funeral de estado después de 23 años de su muerte

Arnulfo Arias Madrid descansa en su tierra natal

No asistió la gran cantidad de personas que la expresidenta Mireya Moscoso, viuda de Arias Madrid, anticipaba. Los que esperaban que Moscoso iba a aprovechar el acto para marcar su retorno a la vida política del país, quedaron frustrados. Fue notorio el distanciamiento entre las fracciones panameñistas.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202CrKihb.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202CrKihb.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202CrKihb.jpg

Arnulfo Arias Madrid, tres veces presidente de Panamá (1941, 1949 y 1968) y fundador del Partido Panameñista volvió ayer a su natal Penonomé, provincia de Coclé, 23 años después de su muerte.

Decenas de panameños vestidos de blanco y negro acompañaron el féretro por la avenida Central hasta la Catedral del pueblo, donde fue oficiada la misa campal de su funeral de Estado.

No asistió la gran masa que su viuda, la expresidenta Mireya Moscoso, había anunciado. Los más optimistas estimaron que apenas unas 3 mil personas se congregaron en el parque de Penonomé, cuando se esperaba la llegada de 20 mil.

Nada comparado con la multitud de panameños que lo acompañó el 15 de agosto de 1988 para darle el último adiós en la Catedral Metropolitana de Panamá. Entonces el cortejo fúnebre partió del Casco Viejo a las 2:00 p.m. y llegó al Jardín de Paz a las 8:00 p.m. Velas encendidas iluminaron la noche oscura del cementerio aquella vez. Ayer los asistentes se protegían del intenso sol de enero con gafas oscuras y sombreros.

Sin embargo, Moscoso, vestida de negro de pies a cabeza, mostraba su compungido rostro en el evento que preparó durante meses con devoción. Se rodeó de sus más cercanos colaboradores, amistades y familiares. Algunos de ellos: Norberto Delgado, Eduardo Quirós, Jaime Jácome, Carlos Raúl Piad, Boli Bárcenas, Alberto Cigarruista, Fernando Gracia; su hermana Ruby Moscoso, Arnulfo Escalona, Alejandro Pérez, José Miguel Alemán, José Terán, Guillermo Rolla Pimentel, entre otros. El presidente del panameñismo y uno de sus más duros críticos, Juan Carlos Varela, estaba en primera fila, al igual que la primera dama, Marta Linares de Martinelli, quien aclaró que asistió al evento por su condición de sobrina política de Arias Madrid.

En el grupo de Varela se destacaban: José Blandón Figueroa, Luis Eduardo Quirós, Pablo Vargas, Adolfo Valderrama, Luis Ernesto Carles, Luis Barría, entre otros. También estaban Ana Mae Díaz, Tomás Altamirano Duque, Alberto Alemán Zubieta, Luis Carlos Cabeza, Mario Galindo y Joaquín Franco III. Los expresidentes Francisco Flores, de El Salvador; Fernando de la Rúa, de Argentina, y Rafael Calderón, de Costa Rica, ocuparon su lugar de invitados especiales, mientras que el colombiano Álvaro Uribe abandonó la caravana en Penonomé.

También asistió el exmandatario ecuatoriano Abdalá Bucaram.

La misa, oficiada por el obispo Uriah Ashley, duró una hora y 30 minutos. Terminó con la canción Madrid, Madrid, interpretada por el barítono Ricardo Velásquez.

En la fundación Arias Madrid, donde se construyó el mausoleo en honor al médico y político panameño, su viuda pronunció un discurso en el que reveló que había guardado los diarios del expresidente desde 1930 hasta su muerte. Narró episodios de la vida del tres veces presidente de Panamá en medio de las convulsiones políticas de las épocas que le tocó enfrentar, e hizo alusiones a su relación con él. “Arnulfo Arias: hoy lo sabemos...tu último y verdadero amor fue Panamá; hoy lo entendemos”, dijo.

Los que esperaban que este evento sirviera como trampolín para impulsar el retorno político de la exmandararia, se quedaron esperando. No hubo muchedumbre enardecida gritando consignas a favor de la viuda de Arias Madrid, ni tampoco la anunciada medición de fuerzas entre varelistas y mireyistas. Sí se evidenció el distanciamiento entre las dos fracciones: por ejemplo, Moscoso omitió mencionar a Varela en la lista de agradecimientos por el acto.

También fue evidente la ausencia de políticos de Cambio Democrático, el partido del presidente, Ricardo Martinelli, con quien Moscoso simpatiza y del que se esperaba una gran asistencia. Los que si no faltaron fueron viejos panameñistas que llegaron a Penonomé desde muy temprano para saludar una vez más a su líder. El chorrerano Santiago Chang llegó desde las 9:00 a.m. al pueblo para ver al Fufo. “Fue un gran hombre; lástima que no lo dejaron gobernar”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIONES El magnate fundador de Apotex y su esposa murieron estrangulados

Aparentemente no hay señales de que las muertes hayan sido premeditadas o de que los Sherman sufrieran de depresión.
AFP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código