reformas constitucionales

Asamblea Nacional podría remover ministros y sancionar al contralor

Diputados propusieron que sean ellos los que le den vacaciones y sancionen al contralor. Además, que el voto de censura a un ministro implique su destitución.

Temas:

Desde la semana pasada los diputados discuten en primer debate las reformas constitucionales. Ya se aprobó el primer bloque y hoy avanzan con el segundo. Desde la semana pasada los diputados discuten en primer debate las reformas constitucionales. Ya se aprobó el primer bloque y hoy avanzan con el segundo.
Desde la semana pasada los diputados discuten en primer debate las reformas constitucionales. Ya se aprobó el primer bloque y hoy avanzan con el segundo. Archivo

Una iniciativa de nueve diputados surgida durante el debate de las reformas constitucionales daría a la Asamblea Nacional (AN) la facultad de conceder vacaciones y sancionar por faltas administrativas al Contralor General de la República, al subcontralor, al defensor del Pueblo y a uno de los magistrados del Tribunal Electoral y su respectivo suplente.

La propuesta corresponde a los miembros de la Comisión de Gobierno, que preside Leandro Ávila, y quien fue el encargado del proceso de consultas ciudadanas.

Además de agregar una nueva función administrativa a la Asamblea (artículo 161 de la Constitución), se modificaría otro acápite de este artículo para darle mayor poder al voto de censura contra los ministros del Gabinete. “Aprobada la censura por dos tercios, el ministro cesará en su cargo. Para estos efectos el presidente deberá destituirlo”, señala.

Mientras esto ocurre, sectores de la sociedad civil organizada piden al Legislativo reconsiderar lo aprobado en el primer bloque (Estado, nacionalidad y derechos fundamentales) y al Ejecutivo defender lo propuesto por la Concertación Nacional para el Desarrollo.

El debate se reanuda hoy.

El pulseo de la reforma; los dardos del Legislativo

Esta semana la Asamblea Nacional entra a discutir el corazón de la reforma constitucional: los poderes del Estado.

El pasado jueves 17 de octubre aprobaron el primer bloque (Estado, nacionalidad y garantías fundamentales) y al día siguiente iniciaron con el segundo bloque, que incluye los temas que más polémicas han suscitado en los últimos años: los cambios a los tres órganos del Estado.

Y esa es la médula de la reforma. Todos los candidatos presidenciales en la campaña electoral de 2019, por ejemplo, se enfocaron en este punto. Algunos, como Ricardo Lombana, José Isabel Blandón, Ana Matilde Gómez y Saúl Méndez, se plantearon una constituyente con distintos matices.

Otros, como Marco Ameglio y Rómulo Roux, eran de la idea de una reforma con dos asambleas de distintas, como la que se hizo en 2004 durante la transición de las administraciones presidenciales de Mireya Moscoso y Martín Torrijos.

Pero el actual presidente, Laurentino Cortizo, prefirió el método de dos legislaturas con la misma Asamblea Nacional electa el pasado 5 de mayo y un referéndum en 2020. El Gabinete de Cortizo avaló -sin cambiar una sola coma- el proyecto de reformas redactado por el Consejo Nacional de la Concertación para el Desarrollo, donde participaron diversos sectores del país.

De la mano del vicepresidente de la República, José Gabriel Carrizo, el Ejecutivo presentó este documento a la Asamblea Nacional el 17 de julio pasado.

A su vez la Asamblea, a través de Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales, presidida por Leandro Ávila, celebró una serie de “consultas ciudadanas” sobre los cambios.

“¿Con quién habló Leandro?”

Ávila, quien recorrió el país en este proceso, sorprendió al país al decir que durante este proceso los ciudadanos pidieron que se mantuviera la reelección de los diputados, en un claro mensaje a todos aquellos que piden la no reelección y a la propuesta d e la Concertación de limitar la reelección.

Tanto, que su coparditario Francisco Sánchez Cárdenas comentó en sus redes sociales: “¿Con quiénes se habrá reunido mi amigo Leandro? Espero que no solo haya sido con los de la 080. Después del mal resultado de la “no reelección” con más razón: que nadie se reelija por los dos períodos siguientes y por una sola vez”.

Sin precisar quién lo propuso, Ávila ha dicho que en las consultas, si bien salió “lastimado” el Legislativo, la ciudadanía exige frenar el excesivo presidencialismo.

