PANAMÁ E ITALIA: ESCÁNDALO MARTINELLI - LAVÍTOLA

Emerge el caso de las ´cárceles modulares´

Las interceptaciones telefónicas ordenadas por los fiscales de Nápoles y Bari dejan en evidencia las gestiones realizadas por Valter Lavítola con el objetivo de poder formalizar la contratación con el Gobierno de Panamá para la instalación de un sistema de cárceles modulares en varias provincias del país, y cuyo valor se estimaba en 176 millones de dólares. Valter Lavítola hacía alarde de sus conocimientos de Panamá y de su estrecha relación con el Presidente de la República, en búsqueda de nuevos socios para sus negocios en el país. Primero lo hizo con los contratos del grupo empresarial Finmeccanica y también lo intentó para la construcción de las cárceles modulares, negocio que al final fracasó.

Traducción de los textos presentados por los fiscales Henry John Woodcock, Vincenzo Piscitelli y Francesco Curcio ante el Tribunal Ordinario de Nápoles.

En el curso de las interceptaciones disponibles sobre Valter Lavítola, se captaron numerosas conversaciones telefónicas sobre la instalación en Panamá de cuatro “cárceles modulares” por el Consorcio Svemark.

Como veremos –y este punto es muy significativo y coherente con lo que hasta ahora se ha evidenciado–, la construcción de dichas cárceles estaba previsto en el memorando firmado en junio de 2010 por Italia y Panamá, durante la famosa cumbre en la que participó el mismo Lavítola.

En una conversación de julio de 2011, Mauro Velocci pide a Lavítola interceder ante Méndez (identificada como Roxana Méndez, ministra de Gobierno de la república de Panamá) para cambiar la fecha de un encuentro en la embajada. Resulta bastante evidente cómo Lavítola, realmente, desarrollaba –algo probado sin exageración alguna– un rol de bisagra entre los gobernantes panameños y los empresarios italianos.

Folio 143

Decreto: 43725/09

Magistrado: Dr. Vincenzo

Piscitelli

Sujeto monitoreado:

Valter Lavítola (Brasil)

Secuencia: 29

Día: 19/07/2011

Hora: 18:34:07

Sujeto llamado: Mauro

Velocci

En esta conversación, Velocci le relata a Lavítola que la ministra Méndez le ha concedido una cita en la embajada, para un día en el que ya no estará en Panamá, lo que constituye un problema.

Como respuesta, Lavítola le relata a Velocci que el embajador lo llamó informándole de la cita con Méndez.

Luego se produce un intercambio que evidencia confusión sobre la fecha y preocupación por el papel que jugaría el embajador, en caso de que ninguno de ellos dos pueda asistir a la cita.

Folio 145

Decreto: 43725/09

Magistrado: Dr. Vincenzo

Piscitelli

Sujeto monitoreado:

Valter Lavítola (Brasil)

Secuencia: 30

Día: 19/07/2011

Hora: 18:38:10

Sujeto llamado: Mauro

Velocci.

En esa conversación se produce un intercambio entre Lavítola y Velocci que evidencia preocupación por la falta de novedades en Panamá e incluso cierto grado de angustia.

Valter: Eh, escucha, ¿novedades?

Mauro: (incomprensible) Nada... ninguna novedad, yo estoy aquí esperando desde Italia nada nuevo en especial...

.......

.......

V: No, no han hecho un caraj... allá dijo que no quiere firmar nada, los enredos de siempre.

........

........

V: ¿Tú, cuándo vas?

M: Yo voy el domingo (incomprensible).

V: Vamos a ver, dale, vamos a ver, allá de todas maneras tú sabes cómo está el asunto.

M: Sí, sí.

V: No.

M: Sí, no, no pero aquella él total, aquello lo tiene que resolver, pero ahora quiero ver cómo... pero quiero que... es decir que sea claro porque yo.. cómo lo digo.... Escucha pero una cosa te tengo que decir, si tú lo puedes pensar a esta idea de anticipar porque... porque no me gusta dejarlo solo... entiendes. Por lo menos en el primer encuentro.

V: Eh sí, esto si, pero no has entendido... (incomprensible).. decir estupideces. Ahora la cuestión es que yo en ese momento no puedo ir a solicitar, porque si no ellos me dicen: entonces tú no has entendido nada. Ellos no lo querrán ver la próxima vez tampoco, entiendes, hay que (incomprensible).

M: Ah... y entonces si no lo ven, y si no lo quieren ver la próxima vez tampoco, para mí lo he escuchado y estoy hasta más relajado...

V: Seguro.

M: Entiendes, mi preocupación es solamente que ese bobo va allá y se pone a hacer el bobo, entendiste.

