La Boca

Temas:

RELIGIOSOS. La Iglesia Bautista La Boca cumplió 30 años de aniversario en 2012. LA PRENSA / Gabriel Rodríguez RELIGIOSOS. La Iglesia Bautista La Boca cumplió 30 años de aniversario en 2012. LA PRENSA / Gabriel Rodríguez
RELIGIOSOS. La Iglesia Bautista La Boca cumplió 30 años de aniversario en 2012. LA PRENSA / Gabriel Rodríguez

Es un barrio residencial en el lado del Pacífico del istmo cerca del principio del cauce del Canal de Panamá. Fue parte de la Zona del Canal, que fue revertido a Panamá tras el Tratado Torrijos-Carter en 1977.

+ info

Como la mayoría de las áreas revertidas, se convirtió en área residencial con la infraestructura y las comunidades que fueron construidas por los estadounidenses bajo el concepto de Ciudad Jardín, amparado en la Ley No. 21 del 2 de julio de 1997, el Plan Regional y el Plan General de Uso, Conservación y Desarrollo del Área del Canal.

De acuerdo con el libro Historia de la Arquitectura y el Urbanismo en el Siglo XX, de Samuel A. Gutiérrez, durante el periodo de 1904 a 1914, tras la ubicación de las comunidades de Ancón y Balboa, se levantó La Boca para alojar a los empleados negros y a sus familias.

La arquitectura se caracteriza por la gran cantidad de balcones y galerías, con terrazas cubiertas con tela metálica en contra de los mosquitos. Los espacios abiertos y la ausencia de cercas y muros refuerzan el concepto de Ciudad Jardín, permite que haya una armonía entre las instalaciones con la naturaleza.

Patrick Dillon, arquitecto urbanista, fundador de la firma EnSitu, quien ha colaborado con el Plan Maestro de Desarrollo de Ft. Sherman, San Lorenzo y Colón, y con el Biomuseo, indica era un área residencial para empleados norteamericanos que trabajaban en el área del puerto de Balboa.

A finales de la década de 1960 se instaló en esa zona el Canal Zone College que era un Junior Collage. Luego se asoció con Florida State University a finales de 1980 [ahora está en Clayton]. En la actualidad en estas instalaciones está la Universidad Marítima Internacional de Panamá (antigua Escuela Náutica de Panamá)

EL FERRY Y EL PUENTE

Desde que se concibió la construcción de un canal por los franceses, se constató que las ciudades de Colón y Panamá quedarían separadas del resto del país.

Tras la apertura del Canal de Panamá en 1914, el incremento de automóviles y la construcción de una nueva carretera hacia Chiriquí, aumentó la necesidad de construir un puente, ya que para movilizarse al interior había que pasar el tramo por un ferry que cruzaba desde La Boca hasta Farfán o viceversa los vehículos de carga y de pasajeros. De hecho, desde arriba del puente de Las Américas, se pueden observar los soportes originales del muelle.

El llamado ferry Thatcher o Thatcher Ferry Bridge fue habilitado por los estadounidenses durante la construcción del Canal. Según una publicación de Harry Castro Stanziola el 19 de octubre de 2003 en cada viaje, la embarcación podía albergar entre 28 y 34 vehículos. Su velocidad era de 10.5 millas marítimas por hora. “En sus inicios, el ferry transportaba mensualmente entre 60 mil y 80 mil pasajeros”.

En febrero de 1960 se le otorgó a la firma estadounidense John F. Beasly Construction Company el contrato para la construcción de un puente sobre el Canal, que sería el actual Puente de las Américas (La Prensa, 22/04/2012).

En 1955, con el tratado Remón-Eisenhower, el gobierno de EU se comprometió a construirlo a un costo de $20 millones. Empezó a construirse en 1958 y se inauguró el 12 de octubre de 1962, con una extensión es de mil 653 metros y una elevación sobre el Canal de 118 metros a marea promedio.

El peso de la estructura de acero es de 16 mil 975 toneladas y tiene una profundidad máxima de los pilares de 70 pies a marea alta.

EL RESIDENCIAL Y SUS VENTAJAS

Ahora La Boca es un pequeño barrio residencial, al lado de Balboa y una de las zonas más antiguas del Canal de Panamá con unas 40 casas de más de 60 años de historia, algunas de familias, panameñas y estadounidenses.

Anita Ortiz recuerda cuando su esposo trabajó por más de 40 años en el Canal -antes y después de pasar a manos panameñas-. Ella disfruta de la vegetación, la tranquilidad y la seguridad que brinda el lugar, con calles en donde los niños todavía pueden jugar tranquilos. La vecina comenta que “las viviendas fueron hechas de muy buena calidad, grandes y cómodas”.

