FUNERAL DE ESTADO DEL exPRESIDENTE VENEZOLANO HUGO CHÁVEZ

¡Adiós al comandante!

Bajo un lacerante sol, ansiosos y exhaustos cientos de miles de venezolanos siguieron haciendo fila para despedirse de Chávez.

Y al tercer día, resucitó. Tras más de 48 horas de bandazos, el Ejército –o más bien, el aparato gubernamental– venezolano pareció entender finalmente la magnitud de lo que estaba sucediendo. Quizá fueron los más de 2 millones de personas que habían salido a la calle para despedirse de una forma u otra del hombre sin el cual los últimos tres lustros de la historia de este país –y de Latinoamérica– no pueden entenderse. Quizá fue el constante coqueteo con el caos y la muerte que venía dándose en las anárquicas afueras de la Academia Militar.

Quizá, pero lo más probable es que fue el desfile de dignatarios internacionales arribando al aeropuerto en Maiquetía –más de 30 jefes de Estado, y representantes de unos 54 países– lo que hizo reaccionar al establishment bolivariano. Sí, Chávez había muerto, el pueblo lo lloraba y al menos una cuarta parte del mundo había llegado a Caracas a expresar de manera oficial su dolor. El planeta miraba hacia Venezuela, donde ayer tuvo lugar el que seguramente sea el funeral de Estado más importante de –como mínimo– los últimos 50 años en Latinoamérica.

Mejora organización

A las 9:00 a.m., los alrededores del fuerte Tiuna tenían un aspecto a la altura de la ocasión. Los soldados y policías abundaban, y ya desde el inicio del Paseo Militar el área estaba acordonada y el acceso limitado. El hall de la academia, en donde tendría lugar la ceremonia, estaba limitado a altos oficiales del Gobierno, dos miembros de cada delegación internacional, además de los jefes de Estado, y personalidades tipo Sean Penn. El resto de las delegaciones y algunos invitados especiales seguirían el evento en una pantalla de cine en el adyacente teatro de la academia. La prensa internacional, por otro lado, debía ubicarse en una tarima fuera del edificio. Este diario, sin embargo, logró acceder al teatro.

Al mediodía empezó el acto. El maestro de ceremonias llamó a los jefes de Estado presentes, uno por uno. Los países con gobiernos de izquierda, el presidente bielorruso Alexander Lukashenko y, sobre todo, el ídem iraní Mahmud Ahmadinejad fueron los más ovacionados.

En el teatro, la audiencia asistía al acto virtualmente, poniéndose de pie y sentándose según lo que ocurría en la pantalla. Después del himno nacional, cantado a toda voz por los venezolanos presentes, el narrador gritó “¡Viva Chávez!”, y el teatro rugió “!Que viva!”.

Lo que siguió fue un compendio de las virtudes y defectos del chavismo, el fenómeno político y social que cambió Venezuela para siempre.

Los presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) –con las notorias ausencias de Cristina Fernández y Dilma Rousseff– hicieron las primeras guardias de honor, resultando en curiosas imágenes de solemnidad protagonizadas por políticos que suelen caracterizarse por escándalos de corrupción. Aún mejor fue la imagen de Lukashenko y de Ahmadinejad –el persa incluso besando el ataúd–, que atestigua mejor que nada que, en política internacional, nada forja mejor una alianza que un enemigo común.

palabras de Maduro

La ceremonia continuó con música y un oficio religioso. El punto álgido llegó en la alocución de Nicolás Maduro, el “heredero” de Chávez. Es imposible establecer la línea entre su genuino dolor y su perfilamiento como el futuro presidente de Venezuela. Para los chavistas, el discurso de Maduro fue un homenaje inmejorable al líder de la Revolución Bolivariana. Para la oposición, el ahora Presidente encargado, y el chavismo al completo, hicieron un show electoral, reafirmando su liderazgo con sus repetidas menciones a la Constitución y derramando lágrimas de cocodrilo.

Maduro terminó, y la espada de Bolívar fue entregada a los familiares del comandante. A las 2:00 de la tarde la ceremonia había terminado. Los invitados hablaron, volvieron al hotel y partieron para sus países. Chávez permanecerá en capilla ardiente, será embalsamado y adorado para toda la eternidad.

Pero Venezuela lo que necesita es volver a la normalidad, luego de casi seis meses de zozobra política.

Esa misma noche, Diosdado Cabello, presidente del Legislativo, juramentaba a Nicolás Maduro como presidente en funciones en la Asamblea Nacional, acabando con cualquier clase de rumor sobre un cisma a lo interno del chavismo, y pavimentando el camino para los comicios. En algún otro lugar, Henrique Capriles despotricaba contra el “fraude constitucional” que se acababa de cometer. Y en Caracas, entre esos millones de personas que han ido a despedirse del hombre que lo cambió todo, cada vez más personas aseguran que el triunfo de Maduro será arrasador, probablemente mayor que el del mismísimo Hugo Chávez el pasado 7 de octubre. “Lo peor que le pudo haber pasado a la oposición es que se muriera Chávez. Él era el que mejor los trataba. Ahora van a ver...”, aseguró un taxista a la salida del funeral de Estado.

Presencia panameña en el funeral

En el funeral de Estado, naturalmente, había panameños. La delegación nacional había llegado a las 9:10 a.m., y fue recibida por la viceministra de Economía, Sohail Hernández. Fuera de los tres que asistieron a la ceremonia –el presidente Martinelli, el canciller Fernando Núñez Fábrega y el embajador Pedro Pereira–, estaban en Caracas el director de Protocolo del Estado, Cristóbal Sarmiento, y los funcionarios de la embajada panameña Jaime Serrano y Eliseo Cheíto Castillo. La presencia simultánea del Presidente y el canciller en la ceremonia, no pasó desapercibida. Jorge Durán Centeno, embajador de Venezuela en Panamá, agradeció el gesto. “El hecho de que ambos estén aquí es la mayor manifestación de aprecio que podíamos esperar. Agradecemos también al pueblo panameño, cuya solidaridad superó a la de la mayoría de venezolanos residentes en Panamá”, aseguró. Pero había un elefante en la habitación, y era la influencia de las recientes declaraciones del exembajador panameño en la OEA Guillermo Cochez, sobre las relaciones bilaterales entre ambos países. Los diplomáticos, sin embargo, prefirieron no darle importancia al asunto. “Eso fue superado. Cochez ya no es parte del gobierno”, aclaró Pereira. Durán, por su parte, dijo que “la imprudencia de Cochez es página pasada”. Roy Chaderton, embajador venezolano ante la OEA, y protagonista directo del incidente que le costó el puesto a Cochez, confesó que “fueron tres años y medio de paciencia con él. Habíamos puesto varias quejas al Gobierno panameño, pero no queríamos forzar la situación.

La gota que colmó el vaso, sin embargo, llegó esa tarde a mediados de enero. “Se metió con la salud del presidente Chávez, y eso no se podía tolerar”, aseguró. Sobre las últimas aseveraciones del exembajador panameño, incluyendo una en la que aseguraba que Chávez llevaba muerto desde diciembre, Chaderton contestó que “su deseo de que muriese el Presidente es muy viejo. Creo que Cochez es un tipo enfermo”. La participación del mandatario panameño se limitó a la tercera guardia de honor de los miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Nada más finalizar el acto, Martinelli, Núñez Fábrega y Sarmiento se dirigieron al aeropuerto de Maiquetía, y a las 3:30 p.m. abandonaron el país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

POSIBLE DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Suspenden audiencia por el préstamo de la Caja de Ahorros

Felipe ‘Pipo’ Virzi
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código