ADMINISTRACIÓN DEL CANAL

En los zapatos de Alberto: Lilibeth Bayard de Langoni

A menos de un año de terminarse el período del ingeniero Alberto Alemán Zubieta al frente del Canal de Panamá, no pareciera vislumbrarse un remplazo para la administración de uno de los recursos más estratégicos de nuestro país y una fuente abundante de divisas que, ciertamente, deseamos continúe aportando a la realización de importantes obras sociales, tan necesarias para Panamá.

Ya era hora de que la junta directiva de la ACP hubiera nombrado el nuevo subadministrador que ha de ir adiestrándose para que al momento de la salida del ingeniero Alemán Zubieta, en agosto de 2012, asuma el control de la vía en un traspaso de mando que sea imperceptible para el equipo canalero, los usuarios del Canal y la comunidad marítima internacional.

En general, los panameños hemos aceptado que el proceso de transición entre gobiernos se limite a un máximo de dos meses. Al ciudadano común no le interesa a quien se nombre en los ministerios, siempre y cuando el nombramiento no reviente en un escándalo de tráfico de influencias o nepotismo. Sin embargo, nuestro acostumbrado modus operandi no puede extrapolarse al liderazgo del Canal, sencillamente porque el Canal es una operación industrial compleja, que responde a intereses locales e internacionales.

Quien quiera que sea el reemplazo de Alberto Alemán Zubieta, tendrá que llenar unos zapatos muy difíciles de calzar.

El nuevo administrador tendrá que ser un técnico, que al mismo tiempo que conozca las interioridades de la empresa canalera, tenga una trayectoria de honestidad incuestionable. Esto es crítico para mandar una señal categórica de confianza a los usuarios de la vía y a la comunidad marítima internacional de que continuaremos adhiriendo las estrictas normas de navegación y seguridad internacional, mientras aseguramos los índices de eficiencia, seguridad y calidad que han sido lugar común de la administración panameña del Canal bajo el liderazgo de Alemán Zubieta.

Alberto Alemán Zubieta supo hacerlo, no solamente porque es un técnico de impecable formación académica, sino también porque traía en su bagaje la experiencia ganada al mando del BREC, el Comité Especial de Ingenieros Peritos (Blue Ribbon Engineering Committee) que tuvo que auditar la calidad operativa de la vía, antes de la reversión a Panamá.

El ingeniero Alemán tuvo tiempo para imbuirse de la nueva cultura desde su nombramiento en agosto de 1996 por la antigua Comisión del Canal de Panamá; además, su participación en las discusiones que terminaron con la sanción de la Ley Orgánica de 11 de junio de 1997 y en el desarrollo de la reglamentación de la ley, le aportaron un conocimiento que fue crucial para ir afinando el modelo de gestión que debía surgir para la nueva empresa canalera.

Alberto Alemán Zubieta nos ha permitido a todos los panameños saborear el reconocimiento de la comunidad internacional. Para la transición, el mundo nos miró y se sorprendió. Para la ampliación el mundo volvió a mirarnos y comprobó que los panameños somos capaces de administrar nuestro principal recurso con visión nacionalista y de manera proba, rentable y eficiente.

No me cabe duda de que el proceso para decidir el relevo en el Canal ha de tener con dolor de cabeza a más de un director en la junta directiva. Y es que llenar los zapatos de Alberto no es tarea fácil.

La tarea se complica, por un lado porque el mercado está convulsionado por severas crisis económicas y, por el otro, por la imperiosa necesidad de sostenibilidad que tiene el Canal a largo plazo para pagar las obligaciones financieras contraídas con la ampliación, sin comprometer los importantes aportes que año tras año hace al fisco.

Asegurar el crecimiento de nuestra participación en el mercado y aumentar la competitividad del Canal serán tareas que tendrá que emprender el nuevo administrador del Canal. Con esta monumental responsabilidad sobre sus hombros, el amarre entre el conocimiento del negocio y la ética no admite una curva de aprendizaje.

Conocer el negocio y reforzar la confianza que nos tienen los clientes, ahora más que nunca, es vital para el Canal.

La junta directiva debe visualizar acertadamente qué espera del futuro para decidir en el presente. Quien quiera que sea designado, tendrá que llenar los zapatos de Alberto, aunque tenga que ponerse una plantilla. La decisión no será fácil para los miembros de la junta directiva, como tampoco será fácil para el sucesor llenar semejantes expectativas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código