Corte interfiere en decisión electoral

Editorial: Panamá, en una hora crucial

Temas:

Un día triste y funesto para nuestra democracia. Así, tal cual lo han dicho los magistrados del Tribunal Electoral (TE). El insaciable apetito de Ricardo Martinelli propinó el primer porrazo frontal a la única institución pública que aún obstaculiza su decisión de perpetuarse en el poder. 

La jugada se veía venir desde el momento en que este requirió jurar, ante 13 notarios, que no buscaría la reelección. Pero ya los panameños lo conocemos demasiado bien y sabemos el valor que tiene su palabra empeñada. Sus acciones no tardan en delatarlo. 

A sus falsas promesas le anteceden, de manera notoria, la concentración de poder mediante el desguace de la institucionalidad de los otros órganos del Estado, la creación de nuevas autoridades y el nombramiento en ellas de titulares como cabezas de playa, obsecuentes con él en futuras administraciones. 

Y en la campaña el Presidente (que debería mantenerse neutral) participa y gasta como si fuera él el candidato oficial, mientras nos entretiene con mimos, nimios y mimitos. 

Que no nos quede duda: Martinelli llegó al poder para quedarse y –no importa la forma ni los peones que ponga por delante– el torneo electoral que se avecina será tortuoso, porque a toda costa buscará permanecer mandando luego del 1 de julio de 2014. 

La institucionalidad ha sido descuartizada con la asistencia de quienes fueron comprados o de los mismos que siempre se ponen en servidumbre al paso de los autócratas. Nuestra democracia está en riesgo crítico, ya que los panameños estamos viendo cómo Alejandro Moncada Luna anula al TE con absoluto desprecio del orden constitucional y la vergonzosa pasividad (o el cómplice silencio) de los otros ocho magistrados. Sin la independencia del TE, el pueblo habrá perdido su garantía de elegir libremente a los próximos gobernantes.

Por delante tenemos la defensa inmediata del TE y de sus competencias. Panamá vive un momento crucial de su historia, y de hecho el más trascendental de los tiempos posdictadura. La obsesión y el pánico de quien teme perder el poder, sin importarle la temeridad suicida en que embarque al país, está planteada. Una vez más la voluntad y determinación de los panameños son convocadas para decirle a todo esto: ¡Basta ya!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código