Facebook Live: Conteo regresivo al sorteo de Rusia 2018 Ver aquí

TRABAJOS ´DEFICIENTES´ DE ELECTRICIDAD

CSS: una gestión de derroches y dudas

Tres empresas vinculadas y dedicadas a la venta de comida, perfumes y mensajería hacían instalaciones eléctricas y obras para la Caja de Seguro Social.

Temas:

El director de la CSS, Guillermo Sáez-Llorens, guardó silencio durante las compras gravosas. LA PRENSA/Archivo. El director de la CSS, Guillermo Sáez-Llorens, guardó silencio durante las compras gravosas. LA PRENSA/Archivo.
El director de la CSS, Guillermo Sáez-Llorens, guardó silencio durante las compras gravosas. LA PRENSA/Archivo.

Más de un año ha transcurrido y nada. Las cosas –en especial todo lo que atañe a las auditorías– en la Contraloría General de la República marchan tan despacio que hasta ponen en riesgo vidas de pacientes y visitantes de la Caja de Seguro Social (CSS).

La contralora Gioconda Torres de Bianchini fue obligada por la Corte Suprema de Justicia a responder un cuestionario que le envió este diario el año pasado tras interponer un hábeas data.

Pero su respuesta fue igualmente esquiva: que está a la espera de los resultados de una auditoría a compras que hizo la Caja de Seguro Social, plagadas de irregularidades. En otras palabras, de nada ha servido la orden de la Corte Suprema de entregar la información, porque, tras un año, aún no tiene nada.

LAS IRREGULARIDADES

La lentitud de la auditoría de Contraloría contrasta con una interna que hizo la propia CSS, entregada al director de la institución, Guillermo Sáez-Llorens, y a la Contraloría el 20 de junio de 2013. En ella, los problemas, literalmente, brillan.

Por ejemplo, esta auditoría advierte de posibles cortocircuitos y conatos de incendios en el Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid, con lo que se pone en riesgo la vida de pacientes, sus familiares y funcionarios.

El informe enfatiza sobre la “deficiente” instalación de lámparas que hicieron las empresas Auguris Dell´Angelo y Logística y Transporte Nacional (Logitransa), ambas pertenecientes a un mismo grupo económico.

Un ingeniero de la CSS, encargado de la supervisión, expresó que estas instalaciones “pueden traer como consecuencia cortocircuitos y provocar conatos de incendio, lo que significa un peligro, tanto para la vida humana y salvaguarda de los bienes de la institución”.

En inspecciones de la Dirección Ejecutiva Nacional de Infraestructura y Servicios de Apoyo del Seguro –en las que estuvieron presentes los auditores– se hallaron cajas eléctricas sin tapas, empalmes de conductores fuera de sus cajas e “incumplimiento” en el replanteamiento eléctrico con los circuitos existentes para la instalación de las mencionadas lámparas.

El informe responsabiliza de estas “deficiencias” a la exsecretaria general de la CSS Doris Arias, y a sus entonces subalternas Olga Araica y Mariel Rovi. “No tenían el conocimiento que se exige para supervisar y recibir trabajos de electricidad”, subraya la auditoría.

Y pese a lo grave de los señalamientos contra Arias en el informe de auditoría, el expresidente Ricardo Martinelli le otorgó en su último día de gobierno –el 30 de junio de 2014– un indulto.

Arias trabajó para el Banco Panamericano, S.A. (Panabank), presidido por Guido Martinelli. En 1995, fue contratada como agente administrativa en la CSS por el entonces director de la entidad, Ricardo Martinelli.

La auditoría de la CSS surgió tras la publicación de una investigación de este medio en marzo de 2013, que reveló irregularidades en las contrataciones que hizo Arias.

La auditoría analizó aleatoriamente las compras entre enero de 2010 y junio de 2013.

Ante los hallazgos denunciados y la existencia de la auditoría interna de la CSS, La Prensa solicitó –entre marzo y agosto de 2013– información sobre las acciones legales que asumiría Torres de Bianchini en estas compras.

Más de un año después, y obligada por la Corte Suprema, la funcionaria respondió a principios de este mes que en julio del año pasado había ordenado una auditoría, que está “en su trámite final”, de las compras hechas entre el 2 de octubre de 2009 y el 1 de junio de 2013. Añadió que, de encontrarse irregularidades, se remitirá a las instancias correspondientes.

ADVERTENCIA

Las deficiencias halladas en el complejo hospitalario son las mismas que se encontraron en las agencias de San Miguelito, El Dorado y Chepo, donde también las empresas señaladas hicieron los mismos trabajos, indica el informe.

Lo mismo ocurrió en la Dirección Nacional de Ingresos de la CSS –ubicada en Clayton– y en las oficinas de la Contraloría en el edificio Bolívar, donde también se instalaron lámparas.

A los auditores les preocupó que los fiscalizadores de la Contraloría asignados a la CSS no verificaron que las empresas adjudicatarias contaran con la idoneidad necesaria para hacer las labores contratadas ni comprobaran que el objeto del contrato se había recibido a satisfacción.

La preocupación era legítima, pues las empresas que hicieron las instalaciones eléctricas se dedican en realidad a la mensajería y a la venta de perfumes y víveres, según sus propios avisos de operación en el Ministerio de Comercio e Industrias.

Aunque Logitransa amplió sus operaciones, la evidencia de que solo se dedicaba a la mensajería se encuentra en los archivos del portal electrónico gubernamental .

Además de las deficiencias señaladas, las empresas “no instalaron” las cantidades de lámparas exigidas, y a pesar de ello, se les pagó de manera “íntegra”.

Más de 30 lámparas no fueron instaladas, dice el informe. Se menciona que el pago de estas lámparas puede ser causa de perjuicios económicos a la institución.

