PROTESTA CIUDADANA

Aumenta el repudio: ‘no a la corrupción’

Frente al sitio donde quedaba La Mansión Danté, panameños clamaron por justicia y por un alto a la corrupción.

Temas:

Los manifestantes pidieron independencia en la administración de justicia, alto a la corrupción y que se sepa toda la verdad del caso Odebrecht. Los manifestantes pidieron independencia en la administración de justicia, alto a la corrupción y que se sepa toda la verdad del caso Odebrecht.

Los manifestantes pidieron independencia en la administración de justicia, alto a la corrupción y que se sepa toda la verdad del caso Odebrecht. Foto por: Roberto Cisneros

Ciudadanos indignados por la posibilidad de que los casos en los que se investiga corrupción y blanqueo de capitales queden impunes alzaron su voz ayer en la tarde en calle 50.

Panameños de todas las edades, razas, profesiones y con distintas ideologías gritaron: “no a la impunidad”, “no a la corrupción”. Se manifestaron días después de que el Juzgado Decimosegundo negara extender el tiempo a la Fiscalía Especial Anticorrupción para continuar investigando el caso Odebrecht, proceso que tiene 63 imputados.

Exigieron que se conozca el contenido de las delaciones hechas dentro del acuerdo con Odebrecht, la constructora que ha logrado contratos con los últimos tres gobiernos que sobrepasan los $9 mil millones.

Participaron representantes de gremios empresariales, de la sociedad civil organizada, miembros de partidos políticos, exfiscales y ciudadanos en general. Prometieron volver a la calle el próximo 9 de noviembre, día de la audiencia para homologar acuerdos del caso Odebrecht.

VOCES CONTRA LA IMPUNIDAD

Panameños protestaron en calle 50, cuatro días después de que se concentraran frente a la Corte Suprema de Justicia, donde también exigieron fallos que sean consecuentes con la justicia. Expandir Imagen
Panameños protestaron en calle 50, cuatro días después de que se concentraran frente a la Corte Suprema de Justicia, donde también exigieron fallos que sean consecuentes con la justicia. LA PRENSA/Roberto Cisneros

“Al corrupto castígalo con tu repudio”. La frase se leía en las camisetas que vestían miembros de uno de los grupos de ciudadanos que asistieron ayer a la concentración para rechazar la corrupción. “Exigimos justicia”, gritaban unos. “La corrupción nos afecta a todos”, gritaban otros.

Se reunieron en la calle 50 y la avenida José De la Cruz Herrera, exactamente frente a donde un día estuvo ubicada La Mansión Danté, el mismo lugar que en la década de 1980 congregó a miles de panameños que con pañuelos blancos, pitos y pailas exigieron el final de la dictadura.

La lluvia del último día de octubre caía por intervalos, pero aun así, la gente respondió. Vestidos de negro, de blanco, con banderas de Panamá, con pancartas, con sombreros, con máscaras.

Se vio al exdefensor del Pueblo Juan Antonio Tejada; al excivilista Aurelio Barría; al exmagistrado del Tribunal Electoral Guillermo Márquez Amado; y al abogado Miguel Antonio Bernal.

También estaban Félix Cuevas, de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas; el empresario I. Roberto Eisenmann; la cantante Paulette Thomas; el ambientalista Donaldo Souza; el veterano político Olimpo Sáez; Rafael Rafa Ceballos, de Jesús Luz de Oportunidades; al financista Felipe Chapman; y a Jorge García Icaza, expresidente de la Cámara de Comercio.

“Queremos la lista, la lista de coimeros”, gritaban los asistentes a la protesta.

A las 4:45 de la tarde, las aceras de un buen tramo de la calle 50 estaban repletas de ciudadanos indignados. Indignados por un fallo del Juzgado Decimosegundo Penal que, con la firma de la jueza suplente Lania Batista, negó una extensión de tiempo a la Fiscalía Especial Anticorrupción para seguir investigando el pago de sobornos que dio Odebrecht a funcionarios y particulares, expediente que tiene a 63 imputados.

Protestaron la misma semana en que se conoció la indagatoria del exembajador de Panamá en Corea del Sur Jaime Lasso, quien confesó que Odebrecht depositó $700 mil en su fundación Don James, dinero que, aseguró, fue a parar al oficialista Partido Panameñista para la campaña de Juan Carlos Varela –hoy presidente de la República–, para las elecciones de mayo de 2009.

SUPERCORRUPTA

También había superhéroes, personajes que no podían faltar en una protesta, justamente el día de Halloween, el día de las máscaras y de quitar las máscaras. Estaba Supercorrupta, mujer de capucha, ropa y capa, confeccionada con las banderas de los partidos políticos de Panamá, figura creada por el movimiento social El Kolectivo, otro de los grupos que repudió la corrupción en la calle.

