problemas financieros para terminar obra

Consorcio emplaza a la ACP

GUPC revela que no puede continuar con la construcción de las esclusas si no le pagan $1,600 millones. La ACP no cede a las presiones.

Temas:

La expansión del Canal de Panamá, uno de los proyectos de ingeniería más complejos e importantes a nivel mundial, se enfrenta a millonarios reclamos que ponen en riesgo su entrega oportuna. La obra tiene un avance global del 71%. LA PRENSA/ Eric Batista. La expansión del Canal de Panamá, uno de los proyectos de ingeniería más complejos e importantes a nivel mundial, se enfrenta a millonarios reclamos que ponen en riesgo su entrega oportuna. La obra tiene un avance global del 71%. LA PRENSA/ Eric Batista.
La expansión del Canal de Panamá, uno de los proyectos de ingeniería más complejos e importantes a nivel mundial, se enfrenta a millonarios reclamos que ponen en riesgo su entrega oportuna. La obra tiene un avance global del 71%. LA PRENSA/ Eric Batista.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) recibió una notificación que complica la tensa relación que mantiene con el mayor contratista de la ampliación de la ruta acuática, hasta ponerla en punto de quiebre.

El 30 de diciembre pasado, en horas de la tarde, Grupo Unidos por el Canal (GUPC) hizo oficial una amenaza. El consorcio, a cargo del diseño y construcción del tercer juego de esclusas, envió a la ACP una nota de preaviso de suspensión de sus trabajos ante el supuesto incumplimiento del contrato por parte de la ACP.

La entidad, de acuerdo con fuentes consultadas en el tema, no respondió la misiva, probablemente en busca de asesoría legal para dar un paso en firme.

GUPC, por su parte, había montado su estrategia, y ayer –el primer día del año­ comunicó públicamente su intención de suspender los trabajos de ampliación de la vía. De paso, le fijó a la ACP un plazo de 21 días para cumplir sus requerimientos.

Sus aspiraciones no son sencillas. El consorcio destacó que necesita del pago de mil 600 millones de dólares por sobrecostos, lo que elevaría el monto destinado de la ampliación del Canal a una suma inimaginable por la administración de la ruta marítima.

GUPC se adjudicó el contrato de diseño y construcción del tercer juego de esclusas en julio de 2009, por 3 mil 118 millones de dólares. La oferta fue la más baja que se presentó entre otros dos competidores.

Transcurridos cuatro años, el grupo empresarial afirma que es imposible hacer el proyecto con los costes pactados y culpa a la ACP por los atrasos en el vaciado de concreto, fase vital para permitir la durabilidad deseada de las esclusas.

También le achaca a Jorge Luis Quijano, administrador del Canal, el incumplimientos de aparentes acuerdos conversados.

Con este panorama a cuestas, GUPC reconoció ayer, a través de un comunicado, “que no puede continuar una obra en la que se proyecta 1.6 billón (mil 600 millones de dólares) en sobrecostos”.

Complejo trayecto

En este escenario no hay opciones a la vista. Al menos no una solución inmediata para el consorcio compuesto por la española Sacyr Vallehermoso, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana, S.A.

El consorcio admite problemas financieros para seguir el proyecto y la ACP se mantiene en su posición de llevar cualquier reclamo a las instancias pactadas en el contrato.

Esto implica presentar el reclamo formal de los sobrecostos por mil 600 millones de dólares ante un oficial de contrataciones de la ACP.

Si no se resuelve en este punto, se traslada el reclamo a una junta de resolución de disputas. Y si no hay humo blanco, se llevaría el caso a un arbitraje internacional.

Los tiempos implícitos en el proceso impedirían tener una respuesta en los 21 días que fija GUPC para continuar la obra.

La relación entre el consorcio y la ACP se ha vuelto tirante, ya que GUPC acusa a Quijano de haber incumplido las normas y regulaciones establecidas en el contrato, “forzando al contratista a renunciar a varios de sus derechos”.

Según la empresa, la ACP ha fallado en mantener y restaurar el equilibrio financiero con GUPC por los eventos imprevistos que se han presentado en la obra, “algo que ocurre de manera habitual en proyectos de esta envergadura”.

El problema de fondo es que GUPC ha pedido a la ACP acogerse a normas de equilibrio contractual estipuladas en el artículo 21 de la Ley de Contrataciones Públicas, para resolver las reclamaciones que han presentado, en lugar de usar los parámetros fijados en el pacto suscrito, luego de adjudicarse la licitación.

En tanto, Quijano rechazó ayer las presiones de GUPC contra la administración del Canal, que, a su juicio, tienen como único propósito forzar a la organización a negociar fuera de los términos establecidos en el contrato para la construcción.

“No importa qué tipo de presión se haga contra la ACP, nosotros mantenemos nuestra exigencia de que GUPC respete el contrato que ellos mismos aceptaron y firmaron”, destacó Quijano en un comunicado.

El principal responsable de la operación canalera aprovechó para aclarar que el preaviso de GUPC no es un cese inmediato de sus operaciones.

“De acuerdo con el contrato, la intención de suspensión no implica una terminación o abandono del proyecto”, dijo.

De hecho, el consorcio mencionó que mientras transcurre el período que ha puesto como fecha límite, continuará con normalidad los trabajos de construcción.

Sin embargo, esa normalidad tiene un componente de incertidumbre respecto a la terminación oportuna de la obra y sus efectos en el comercio mundial.

La expansión del Canal ya presenta un atraso de ocho meses sobre la fecha contractual, que es el 21 de octubre de 2014, y con la actual advertencia de GUPC las cosas se podrían empantanar.

Inmediatamente se definió la ampliación del Canal, clientes y usuarios hicieron planes para fabricar y utilizar embarcaciones postpanamax, el nuevo tipo de barco que pasará por el tercer juego de esclusas una vez esté listo. Sin embargo, con el retraso, estas embarcaciones se tendrían que desviar por el canal de Suez hasta que se concluyan los trabajos.

Además, se verían afectados los planes financieros de los puertos que han hecho millonarias inversiones para obtener el calado que necesitan las megaembarcaciones que recibirán.

La ACP ha dicho que está en capacidad de tomar el control de los trabajos de construcción del tercer juego de esclusas, en caso de que el contratista disminuya el ritmo de avance o paralice el desarrollo de la obra.

“El proyecto no se va a detener, esto lo vamos a acabar”, afirmó Quijano a este diario semanas atrás.

La ampliación tiene un avance del 71% y el contrato de construcción de las esclusas, un 64%.

GUPC negó una vez más que ejerce presión a la ACP e insiste en que siempre ha estado dispuesto a colaborar, dentro del contrato y de las leyes panameñas, para terminar la obra en el menor tiempo y costo posible.

El pronóstico, antes del ultimátum de ayer, era que la ampliación estaría lista a mediados de 2015.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código