V: Pero... sabes cuál es la cosa que me ha hecho... él se hace tanto el inteligente porque me ha llamado y me ha dicho: pero sabes, yo le he enviado la carta de aquel asunto que dice que a (incomprensible).. me ha pedido las cos.. entonces yo ahora,... para mí al final se vuelve administrable. Tal vez tenía razón Angelo [Caprotti de Svermark].

......

......

V: No, bueno, Angel cómo está respecto a esta cosa.

M: ...Ves... Angelo está esperando... la sigue desde Italia... yo entre otras cosas a él le comunico muy poco, con él porque le he dicho: escucha, es inútil que me llames cada media hora, espera hasta que yo tenga algo, entonces te lo digo yo.

Unos días después se grabó otra llamada más de las tantas entre Valter Lavítola y Mauro Velocci, en la que se habla del embajador de Italia en Panamá (Curcio Giancarlo), quien estaría esperando a Valter.

Como a continuación verán, hay prueba de las relaciones directas Lavítola-Curcio, circunstancia importante porque confirma las declaraciones de Velocci, que a menudo es refieren a las relaciones privilegiadas entre Lavítola y los embajadores de Italia en Panamá (en el tiempo de Vigo y Curcio).

Folio 147

Decreto: 43725/09 N

RGNR: 3417111

Magistrado: Dr. Vincenzo

Piscitelli

Sujeto monitoreado:

Valter Lavítola (Brasil)

Secuencia: 123

Día: 23-07-2011

Hora: 21:12.50

Sujeto llamado: Mauro

Velocci

V: ¿Aló?

M: ¡Aló! ¿Valter?

V: Oh, hola Mauro, ¿cómo estás?

.........

........

V: Pensaba en ti esta mañana porque yo mañana en la noche me voy a Panamá.

M: ¡Aaa!

V: Tú dónde estás?

M: Yo mañana en la mañana voy a... yo mañana en la mañana voy a Italia.

V: Ah

M: Eh, sí.

V: ¿Hay novedades allí?

M: Ninguna novedad, ¿tú la has escuchado? No has escuchado a nadie (incomprensible).

V: No, no la he escuchado pero tengo... es decir no la he escuchado, y tenemos cita para el martes.

M: Ah, muy bien, dele...

(Las voces se confunden)

........

........

M: En Panamá ninguna novedad, he oído (incomprensible) el embajador, él está parado, esperando, te espera a ti claramente... ha enviado la carta oficial, pero ¿tú lo sabes, verdad?

........

........

El 27 de julio, Lavítola habla otra vez con Velocci, y los dos hacen otra vez referencia a un contacto que tienen que buscar. Es evidente que se refieren a la cuestión de las cárceles y que Lavítola es el intermediario entre los empresarios y el Gobierno para realizar esta obra. En tal circunstancia, aunque no especificando las razones, Lavítola dice estar optimista.

Folio 148

Magistrado: Dr. Vincenzo

Piscitelli

M: Sí... ¿aló? ¿Aló?

V: ¿Aló?

.......

M: No, nada quería solamente decirte que... nada, bienvenido, si hay novedades yo he oído el embajador.

V: Eh si hablé con él ayer...

M: Y me ha dicho que ha escuchado... aquello, bueno del secretario y que... pero es tentativo, yo le he dicho mira todavía no he hablado con mi amigo... entonces le digo que ya me he ido y que estoy en Italia.

V: No... es mejor (incomprensible)

M: Nada, pero tú, ¿que novedades te traes?

V: Nada relevante... pero estoy muy, muy optimista... eh escucha, yo mañana doy una vuelta... pero te lo digo solamente porque es justo que lo sepas, me doy una vuelta donde Annarita [Vassalli] me ha buscado.

.......

V: Eh, porque yo pienso que un plan b no estaría mal... que está en ese asunto y que bueno, me doy una vuelta y después...

Hacia el final de agosto, el día antes de que se publicara el artículo en la revista Panorama en el que se habla de la investigación judicial que involucra a Lavítola, el empresario [Gianpaolo] Tarantini y el Presidente del Consejo de Ministros, [Silvio] Berlusconi, Lavítola habla una vez más con Velocci sobre los temas pendientes.

Velocci le informa del contrato con Annarita Vassalli, directora comercial de la CORIMEC... , y le dice que están esperando una confirmación de las cosas que él ha relatado. En otras palabras, el negocio está todavía vivo.

Además, el mismo Velocci dice haber organizado un encuentro en Panamá, al que Annarita no piensa asistir. La mujer agrega que su intención era hablar con Claudio (como se verá Claudio Maghini, dueño de la IST) el cual debería encontrarse con Paulo Pozzessere [de Finmeccanica] quien lo había presentado).

Folio 150

Magistrado: Dr. Vincenzo

Piscitelli

........

........

