MEJORAR LA EDUCACIÓN SUPERIOR

La universidad que deseamos: José Anibal Guilbauth González

El reciente proceso de acreditación que se realizó en todas las universidades del país dejó en evidencia el tipo de institución que deseamos para nuestra patria. La universidad se creó a principios de la Edad Media, específicamente, con el objetivo de mejorar la calidad de la enseñanza y preparar a profesionales que enfrentaran los problemas sociales y atendieran diversos sectores del quehacer de una nación.

Con el transcurrir de los siglos, la universidad evolucionó al punto de convertirse en la referencia social, política, financiera y educativa, entre otros aspectos, de la vida de un país. Hoy, debemos luchar para evitar que esta institución educativa caiga en la función de ser repetidora de información, procesos y procedimientos plasmados en las obras impresas y digitales.

La educación superior, a partir de la década de 1980, ha cobrado relevancia, interesando más a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, que ha puesto mucho interés en esta materia. Es así como ha hecho recomendaciones a los gobernantes de todos los países del mundo, para que sus acciones se centren en los temas de la educación para todos, la libertad académica, investigación y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), entre otros.

Hoy, en pleno siglo XXI, cuando los estándares de educación son más altos, porque así lo exige la patria, y luego de analizar los señalamientos anteriores, es preciso destacar que para que la universidad cumpla con todos estos requisitos, debe crear una estructura en base a un presupuesto real y cónsono con sus necesidades prioritarias (planificadas), y a las proyecciones que pretende lograr en su plan estratégico institucional quinquenal.

La proyección comunitaria y el quehacer científico, producto de la investigación y la innovación producida en la universidad, es una tarea que apenas se inicia, pero debemos asignar presupuesto y organizarla sistemáticamente para que se den alternativas de formación y solución a los grandes problemas que experimenta la humanidad con relación al clima, los alimentos, el agua, el desarrollo humano, las tecnologías, la energía renovable y la salud pública, entre otros. ¿Qué universidad podrá cumplir con todos esos retos y exigencias de nuestra sociedad?

Revisando estos retos (y con nuestra experiencia de 32 años en la educación superior), pensamos que deben ser universidades con cualidades que aseguren una reputación e inserción laboral altísima de sus graduandos (80%); gran impacto, presencia y referencia en internet (80%); con elaboración, obtención y ejecución de presupuestos destinados a la docencia y la investigación (85%); con un 80% de docentes a tiempo completo; con infraestructuras físicas que contemplen los espacios requeridos para el acto didáctico de cada docente y alumno; que brinde apoyo financiero y de otra índole económica al 45% de los estudiantes; que asigne el 35% del presupuesto institucional a la I+D (investigación más desarrollo); que destine parte del presupuesto a la creación de centros de transferencia tecnológica, investigación, documentación y vinculación.

También es importante que sistematice los procesos y procedimientos académicos y administrativos, basados en las TIC; que cuente con una infraestructura adecuada para la investigación, extensión, cultura, deportes, centros, institutos, laboratorios y los talleres requeridos para que las estrategias de enseñanza-aprendizaje se implementen al 100%. Esa universidad modelo debe tener servicios de biblioteca para responder a todas las inquietudes de los docentes y estudiantes en cada oferta académica; acreditar el 75% de las carreras; tener centros de investigación dedicados al uso del agua, el cambio climático, las energías renovables y la salud pública.

La universidad que la patria de hoy requiere es aquella cuya hoja de ruta involucre todos los aspectos antes señalados, con una planificación sistemática, supervisión y controles de profesionales con vocación y preparados para lograr calidad y eficiencia. Solo de esta forma podríamos pensar que la sociedad invierte en una institución vital, que brinda el apoyo requerido para el logro de su desarrollo y la calidad de vida de sus ciudadanos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código