REFERÉNDUM INDEPENDENTISTA

Cataluña no cede, el rey rechaza quiebre

En una comparecencia inédita, Felipe VI rechazó la vulneración sistemática de normas aprobadas legítimamente y que hayan fracturado la convivencia.

Temas:

Catalanes ondean la bandera indepedentista y gritan consignas. Catalanes ondean la bandera indepedentista y gritan consignas.
Catalanes ondean la bandera indepedentista y gritan consignas. AFP/Ander Gillenea

Dos días después del violento domingo en el que 2.2 millones de catalanes — menos del 45% del censo electoral— votaron un referéndum ilegal y sin garantías, en un ambiente enrarecido por episodios represivos de las fuerzas del orden, Cataluña quedó paralizada por una huelga general convocada para protestar contra la represión policial.

Prácticamente todas las escuelas y universidades cerraron, hubo paros masivos en la salud pública, parálisis en los puertos de Barcelona y Tarragona y cortes en las principales carreteras. Cientos de miles de personas recorrieron las calles enarbolando las esteladas (banderas de corte independentista) y gritaron con la mano en alto: “¡Els carrers seran sempre nostres!” (Las calles son nuestras).

Los enfrentamientos en la calle avivaron todavía más el debate sobre el estado de la región —una de las más prósperas, con el 19% del PIB español— y dejaron patente que ambos lados están más divididos que nunca.

La aspiración independentista que ha estado presente durante varias generaciones tiene una de sus principales causas en la economía. De Cataluña proviene casi un quinto del producto interno bruto de España, el equivalente a la economía de Portugal. De hecho, una de las principales aspiraciones de los líderes catalanes es la recaudación fiscal.

“El sentimiento independentista es una suma de muchas cosas. Hay una parte muy importante económica que ha aumentado exponencialmente por la crisis. En España no se entiende que la crisis la han vivido de manera más fuerte en Cataluña, porque no hay tantos subsidios, porque es una región eminentemente industrial y es la región que más tasas paga. Vivir en Barcelona hoy es carísimo. Además, Madrid nunca ha pensado en tratar a Barcelona como capital internacional”, apunta Rafael Nadal, ex director del Periódico de Cataluña.

De forma paralela al sentimiento nacionalista creció la aversión a España. Y eso se manifestó en las calles ayer, en una demostración desmesurada de hostilidad contra los 10 mil agentes de la Policía Nacional de España y la Guardia Civil desplazados hasta Cataluña, que llegaron a ser incluso expulsados de los hoteles donde se alojaban.

El gerente de la cadena de hoteles Checquin en Pineda, una zona turística de la Costa Dorada, denunció que se sentía “obligado” a desalojar a los agentes porque había recibido amenazas del Gobierno catalán de “cerrarlos durante cinco años”.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santa María, afirmó que no van a “tolerar comportamientos mafiosos de los ayuntamientos en Cataluña”. En este sentido, la Fiscalía de Barcelona abrió una investigación por instigación al odio para identificar a los supuestos autores de las presiones.

Las estridencias del conflicto llegaron a la mesa de trabajo de la Unión Europea, que mira con recelo lo que ocurre en España, ya que a nadie se le escapa que el porvenir de este conflicto puede levantar una polvareda en las viejas ansias nacionalistas en otros países miembros, como la región del Véneto en Italia o la de Baviera en Alemania. Pero lo consideran un problema interno y se desmarcan: “Esperamos que se sienten juntos, calmen la situación y encuentren una solución entre ellos”, explicó el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Jyrki Katainen, en una rueda de prensa en Estrasburgo (Francia).

La jornada se cerró con la intervención inédita del jefe del Estado: el rey Felipe VI. En un discurso excepcional, el rey acusó a la Generalitat de “deslealtad inadmisible” por su afán de quebrar el orden constitucional y democrático. De este modo, rechazó “la vulneración sistemática de las normas aprobadas legal y legítimamente” y les afeó que hayan “fracturado la convivencia”. Así, condenó el “inaceptable intento de apropiación de las instituciones” y habló también para los catalanes que rechazan este proceso unilateral de su gobierno: “No estáis solos, tenéis nuestra solidaridad y la garantía del Estado de derecho”, manifestó.

De momento, las posiciones políticas de quienes tienen en su mano poder cambiar el rumbo de los acontecimientos siguen enrocadas. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no piensa dar un paso atrás en su intención de declarar la independencia de manera unilateral. Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, no comparecerá hasta la semana próxima al Congreso para abordar la situación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código