ESTADOS UNIDOS

Disturbios en marcha ultraderechista

El presidente estadounidense Donald Trump apeló ayer a la unidad de los ciudadanos y condenó los actos de violencia en Virginia.

Temas:

La extrema derecha y grupos antifascistas se enfrentaron ayer en Charlottesville. La extrema derecha y grupos antifascistas se enfrentaron ayer en Charlottesville.
La extrema derecha y grupos antifascistas se enfrentaron ayer en Charlottesville.

Una polémica manifestación organizada ayer por grupos de la extrema derecha estadounidense en Virginia se transformó en un drama, luego de que un automóvil embistió una multitud de contramanifestantes antirracistas, dejando al menos un muerto y varios heridos.

Este incidente aparentemente voluntario se produjo poco después de que se prohibiera esa manifestación, que estuvo salpicada de violentos enfrentamientos, una situación que llevó al presidente Donald Trump a condenar los hechos.

“Condenamos en los términos más firmes posibles esta exhibición atroz de odio, fanatismo y violencia procedente de varios lados”, señaló el mandatario desde Bedminster, Nueva Jersey, donde está de vacaciones. “El odio y la división deben detenerse ahora”, agregó. “Tenemos que unirnos como estadounidenses con amor a nuestra nación”.

Sus declaraciones se produjeron minutos después de que el alcalde de Charlottesville (Virginia), Mike Signer, confirmó la muerte de un manifestante. “Tengo el corazón destrozado porque se haya perdido una vida aquí”, escribió en Twitter.

Las violentas refriegas se registraron entre militantes antirracistas y grupos de la extrema derecha reunidos en esta localidad, obligando al gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, a declarar el estado de emergencia y a la Policía a prohibir la manifestación.

Declarar el estado de emergencia permite movilizar una mayor cantidad de medios policiales.

En medio de nubes de gas lacrimógeno, los enfrentamientos a golpes entre manifestantes de la derecha radical y contramanifestantes se multiplicaban aun antes de comenzar la movilización, con riñas, arrojándose proyectiles e intercambiando golpes con palos, confirmó una periodista de la AFP que estuvo en el lugar.

Los grupos de la derecha radical, entre los que figuraba el Ku Klux Klan y neonazis, querían denunciar y oponerse en forma unitaria al proyecto de Charlottesville de retirar de un espacio municipal la estatua del general confederado Robert E. Lee, quien luchó a favor de la esclavitud durante la Guerra Civil estadounidense.

El presidente Trump se había pronunciado previamente sobre estos episodios a través de Twitter, llamando a la unidad.

Algunos manifestantes, que apoyan la supremacía de la raza blanca, llegaron enarbolando banderas confederadas, un símbolo considerado racista por buena parte de los estadounidenses.

McAuliffe había exhortado el viernes a los habitantes de la ciudad a que no asistieran a la manifestación.

“Este evento podría ser una vitrina histórica de odio, reuniendo en un solo lugar un número de extremistas inédito desde hace al menos una década”, advirtió Oren Segal, director del Centro sobre extremismo de la Liga Antidifamación.

Por su parte, Paul Ryan, el líder republicano en el Congreso, denunció la reunión como un “espectáculo repugnante”, basado en una “intolerancia vil”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código