Ortiz afirma que por la presencia de árboles, las casas están siempre frescas. A su patio llegan iguanas, ardillas y tucanes.

Ricardo Navarro tiene 33 años de vivir en La Boca y también disfruta de la tranquilidad y el verdor . “Los espacios entre casas lo hace un verdadero country club en el medio de la ciudad”, comenta. Indica que los vecinos en su mayoría siguen siendo los mismos de hace años, “lo que acentúa más el sentido de comunidad y aunque parezca increíble aún se habla en inglés todo el tiempo entre ellos”.

Franz Wald tiene ocho años de ser propietario de Canal Inn Bed & Breadfast, y dice que “es un sector muy céntrico y de una naturaleza encantadora”. Wald procura sembrar árboles en las áreas públicas del barrio “para ir remplazando los árboles viejos y así mantener la abundante vida silvestre del área”.

Otra de las ventajas es la adecuada vigilancia policial y privada por la universidad marítima y los tanques de depósito de combustible.

PREOCUPACIONES

Anita Ortiz explica que sí “se está respetando la zona desde que fue adquirido por la antigua Autoridad de la Región Interocéanica (ARI) de la Ciudad Jardín”, al menos en la zona residencial.

Sin embargo, recientemente iban a instalar una distribuidora de mariscos dentro del barrio y los vecinos acudieron al Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial y protestaron para frenar el comercio.

También dijo que a pesar de que la universidad marítima no representa ninguna amenaza para los residentes, quisieron instalar unos dormitorios en algunas casas que no han sido adquiridas por residentes, entre otras estructuras para la institución gubernamental y protestaron “porque los vecinos dijeron que no querían más instalaciones porque hacía más común el flujo de las personas y tráfico en la zona”.

Los residentes están atentos a que no se dañe el barrio, explica Ortiz. La vecina cuenta que están inscritos en Vecinos Vigilantes y entre ellos se cuidan, tienen sus números de teléfonos y contacto por cualquier anomalía.

Navarro añade que le gustaría que instalaran una cerca o muro perimetral para delimitar las casas residenciales y diferenciarlas de las que usa el gobierno. Tampoco está de acuerdo con que el Estado tenga oficinas en la zona.

“Esto viola nuestros derechos de comunidad exclusiva para viviendas... pero ya hemos sacado algunas oficinas por presión de la comunidad”, manifiesta Navarro.

A Wald le gustaría ver más árboles, ya que se talan y no se reemplazan los que son extraídos y le preocupa que a las áreas verdes propiedad del Estado no le den el mantenimiento adecuado. También indica que no debiera permitirse la circulación de camiones pesados por la vía principal. Navarro por su parte, informó de que el trafico es más notable en horas de la tarde, cunado el movimiento es hacia el Oeste y se tranca la entrada hacia La Boca.

Wald indica que la basura no es recogida a tiempo y no hay tanques de basura públicos, tampoco el camión recolector es constante. También se queja de la circulación de camiones pesados por la vía principal.

SEGURIDAD

Durante nuestro recorrido por La Boca, pudimos confirmar que en efecto la zona aparenta estar muy tranquila, en la parte residencial, tal como dijeron los vecinos. Sin embargo observamos en el muelle exceso de basura, malos olores, y sobre todo falta de seguridad, en donde solo una persona de Migración era la encargada de supervisar una carga de unos cinco unidades de atunes procedentes del puerto de Vacamonte. La presencia policial es nula y esta es una zona turística visitada por quienes desean ir de pesca, nacionales o extranjeros.

Conversamos con algunos trabajadores de la zona, quienes nos dijeron “que sí era una zona segura”. Aunque el propietario de una de las lanchas nos dijo que “había poca vigilancia de parte de las autoridades”. Dijo conocer de contenedores que estaban estacionados que funcionaban como escondites para consumir sustancias ilícitas.

RESPUESTA DE LA DIJ

Desde La Boca zarpan botes, unos 60 aproximadamente, de los cuales dependen directamente decenas de pescadores con sus familias, quienes se dedican a procesar y vender los productos, a reparar los trasmallos, barcos y motores, y en general a realizar cualquier actividad conexa a la pesca. (La Prensa, 9/7/2006).

EL ÁREA

En el presente, varias empresas marítimas y compañías de electrónica y telecomunicaciones y destilerías de combustibles las cuales fueron establecidas después de la Segunda Guerra Mundial. Los hospitales más cercanos son el Hospital Santo Tomás, el Oncológico y el Hospital Santa Fe. El Supermercado 99 dentro del centro comercial Albrook Mall y el Supermercado Rey en Albrook son los más cercanos, ambos con farmacias. Hay una subestación de policía en calle La Boca. La estación de bomberos está ubicada a un costado del auditorio Ascanio Arosemena en Balboa, así como la estafeta de correos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código