Periodista. Adiós al exdirector de ´the washington post´.

Bradlee perseguía la verdad

El editor y director del diario estadounidense supervisó la cobertura del caso ´Watergate´, el mayor escándalo político de Estados Unidos.
Ben Bradlee murió el pasado 21 de octubre de 2014, víctima del Alzheimer. Ben Bradlee murió el pasado 21 de octubre de 2014, víctima del Alzheimer.
Ben Bradlee murió el pasado 21 de octubre de 2014, víctima del Alzheimer.

Ha muerto a los 93 años Ben Bradlee (1921-2014), el legendario editor y director del diario The Washington Post (1965-1991), que, junto con los reporteros Bob Woodward y Carl Bernstein, destapó el caso ´Watergate´, el mayor escándalo político y de abuso de poder de un presidente de Estados Unidos.

Corría el año 1972 –la época política más turbulenta de Estados Unidos– cuando Bradlee y su equipo de periodistas se embarcaron en la investigación que desenmascaró una maraña de hechos relacionados con un supuesto robo al Comité Nacional del Partido Demócrata en el complejo de oficinas Watergate, en Washington, así como una serie de grabaciones de conversaciones ilegales que el expresidente Richard Nixon ordenó se hicieran desde la Casa Blanca.

El espionaje telefónico contra el Partido Demócrata fue una actividad planificada por los principales asesores de Nixon, H. R. Haldeman y John Ehrlichman, con un solo objetivo: conseguir información para preparar la reelección del presidente Nixon.

La investigación llevó a la renuncia de Nixon en 1974 y al inicio de una investigación contra docenas de funcionarios.

Durante su labor como editor de The Washington Post entre 1968 y 1991, el periódico no solo obtuvo el premio Pulitzer por sus historias sobre el caso ´Watergate´, sino que obligó al Pentágono a desclasificar documentos sobre la forma como se llevó a cabo la guerra de Vietnam, de acuerdo con una reseña de la agencia de noticias AFP.

Su legado de ideas

A Ben Bradlee, amigo y confidente del presidente John F. Kennedy y una de las figuras más importantes en Washington, solo le interesaba conocer la veracidad de los hechos.

“Para un periodista el principio fundamental es buscar la verdad y contarla”, dijo Bradlee, en una entrevista que le realizara el diario El País, de España, el 11 de enero de 2009, en su edición digital.

Durante toda su vida tuvo un solo trabajo: ser periodista. En 1948 fue reportero de The Washington Post, y corresponsal de la revista de Newsweek. Fueron los únicos medios para los que trabajó como periodista.

Después, cuando se hizo padre de familia, se fue a París, Francia, como agregado de prensa, el trabajo que menos le gustó porque tenía que redactar y explicar noticias desde un punto de vista positivo en tiempos de la guerra de Indochina.

Para Bradlee, uno de los placeres del periodismo “es que nunca sabes de qué vas a escribir cuando vas al trabajo. ¿Qué va a ocurrir en el mundo hoy? ¡Ni idea! Eso es lo excitante”, explicó.

Bradlee y el internet

La vida de periodista de Bradlee acabó antes de que apareciera el internet. Pero, Bradlee fue consciente de que la revolución tecnológica cambió la historia del periodismo y la forma de abordarlo.

“Internet lo ha cambiado todo. Y has de convivir con ello. Pero puedes exigir que los estándares de internet sean buenos. Y hay aspectos en que lo son. Pero hay mucho loco también”, comentó. “La instantaneidad de las noticias empezó con la televisión, e internet es la apoteosis de lo instantáneo”, agregó.

Bradlee observó que la cantidad de noticias frescas es ahora menor en los diarios. Por ejemplo, –dijo– durante la entrevista, en la portada de The Washington Post aparecen noticias que ya se conocen, o por internet o por la televisión.

“No estamos aportando nuevas historias, nuevos hechos... Por eso tenemos que concentrarnos en el significado de esos hechos que ya no damos nosotros en primer lugar; tenemos que saber si son importantes, si influyen en la historia, qué pasará en el mundo si se consolidan... Tenemos que saber eso y contarlo. Esa es nuestra función ahora”, anotó en la entrevista realizada por El País.

El final de un gran periodista

Ben Bradlee Crowninshield nació en el seno de la vieja aristocracia de blanco, anglosajón, protestante de Boston, el 26 de agosto de 1921. Sobrevivió a la polio cuando era adolescente y, tras graduarse de Harvard, se alistó en la Marina, con la que combatió en la Segunda Guerra Mundial.

Estas experiencias vitales forjaron en él la valentía y el compromiso por el que le recuerda toda una generación de periodistas que abrazó la profesión después de la repercusión histórica que tuvo la publicación del escándalo del ´Watergate´.

Él transformó para siempre este negocio. Su único principio inflexible era la búsqueda de la verdad. “Tenía la valentía de un militar”, recordaron tras su muerte los periodistas del ´Watergate´, Carl Bernstein y Bob Woodward. En los últimos años su salud fue deteriorándose por el Alzheimer. Sally Quinn, su tercera esposa y también periodista, dijo en septiembre que al legendario director le quedaba poco tiempo de vida.

TOMADO DE EL TIEMPO

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código