obra de esta relativamente desconocida narradora que escribe en inglés y ha sido poco leída y estudiada fuera del ámbito de su país y de los especialistas en dicha lengua. Es la decimotercera mujer en recibir este galardón literario fundado en 1901.

En esta ocasión es preciso destacar la gran relevancia implícita en cuatro aspectos poco usuales en la tradición de este controversial reconocimiento en el que determinados escritores son postulados, no por ellos mismos ni sus editores, sino por estudiosos de la Academia y sus asesores, acuciosos conocedores del acontecer y evolución de las letras mundiales, quienes por supuesto a veces se equivocan. En primer lugar, lo gana una mujer; tiene 82 años de edad; además es canadiense; y de manera significativa, se le otorga por el conjunto de su obra como cuentista, un arte narrativo autosuficiente y digno, tan artístico y humanamente valioso como la novela y la poesía, pero poco apreciado.

En efecto, en muchos círculos se trata de un género muy poco valorado por los editores europeos y anglosajones, así como por los auspiciadores históricos del premio Nobel en sí. Si bien América Latina sin duda es continente de estupendos y numerosos cuentistas, desde Rubén Darío (nicaragüense), Horacio Quiroga (uruguayo), Salarrué (salvadoreño) y Borges (argentino), hasta Cortázar (argentino), García Márquez (colombiano), Onetti (uruguayo), Fuentes (mexicano), Benedetti (uruguayo), Rulfo (mexicano) y Sergio Ramírez –también excelentes novelistas algunos de estos–, es sabido que en otros ámbitos no existe una tradición lectora y por tanto de publicación de libros completos de cuentos. En términos generales, solo se da a conocer cuentos sueltos en suplementos culturales de periódicos y en ciertas revistas. Aunque hay, obviamente, excepciones, son pocas; y Alice Munro, ahora reconocida por su singular talento en el cultivo de la ficción breve (aunque sus cuentos tienden a ser extensos), es sin duda una de ellas. Junto con su colega Margaret Atwood, la más destacada autora del Canadá.

Gracias a colecciones de cuentos tales como La lunas de Júpiter (1986), El progreso del amor (1986), Amistad de juventud (1990), Secretos a voces (1994), El amor de una mujer generosa (1998), Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio (2001), Escapada (2004), La vista desde Castle Rock (2006), Demasiada felicidad (2009) y Mi vida querida (2012), Alice Munro ha ganado antes del Nobel el premio literario canadiense Governor General, en tres ocasiones; en 1998 el National Book Critics Circle de Estados Unidos; y en España los premios Reino de Redonda (2005) y Tormenta (2011).

En general, sus cuentos se centran en las relaciones humanas analizadas a través del lente de lo cotidiano. En este sentido, Peter Englund, de la Academia sueca, destacó “el arte de la perfección” como la mayor virtud de la escritora canadiense, mientras que el multipremiado novelista español Antonio Muñoz Molina comentó la prodigiosa virtud que tiene de “comprimir el tiempo y la vida en el espacio de un cuento”.

Sin duda, con este premio se rescata la vigencia artística del cuento, su innegable trascendencia, y este hecho tendrá consecuencias positivas: no solo reediciones de los libros de Munro, estudios minuciosos de los temas, estilo y propuestas estéticas de sus cuentos; traducciones y publicaciones múltiples a otras lenguas; análisis comparativos entre su quehacer narrativo y el de otras mujeres en diversas partes del planeta; divulgación de su muy particular visión de mundo, sino también –ojalá– una nueva mirada sobre el valor artístico del cuento por parte de lectores y editores antes indiferentes. Es de esperarse que entre el público lector, al que los editores suelen echar la culpa de su permanente actitud de no publicar libros de cuentos por más meritorios que sean, surja ahora un genuino interés por conocer la obra de esta destacada escritora y, de paso, se logre apreciar la relevancia, variedad, profundidad y proyección en materia de auscultación de la experiencia humana, que propicia tan exigente género, en beneficio de los buenos cuentistas del mundo; incluido nuestro país en donde, por cierto, el cuento sí es un género relevante y permanente.

Será un logro y una bendición intelectual para quienes, leyendo con sensibilidad y buen gusto, recrean, interpretan y comprenden mejor algunas de las múltiples aristas del complejo entramado interno y exterior que es la vida y la difícil convivencia en sociedad. Visión de mundo que solo un singular talento es capaz de escrutar a fondo y ofrecer luego convertido en ese maravilloso arte imperecedero y verosímil que es la escritura.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código