Había gente del interior del país, también de Colón. Había artistas, ambientalistas, grupos de jóvenes, activistas pro derechos humanos, políticos locales.

Los carros pasaban lentamente por los carriles dispuestos para el tráfico. Los protestantes los saludaban desde la acera, agitaban banderas de Panamá, aplaudían o pregonaban frases contra la impunidad. Algunos les entregaban volantes que hacían referencia al momento que vive Panamá en lo que tiene que ver con la administración de justicia.

“Devuelvan el dinero, partida de coimeros”, “Todos son corruptos, todos son corruptos”, coreaban. “Toy cabreao”, se leía en la camisa negra de un hombre canoso.

EL MAYOR ESCÁNDALO

La mayoría de los que protestaron ayer exigía conocer toda la verdad del caso Odebrecht. Expandir Imagen
La mayoría de los que protestaron ayer exigía conocer toda la verdad del caso Odebrecht. LA PRENSA/Roberto Cisneros

“Todos robaron, todos robaron”, se escuchaba decir a los panameños en la calle 50, un día después de que los fiscales generales de 10 países de América Latina, y el de Suiza, se reunieran en Panamá para trazar estrategias contra la corrupción y el blanqueo de capitales.

En la denominada Declaración de Panamá, estos investigadores, cuyo punto común es el escándalo Odebrecht, argumentaron que necesitan plazos razonables para perseguir los delitos, debido a la multiplicidad de los hechos que se investigan, el número de imputados, el uso del sistema financiero, la ubicación de pruebas en el extranjero y la traducción de documentos.

En Panamá, a juicio de juristas y representantes de la sociedad civil, el escándalo Odebrecht, que tiene en la mira a varios exministros, es uno de los más grandes de la historia del país.

“Por el futuro de los nietos que todavía no tengo”, decía una de las pancartas que cargaba un protestante contra la impunidad, por el corto plazo para investigar los delitos y en contra de los que se quedan con el dinero que pertenece a las arcas públicas. El dinero de todos.

ELLOS OPINAN

La exfiscal anticorrupción Cecilia López fue otra de las que no faltó, y de paso, se refirió a la situación del país. Manifestó, por ejemplo, que hay grandes intereses de sectores poderosos del país para que los casos en los que se investigan delitos contra la administración pública y blanqueo de capitales se mantengan ocultos.

Dijo que ojalá los grandes procesos en los que se persigue la corrupción no queden impunes, tal como ocurrió con los casos Banaico y Cemis, entre otros, en los que, al final, no hubo personas condenadas.

López laboró durante más de 30 años en el Ministerio Público y en sus manos tuvo procesos como el que se le siguió al expresidente de Nicaragua Arnoldo Alemán por supuesto enriquecimiento injustificado, causa que tuvo un capítulo importante en el país luego de que depositara sumas millonarias en bancos locales.

Otro que habló fue el abogado y exdirigente de la Cruzada Civilista Tomás Herrera. A su juicio, existe un choque entre la legalidad y la justicia. No obstante, afirmó que en esta ocasión prefiere que se haga justicia. Considera que es necesario que se hagan reformas a las herramientas con las que se imparte justicia en el país. Dice, además, que no es aceptable que por un tecnicismo se caiga “un proceso tan importante como el de Odebrecht”.

No faltaron algunos políticos, como los perredistas Rolando Mirones y la diputada Zulay Rodríguez. Sin embargo, varios de los marchantes le recriminaron a la diputada del circuito 8-6 su presencia en la protesta. “Fuera, fuera, fuera”, le gritaron.

Olimpo Sáez, exmiembro del Movimiento Liberal Republicano Nacionalista, estimó que la convocatoria hecha por las organizaciones de la sociedad civil para exigir justicia en el caso Odebrecht “es prácticamente un reclamo de toda la sociedad”. Recalcó que lo bueno de la protesta es que fue una “convocatoria amplia para todos los sectores sociales que están en contra de la impunidad”.

En tanto, Alexis Reyes, del Frente Panameño, sostuvo que los jóvenes de Panamá tienen todo el derecho de exigir justicia y que los magistrados y jueces deben ser los primeros en respetar la Constitución y la ley.

Los manifestantes ya tienen una nueva cita: el 9 de noviembre próximo, día de la audiencia para homologar acuerdos por el caso Odebrecht.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Sep 2019

Primer premio

9 2 8 4

BADD

Serie: 3 Folio: 14

2o premio

2952

3er premio

8947

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código