INDIGENCIA AUMENTÓ 1.5% ESTE AÑO

Durmiendo sobre camas de cemento con vista al cielo

Calle K, Calidonia, San Miguel, las avenidas B y Frangipani son las áreas donde pernocta la mayor cantidad de indigentes, asegura el Municipio.

El informe Panorama social de América Latina 2011, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), indica que la indigencia bajó de 22.6% a 12.3%, es decir, 10.3%.

Pero en Panamá, dice el documento, hubo un incremento de 1.5% en el último año, que es evidente al transitar de día o de noche por la ciudad capital.

En la plaza Víctor Julio Gutiérrez, en Calidonia, el cuerpo en descanso de América Almanza Baule, de 57 años, se mece como si reposara sobre una cuna infantil, pero es su cuerpo que tiembla por el frío nocturno.

Tiene un pañuelo rojo amarrado en la cabeza, camisa, pantalón y zapatos negros. La despiertan. Ella pregunta si le pueden dar algo con qué arroparse. Le dan un cárdigan, se lo trata de colocar, pelea con sus brazos, al final pide ayuda.

Cuenta que creció en La Arena de Chitré y que es la cuarta de seis hermanos. Asegura que tiene dos hijos que viven en el extranjero, la hija es arquitecta y el varón ingeniero, y que no recibe ayuda social porque “mi familia tiene plata”.

El cárdigan calienta su figura delgada, deja de temblar y vuelve a dormirse.

El portal del edificio Victoria, ubicado entre la avenida Cuba y la calle 34 este, hace las veces de hostal. Hasta 11 “clientes” puede tener en una madrugada lluviosa de viernes, como la de antes de ayer.

Pero ese lunes de diciembre el espacio solo era compartido por tres hombres. El primero se niega a ser invadido, es enfático al decir que no quiere hablar; el segundo se encuentra profundamente dormido, y el tercero, con un par de botas nuevas y una mochila a su costado, recita su mala racha: “tres meses durmiendo aquí”.

El hombre de 37 años, oriundo de Chame, explica los hechos que lo llevaron a vivir en la calle. “Tengo un vicio, el guaro. He perdido como 30 trabajos, cuidado que hasta más”.

Ahora tiene un nuevo trabajo en una construcción en Punta Pacífica, duerme en las calles citadinas y su higiene la resuelve en los baños de casinos y en pensiones.

“En una pensión en Santa Ana pago 50 centavos y me puedo bañar”, manifiesta.

Aquejado por un dolor de espalda, dice que se ha prometido que esta vez no se gastará su quincena en licor y en trabajadoras sexuales, porque preferirá alquilar un cuarto.

Caminando en dirección al hospital Santo Tomás va una mujer de tez clara, de contextura gruesa y perfumada de suciedad, ella dice que le llaman Marta, pero que su verdadero nombre es Celia, que es colombiana, que su mamá la trajo de joven y que su único hijo es panameño. También dice que está enferma de la cabeza.

Viviendo en la calle también está Eladio López, de 68 años, oriundo de la comarca Guna Yala, que trabaja comprando mercancía en el Mercado de Abastos.

Afuera de un casino de Calidonia esperaba a que llegaran las 11:00 de la noche para irse a El Marañón, su lugar fijo donde pernocta.

Pronunciando su mejor español dice: “Yo no tengo familia, sincero [se lleva una de las manos al pecho]. Mi padre se murió, mi mamá se murió”.

En su trabajo, cuenta que en “los días buenos, pues yo puede hace 15 dola. Los días malos gano 8 a 9 dola”, expresa López, un hombre pequeño, de postura erguida, quien a pesar de estar en una situación de indigencia, tanto él como su ropa se ven limpios.

Su premisa es “yo consigo buena plata, yo compro mi ropa, compro mis zapatos. Toy vestido bien, yo toy bien. Como bien, yo toy bien. Lo único que estoy durmiendo mal, eso es lo malo”.