M: Nos ha ido muy bien... hay solamente un pequeño problema, que quieren la confirmación de las cosas que le dije...

V: Pero ten presente una cosa, le explicas qué enredo ha habido... yo mañana en la noche si Dios quiere me voy a Brasil.

M: Yo le he dicho a ella, ven a Panamá... yo el sábado o el domingo voy para Panamá.

........

M: Y entonces probablemente haré la vuelta con el otro, no con el ami...

V: ¿Con el embajador?

M: No, no con aquello que dijimos, ellos me han encontrado a mí a través de una persona, aquel Pozzos...

.......

V: Vayan y vean claro aquello que está saliendo en estos días en los periódicos.

M: Eh

V: Prudencia es necesaria.

M: Claro, efectivamente.

V: Si para ellos es suficiente hablar conmigo, pueden venir en persona, o por teléfono mañana, cuando estaré en Brasil. Vamos a ver.

.......

M: Me dijo que sí y después le dije que me lo diera, bueno hasta que no firmáramos el contrato y... el sueldo y después al final... bueno ella, dijo que sí... estaba también el jefe que no se mueve nunca prácticamente, él nos dijo...

V: Imagínate, yo estoy a su disposición.

M: Tú me sostienes, entendido, tú me dices mira, mira aquí el problema...

V: (incomprensible) Mauro, yo estoy a tu disposición

M: Te lo agradezco.

........

........

M: Pero seguimos con el apoyo tuyo. Que Angel no lo queremos porque actúa de forma incorrecta. Entiendes. Yo le he dicho a ella, le dije que ahora es un pecado porque estamos en la recta final... Angel ya se quemó y no lo queremos... yo no lo quiero más, pero no lo quiere tampoco el grupo y entonces te llamo a ti porque ustedes son correctos. Te digo que él es encantador, él le dijo a ella tenemos que movernos de una vez. Pero ella luego vino para mostrar que salva la empresa.

V: Entendí... Entonces ves esta cosa, dale, trata de encontrar un acuerdo.

M: Ok. Si tú me confirmas que la cosa está todavía viva y que ellos pueden entrar.

V: Dígale que me llamen. No te preocupes lo he entendido, dígale que me llamen.

M: Ook, está bien.

.......

.......

Las dos llamadas que siguen aclaran las conversaciones anteriores, otorgándole un sentido a las referencias genéricas de las situaciones y personas. De hecho, después de una llamada preliminar con Enzo Roncolato, socio de Lavítola en una sociedad brasileña, Vassalli Annarita, quien se presenta como amiga de Mauro, logra entrar en contacto directo con Lavítola y, en el coloquio grabado, hacen amplia referencia a la naturaleza del asunto relacionado a las cárceles modulares en Panamá.

Como en otros casos similares, antes de hablar, Lavítola se asegura de que la llamada proceda de un teléfono (según él) seguro y su interlocutora, evidentemente informada preventivamente, le avisa que se trata de un aparato público.

Como se ha mencionado antes, la llamada es suficien temente explícita y ha permitido a los investigadores dar con las sociedades a las que se refiere Annarita Vassalli y su grupo, que intentaban ser parte del negocio de las cárceles modulares en Panamá.

Por otro lado Velocci, como técnico y como la persona que tenía el knowhow para la instalación de las cárceles, se mantuvo en el negocio, a pesar de la exclusión de Capriotti y/o de Svemark.

En ese contexto, Lavítola empuja más a la mujer, haciendo referencia explícita a sus conocimientos sobre Panamá y confirmando haber tenido pocos días antes contacto con el presidente [Ricardo] Martinelli, en ocasión de su viaje a Cerdeña, y de haberlo encontrado motivado a realizar el citado proyecto, si se hacía rápido.

Folio 153

Decreto: Folio 154

Decreto: 43725/09 N

RGNR: 3417/11 RIT

Magistrado:

Dr. Vincenzo Piscitelli

Sujeto monitoreado:

Valter Lavítola (Brasil)

Secuencia: 322

Día: 29/08/2011

Hora: 00:41:40

Sujeto llamado:

Annarita

Leyenda:

A=Annarita

V= Valter Lavítola

V: Aló

A: ¿Valter?

V: Si. Hola Annarita, ¿cómo estás?

A: Hola Valter, muy bien. ¿Y tú?

V: Todo bien. ¿De dónde me llamas?

A: Te llamo de Italia, de un hotel.

V: Ah.., está bien, ok.

A: Ok, entonces de un fijo de un hotel.

.........

.........

V: Te explico cómo es la cuestión, porque creo que tú has entendido que a mí no me gusta decir estupideces. La cosa es que por culpa de Angelo, yo he tenido que parar todo, porque de otra manera esto estaba creando un desastre...

.........

.........

