UN GRANDE DE LA COMEDIA LATINOAMERICANA

El Chavo se fue de la vecindad

Roberto Gómez Bolaños iba a ser ingeniero, pero la televisión lo enganchó. Genio libretista y actor cómico supo crear personajes inolvidables.

Temas:

Muchos pensaban que aquello no iba a funcionar. Adultos disfrazados de niños, jugando y haciendo berrinches. Parecía ridículo. Pero no. La Chilindrina, Quico, Don Ramón, Doña Florinda, el Profesor Jirafales, Ñoño, la bruja del 71 y por supuesto, el Chavo del ocho, el protagonista de esa serie de sketchs televisivos que retrataban la vida de una vecindad popular de la ciudad de México, se convirtieron muy pronto en personajes entrañables, en dueños de las carcajadas del país azteca y pronto, del resto de la América Latina.

La mente detrás de ese invento, uno de los productos insignia de Televisa, monstruo mexicano de los medios de comunicación, era un hombre de baja estatura y afilado ingenio, capaz de convertir el absurdo en una imparable seguidilla de hilarantes éxitos: Roberto Gómez Bolaños.

Aunque había estudiado ingeniería, lo que realmente llamaba a Gómez Bolaños era el espectáculo.

Fue Agustín Delgado, director de cine mexicano, quien le puso el mote de ´Chespirito´ una forma hispanizada de decirle que era un ´Shakespeare chiquito´, al caracterizarlo como un hombre de baja estatura pero con un talento extraordinario para crear libretos, historias y personajes.

Gómez Bolaños había nacido en ciudad de México el 21 de febrero de 1928, era el segundo hijo de Elsa Bolaños–Cacho Aguilar y Francisco Gómez Linares.

El papá de Chespirito era un artista gráfico de cierta relevancia, ilustrador de importantes medios de comunicación mexicanos. Al parecer esa vocación artística influyó al hijo, que pese a haber cursado estudios de ingeniería, se decantó por las letras y terminó trabajando como creativo publicitario para la agencia D´arcy México.

De allí pasó a ser escritor de televisión. Durante la década de 1950 escribió el programa semanal Crónicas y canciones que en la década siguiente llegaría ocupar el segundo lugar del raiting nacional junto con El estudio de Pedro Vargas, cuyo guión también estaba bajo la responsabilidad de Chespirito.

Incluso trabajó en un proyecto para Mario Moreno ´Cantinflas´ que no llegó a emitirse por la elevada suma de dinero que exigía el actor por su participación.

En 1968 tuvo la oportunidad de dar rienda suelta a su creatividad en un espacio sabatino. Allí creó Los supergenios de la mesa cuadrada y Ciudadano Gómez, que fueron el germen de lo que luego se llamó, simplemente, Chespirito.

Con ese nuevo nombre, y con Bolaños también como actor de sus propios personajes, nacerían en 1970 El Chapulín Colorado y luego el Chavo del ocho. Gómez Bolaños entendió que un retrato irreverente (aunque blanco) de la sociedad mexicana y latinoamericana, podía ser un pasaporte al éxito.

El Chapulín encarnaba a un superhéroe (o antihéroe) que condensaba los defectos, las mañas, la espontaneidad, la picardía latinoamericanas, que iba en contra del molde estadounidense.

Con el Chavo, Gómez Bolaños rendía un homenaje a los niños sin hogar, un problema no solo de su país sino de toda la región.

El programa no tardó en convertirse en número uno en México y eventualmente lo mismo pasaría en el resto de América Latina. Hasta en España se llegó a emitir con éxito. Se transmitió durante 25 años hasta 1995.

Rubén Aguirre, quien interpretó al inolvidable Profesor Jirafales, de El Chavo, y a Lucas Tañeda, de Los Chiflados, dijo hace unos días, para disipar rumores, que Gómez Bolaños quiso terminar el programa en un buen momento y no esperar a su decadencia.

“Roberto quiso dejar el programa en la cumbre. Todo lo que hubiéramos hecho después de eso era bajar. Cada día que pasaba a los actores nos costaba más hacer el papel de niños”, dijo.

Triste fue su disputa con los actores María Antonieta de las Nieves (La Chilindrina) y Carlos Villagrán (Quico), quienes “pelearon” después los derechos de los personajes que interpretaron. “Es la ambición del dinero”, se lamentaba Aguirre.

En 2006, inició el proyecto de El Chavo animado, con el que alcanzó a las nuevas generaciones que no habían crecido con los personajes originales, de carne y hueso, de su programa.

En 2007, Gómez Bolaños se casó con Florinda Meza (doña Florinda), tras más de dos décadas de unión libre.

En 2009, una complicación en la próstata lo envió al hospital y asustó a sus millones de seguidores.

Las complicaciones de salud que padecía hace años, como la diabetes y un enfisema pulmonar, parecen haber sido demasiado para sus 85 años.

El continente, que supo reír con el mundo que creó y recreó Chespirito, hoy lo llora.

(Con información de agencias internacionales de noticias)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código