POLÍTICAS PÚBLICAS

El valor de ´lo que no se ve´: Felipe Echandi Lacayo

Cuando usted opina sobre un tema de política pública, ¿qué toma en cuenta para dar su opinión? Imagino que su respuesta será muy variada. ¿Tomaría en cuenta el resultado que se persigue? Quizás pensaría que un aumento en el salario mínimo mejorará las condiciones de quienes tienen empleo; que regulaciones de calidad más estrictas en los comercios, protegerán a los consumidores de estafas y engaños; que mayor fiscalización sobre los bancos y aseguradoras protegerán a los clientes de la codicia empresarial; y que solo mediante la intervención del Estado se asegurará una buena educación para todos. Es evidente que todos estos efectos deben ponderarse en la ecuación mental que hacemos al opinar de forma seria, ¿pero acaso son los únicos que deben considerarse?

Hoy quisiera dejar en su mente una inquietud adicional. ¿Tomaría en cuenta también lo que no se ve, los efectos no deseados, lo que nunca existirá o lo que podría haberse creado de no implantar la política propuesta? Un aumento en el salario mínimo podrá beneficiar a algunos, pero ¿qué ocurre con aquellos que son despedidos para costear este aumento? Las regulaciones de calidad podrán proteger a algunos consumidores, pero ¿qué ocurre con quienes no podrán pagar el sobreprecio que estas ocasionan? Los clientes de aseguradoras se sentirán más tranquilos con mayores requerimientos de capital, pero ¿quién protegerá los activos de quienes no puedan pagar mayores primas de seguro? Con regulaciones bancarias más estrictas, los ahorrantes se verán liberados de la responsabilidad de informarse antes de elegir dónde depositar sus ahorros, pero ¿qué ocurrirá con los pequeños empresarios que no podrán acceder al crédito más caro?

Hace más de 150 años, Fréderic Bastiat, un intelectual francés, escribió un ensayo titulado Lo que se ve y lo que no se ve, planteándole a sus lectores una pregunta muy similar a la que he elegido plantearle hoy. Su objetivo con ese ensayo, al igual que el mío con este artículo, fue intentar hacer al público reflexionar sobre el inestimable valor de lo que no se ve al adoptar determinadas políticas públicas.

¿Cuántos empresarios han dejado de crear puestos de trabajo debido a la tramitología burocrática que aqueja a muchos sectores de nuestra economía? ¿Cuántos brillantes médicos, abogados, psicólogos u otros profesionales liberales extranjeros no han podido cambiar nuestro país por el absurdo proteccionismo que les impide trabajar en esos campos? ¿Cuántas personas, condenadas a vivir en la pobreza y la informalidad, no tienen acceso a un trabajo formal porque el salario mínimo les prohíbe trabajar por menos de una suma arbitraria? ¿Cuántas mejores escuelas existirían si la educación pública no asfixiara la oferta educativa privada? ¿Cuánto más barata sería la canasta básica si no existieran protecciones arancelarias para sectores tradicionalmente protegidos?

Estimado lector, toda política pública con efectos visibles también tiene efectos invisibles e indeseables. Casi toda política adoptada en nombre del “bien común” tiene altos costos no deseados y no evidentes para la mayoría de la población, en especial para los ciudadanos que menos tienen.

Por estas razones, le sugiero hoy que cuestione las razones visibles que se le presenten como justificación para que apoye una medida tomada en nombre del “bien común” y a hacerse la pregunta ¿tendrá esto un efecto no deseado, no visto o no cuantificable que no se está considerando?

Es por medio de “lo que no se ve”, de lo no inventado aún, de lo que tal vez es solo una vaga idea en la mente de una persona, como la humanidad logrará mejorar su situación material, mental y espiritual. Nadie se hubiera imaginado, antes que Ford multiplicara sus modelos T, que nos transportaríamos sobre una cápsula de metal con ruedas. Nadie se hubiera imaginado antes de la invención de los servicios de correo electrónico y las redes sociales, que millones de personas se comunicarían entre ellas de forma instantánea sin importar la distancia.

Lo invito a que integre a su ecuación mental una variable de considerable rango para “lo que no se ve”, para lo inestimable, para lo que tiene el poder de cambiar nuestras vidas para bien, pero que a la vez constantemente abortamos antes de su nacimiento con prohibiciones, regulaciones y requisitos que solo en apariencia sirven al bien común.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Para las próximas 72 horas la alerta estará vigente para Chiriquí, Veraguas, Coclé, Colón, Los Santos, Panamá, Darién y la comarca Ngäbe-Buglé.
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Incremento de lluvias y vientos Alerta verde para siete provincias y una comarca

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código