Auguris obtuvo en febrero de 2013 un contrato de 27 mil dólares para “adecuar” una lámpara y un techo en una galera del Complejo Hospitalario Arnulfo Arias.

Arias también solicitó cambiar las lámparas de su oficina, aunque estaban en “óptimas condiciones”. Ahora estas permanecen en un depósito.

Las empresas Auguris Dell´Angelo, Logística y Transporte Nacional (Logitransa), así como Ventas y Servicios J.A.P. –perteneciente a este mismo grupo empresarial– obtuvieron en solo año medio –entre 2011 y 2012– más de 2.2 millones de dólares en contratos con la CSS.

Solo Auguris obtuvo más de un millón de dólares en construcciones “sin poseer el certificado de idoneidad de la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura”, destaca el informe, mientras que Ventas y Servicios J.A.P. sumó en contratos más de 90 mil dólares entre 2011 (año en que se creó) y 2012.

Esta última empresa tenía, además, 39 contratos y 11 órdenes de compra en trámite al momento de la auditoría. Su primera factura fue a nombre de la CSS.

Se intentó obtener la versión de los representantes legales de Auguris, Logitransa y de Servicios J.A.P., pero no devolvieron las llamadas ni mensajes de este medio. En el caso de Auguris, se habló con una ejecutiva, pero luego no respondió más las llamadas.

COMPRAS ONEROSAS

Una posible deuda de 7 mil dólares tendría que pagar también la CSS a Logitransa por el alquiler de 300 sillas que se encontraban en una “bodega no apta”. A ello se suma que Arias gastó otros 9 mil dólares en el alquiler y transporte de sillas, realizando pagos mensuales de mil dólares.

“Observamos en el lugar que las sillas –no identificadas como propiedad de la CSS– se encontraban apiñadas y dentro del servicio, evidenciando que no se trata de un depósito exclusivo para el almacenamiento”, se indicó.

El informe sostiene que fue “excesivo” el pago en alquiler y transporte de sillas, producto “de la irresponsabilidad y falta de conciencia del uso racional de los recursos” de la CSS, ya que las sillas solo se han utilizado en tres ocasiones.

En la verificación de los contratos que hicieron los auditores, se encontró que se habían “recibido a satisfacción” equipos para el complejo hospitalario que no fueron ubicados en esa instalación médica.

Por ejemplo, televisores, mesas de centro de sala y cuatro persianas de madera, estas últimas adquiridas a la empresa Muebles Modulares ( ver nota adjunta).

Este medio intentó sin éxito y por más de un año que el director de la CSS –quien está por terminar sus días en la institución– hablara sobre estas irregularidades.

Ante la insistencia, el 15 de julio pasado, y siguiendo los pasos de la contralora, envió un escueto correo asegurando que interpuso las denuncias penales ante el Ministerio Público, “que hace las investigaciones”, y que las medidas administrativas como sanciones y destituciones fueron aplicadas.

Arias recibió 83 visitas de proveedor

Durante un año, la exsecretaria general de la Caja de Seguro Social (CSS) Doris Arias recibió la “visita” de la presidenta de la empresa Auguris Dell´Angelo, que en corto tiempo logró sumar más de un millón de dólares en contratos menores otorgados por esa entidad.

Según registros de la CSS, entre 2012 y 2013, Ethazel Gómez –de la empresa Auguris Dell´Angelo– visitó a Arias en su oficina por lo menos 83 veces, incluso en horas “no laborables”.

Como justificación de las prolongadas visitas, que duraron en algunas ocasiones hasta cinco horas, Gómez alegóreuniones o asuntos personales, según detalla un informe de auditoría entregado en junio de 2013 por los auditores internos de la institución al director Guillermo Sáez-Llorens.

EREIDA PRIETO-BARREIRO

Muebles costosos y ´de mala calidad´

Casi medio millón de dólares en contratos fueron entregados a la empresa Muebles Modulares por la Caja de Seguro Social (CSS) entre 2010 y marzo de 2013.

Una auditoría interna de la CSS verificó aleatoriamente 22 de 46 compras dadas a esta empresa.

Lo que se descubrió deja muy mal parada a la administración de la CSS: un “costoso” mobiliario valorado “en menos” de lo adquirido y que “no todo pudo ser ubicado” en las instalaciones de la entidad.

Otras “irregularidades” fueron el uso de un “rubro incorrecto” en el portal electrónico PanamáCompra, imposibilitando la participación de otras empresas, y que las compras que aparecían “por adjudicar” ya se le habían entregado. Se intentó localizar a Ubaldino Isaza, representante legal de Muebles Modulares, pero el número que aportó en la CSS ya no le pertenecía, y la tesorera de la sociedad dijo desconocer del hecho porque renunció hace siete años al cargo, aunque este dato no está en el Registro Público.

También se benefició a Logística y Transporte Nacional con casi 29 mil dólares por cuatro sillones, una butaca, un loverseat, todos de “mala calidad” y mesas de centro de sala que los auditores no pudieron ubicar, dice el informe.

En menos de un año, algunos muebles estaban “inutilizables” en la sala de descanso de los médicos del salón de operaciones del complejo hospitalario.

La Dirección Médica del complejo confirmó a los auditores que se llevaron los muebles al depósito y los que quedan en uso están rotos o inservibles.

EREIDA PRIETO-BARREIRO

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Para las próximas 72 horas la alerta estará vigente para Chiriquí, Veraguas, Coclé, Colón, Los Santos, Panamá, Darién y la comarca Ngäbe-Buglé.
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Incremento de lluvias y vientos Alerta verde para siete provincias y una comarca

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código