A pesar de que no tiene un lecho de calidad para su descanso, afirma no querer ir a los albergues de rehabilitación para marginados de Remar Panamá, alegando que de allí no podrá salir y que no le agrada que se lleven a la gente de manera obligatoria.

Estricta definición

Falta de medios para alimentarse, vestirse, etcétera, es como define el Diccionario de la lengua española a la indigencia. Mas el concepto de indigencia para la gerencia social de la Alcaldía de Panamá es más estricto.

Una persona que tiene casa o un familiar que lo reclama no entra en el calificativo de indigente, explica el subgerente de Desarrollo Social, Grimaldo Córdoba, aunque pernocte en las aceras o en un lote baldío, goce o no de sus facultades mentales.

Añade el funcionario que hacen operativos para captar indigentes una o dos veces al mes; las trabajadoras sociales los entrevistan y definen quién entra en el concepto de indigencia que maneja la Alcaldía capitalina.

La Alcaldía de Panamá le paga 204 mil dólares anuales a Remar para que se ocupe de brindarle alojamiento, alimentación, atención médica y orientación a esta gente.

Rescate fallido

“Los indigentes representan un espectáculo dantesco. Están tirados en las aceras, practican hasta actos sexuales en las aceras. Irrespetan la propiedad tanto pública como privada. No son personas agresivas, pero a ningún ciudadano de buen vivir le gusta ver indigentes”, dice Córdoba.

“Nosotros tenemos el compromiso de separarlos de la sociedad, porque no están haciendo ningún beneficio, más bien alteran el orden público y perjudican la paz de los ciudadanos”, agrega y explica cómo es el proceso de captación de personas en indigencia.

La Unidad de Rescate Ciudadano, una dependencia de la Policía Municipal, es el equipo que se encarga de coordinar el levantamiento del indigente y trasladarlo a la sede de Remar que le corresponde.

Este proceso lo hacen tanto en operativos como cuando se da el reporte de un indigente por algún ciudadano, menciona Córdoba.

Remar Villa Zaíta, Chilibre y Caimitillo son los tres albergues que tienen el contrato con la Alcaldía de Panamá. En el primero albergan a las mujeres; en Chilibre, a la población varonil joven, y en Caimitillo reciben a enfermos psiquiátricos y de geriatría. En el último conteo que hizo la Alcaldía reportó que había, 110, 35 y 9, respectivamente.

Entre la masa de indigencia que se ve en la ciudad panameña sobresalen dos grupos, advierte el funcionaro: las personas que tienen un desbalance emocional psiquiátrico y los farmacodependientes.

Con respecto a la atención que estas personas reciben en los diferentes albergues Remar, la administradora Sandra de González explica que el programa que deben cumplir empieza “con aseo personal, compartir la palabra de Dios, desayuno, labores cotidianas de aseo del hogar, plantaciones, taller y refrigerio a las 10:00 a.m. Almuerzo, descanso, talleres ocupacionales. Charla general a las 6:00 p.m., cena, juegos de mesa o televisión y descanso”.

Si se deseara transformar ese aumento del 1.5% de indigencia señalado por la Cepal para Panamá, ¿cuántos rostros con brazos y piernas hay que contar?

En la capital, “cerca de 400 personas, [pero] el 60% está en los albergues municipales”, responde el subgerente de Desarrollo Social.

Empero este porcentaje no es exacto, puesto que “los conteos se rigen por la cantidad de personas que están en el albergue en el momento” en que personal del Municipio llega a estos lugares, dice Córdoba en una de sus aclaraciones.

Añadió el funcionario que no podemos ser muy certeros sobre cuánto se queda una persona en Remar. Hay quienes se quedan un día, y otros, hasta seis meses.

Una que se quedó pocos días en Remar es Celia, pero que se hace llamar Marta. Dijo que se fue porque la ponían a trabajar muy duro. Me ponen a barrer, trapear y a limpiar los baños. A mí no me gusta cocinar”, explica mientras toma una sopa de pollo con arroz blanco, sentada de medio lado sobre el borde del macetero de una farmacia, cercana al hospital Santo Tomás.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código