La Presidencia de la República envió en la tarde de ayer, domingo, un comunicado en el que se señala que antes de partir para Japón, el pasado sábado, Cortizo dijo que respeta la labor de la Asamblea y la separación de los poderes. Según el comunicado, Cortizo espera que se apruebe el proyecto antes del 31 de octubre para llevarlo nuevamente a sesiones ordinarias en enero próximo.

En el pasado Cortizo ha dicho que hay que limitar la reelección de los diputados y cortar el “cordón umbilical” entre la Asamblea y la Corte por la figura del juzgamiento mutuo.

Las reformas, que deben aprobarse en seis debates (tres en esta legislatura y tres en la siguiente) antes de someterse a referéndum el próximo año (posiblemente entre julio y octubre), se aprueban por bloques, de acuerdo con la metodología adoptada por la Asamblea Nacional la semana pasada.

Según Ávila entre sus colegas existe la percepción de que el proyecto de la Concertación va en contra de los diputados. Y de hecho, durante el debate muchos de ellos lo han repetido, incluso con gritos e insultos.

Arrogarse más poderes

Este es el ambiente en el que se reanuda hoy el debate. Y entre las propuestas de los diputados queda claro que no darán su brazo a torcer y que, incluso, pretenden acumular más poder.

Un punto clave es el artículo 161 de la Constitución, el cual establece un listado de 11 funciones administrativas de la Asamblea Nacional. Una iniciativa de los nueve diputados de la Comisión de Gobierno pretende modificar una de esas funciones y agregar un nuevo acápite.

Si la propuesta pasa, se agregaría el acápite 12: “Recibir y aceptar la renuncia de los funcionarios nombrados por la Asamblea, concederles vacaciones, licencia y sancionarlos por las faltas administrativas o policiales que cometan a través de la Comisión de Credenciales, Reglamento, Ética Parlamentaria y Justicia Interior. La ley definirá el proceso”.

El acápite 5 de este mismo artículo constitucional, establece hoy día que la Asamblea, nombra al “Contralor General de la República, al subcontralor de la República, al Defensor del Pueblo, al Magistrado del Tribunal Electoral y al suplente que le corresponde según esta Constitución”.

Ya en el primer bloque, aprobado el 17 de octubre, el pleno acordó dejar lo concerniente al Tribunal Electoral (TE) tal y como está, pese a que a los actuales magistrados del TE proponían elevar esta institución al nivel de la Corte Suprema de Justicia, al denominarle Tribunal Supremo Electoral.

Lo relativo al TE está consignado en el artículo 142 de la Constitución y allí queda claro que los magistrados del TE son nombrados de forma escalonada por 10 años, uno por el Legislativo, otro por el Ejecutivo un tercero por la Corte.

La propuesta de modificar el artículo 161 corresponde a los diputados Leandro Ávila (Partido Revolucionario Democrático, PRD), Corina Cano (Movimiento Liberal Republicano Nacionalista), Ariel Alba (PRD) Alejandro Castillero (PRD), Néstor Guardia (PRD), Gabriel Silva (libre postulación), Bernardino González (Partido Panameñista), Marylín Vallarino (Cambio Democrático, CD) y Rony Araúz (CD).

Ministros quedarían a merced de diputados

Fue este mismo grupo de diputados el que también propuso modificar el acápite 7 del artículo 161, que pone a los ministros de Estado en manos de los diputados, ya que obligaría el presidente de la República a destituir a un ministro que, a juicio del pleno de la Asamblea, cometa, por ejemplo, “errores graves” que perjudiquen los intereses del Estado.

Actualmente ese artículo dice que la Asamblea puede: “Dar votos de censura contra los Ministros de Estado cuando estos, a juicio de la Asamblea Nacional, sean responsables de actos atentatorios o ilegales, o de errores graves que hayan causado perjuicio a los intereses del Estado. Para que el voto de censura sea exequible se requiere que sea propuesto por escrito con seis días de anticipación a su debate, por no menos de la mitad de los Diputados, y aprobado con el voto de las dos terceras partes de la Asamblea. La Ley establecerá la sanción que corresponda”.

Con la reforma se agregarían dos líneas con la que los diputados podrían hacer caer, como piezas de dominó, al Gabinete de cualquier gobierno: “Aprobada la censura por los dos tercios, el ministro cesará en cargo. Para estos efectos el Presidente debe destituirlo”.

En los últimos años, la relación del Legislativo con el Ejecutivo, así como con la Contraloría, ha sido más que tensa, debido principalmente a la prioridad que se le da a las inversiones públicas en determinadas regiones del país o a las investigaciones por sospechas de manos manejos de fondos del Estado en la Asamblea.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código