Yo creo que esta cosa se pueda tranquilamente hacer, desgraciadamente no es una cosa que se pueda hacer en 20 días, nosotros hubiéramos firmado ya los contratos. A mí, aquello me atormenta un poco. Ahora yo creo que se necesitarán algunos meses para ponernos bien. Por ejemplo, habrá que encontrar los terrenos, porque los terrenos ya se han perdido.

A: Ah esto no me lo ha dicho Mauro.

V: Eh sí, para mí Mauro todavía tiene esperanza, yo estoy seguro de que los terrenos se han perdido.

.......

.......

V: ... cuando tú llegaste, en una semana hubiéramos cerrado, ahora hubiéramos firmado el contrato y estuviéramos haciendo los trabajos. Te tengo que decir exactamente lo que yo pienso. Ahora estamos al mismo punto que estábamos en aquel entonces, he tenido que parar todo. El dinero está, ellos el plan no lo han hecho todavía, y los precios que estaba proponiendo Angelo estaban afuera de cualquier criterio y entonces, según mi opinión, hoy si nos presentamos con una nueva propuesta de precios que son aceptables y con una sociedad que tenga garantías financieras adecuadas, según mi opinión, el trabajo se hace. Pero yo no te puedo decir al cien por ciento porqué sería un bufón. Lo que te puedo decir es que, de todas maneras las cosas que te había dicho yo que había que hacer, el reembolso de los gastos que había hecho Angelo y todo lo demás, esto ya no hay que hacerlo entonces, el razonamiento que hago es: riesgos, ¿qué riesgos tienes? ¿De pagar cuatro, cinco meses de gastos para hablar? ¿Pagar el sueldo a Mauro por lo que he entendido y, qué se yo, tres boletos de avión después para ir y venir?

A: No, no, esto no Valter, esto no es el problema, estos son peanuts, ...es decir, para mí la única cosa que no quiero es volver a perder, es decir a invertir tiempo y poner a andar otras personas las cuales hay que implicar, si no se dan las condiciones.

V: Annarita, no estaríamos perdiendo tiempo. Yo, lo que te quiero decir, de todas maneras si me lo permites: un trabajo así pasa de doscientos millones no se hace en una semana. Aquello ha sido un caso más único que raro, tanto es así que yo te he dicho “hay que cerrar en 15 días, o estamos adentro o afuera”, no lo hemos hecho, paciencia, yo ahora no te digo que como sería normal, para hacer un trabajo de doscientos millones tomamos dos años, después .... Pero yo te digo que en mi opinión, si yo te digo “no te preocupes que en noventa días firmamos el contrato” te estoy tomando el pelo.

A: No, no es eso, no es que Mauro, perdóneme Valter, no es lo que me interesa después la gestión, cómo ir a definir el contrato, cómo encontrar las garantías, cómo hacer estas cosas, entonces cada uno tiene que hacer su oficio...

V: Annarita, perdóname si te interrumpo, la semana pasada, mira en internet, se han encontrado Berlusconi y Martinelli en Cerdeña junto conmigo en la casa de Berlusconi, sábado pasado. Entonces han hablado de esto. Martinelli está decidido a hacer las cárceles, pero ahora si te tuviera que decir, además te diría con toda honestidad, yo ya no quiero interesarme porque no sé, si tú has visto también en estos últimos líos, yo tengo LETTA desatado en contra mía... pronto llegaremos al pago de las cuentas y como él... ¿Tú has leído estas cosas últimas de Panorama?

A: Sí, sí, he leído, he leído.

V: Ha hecho un paso falso mortal, ha puesto a Berlusconi en líos, tú te has dado cuenta por ti misma, ¿verdad? Que si publican en Panorama algo así significa que yo y Berlusconi lo sabíamos entre tres y cuatro días antes. Tanto así que no por casualidad es que yo no estaba cuando el asunto salió. Pero ahora, sobre estas cosas yo no puedo (incomprensible) número uno, nunca me he puesto a hacer negocios por nadie, allí yo he hecho esto por Finmeccanica por toda una serie de circunstancias fortuitas y, en cuanto yo estaba jugándome este partido de hacer el representante personal del Presidente en América del Norte y Sur. LETTA me ha parado con una serie de pendejadas y entonces me he encontrado ayudando a Finmeccanica, me ha gustado y ahora estoy trabajando otra vez en esto. Si tengo que ponerme a trabajar para sponsorizar una empresa y hacer un negocio, cosa que me puse en la mente en aquella época... son tres las cosas que puedo hacer: la primera es tratar de no hacernos perder la reputación, haciendo estupideces, iniciativa clara en relación a Panamá y a Martinelli, el cual es amigo mío. Allí sí que tengo intereses. Te hablo de manera muy abierta. Segundo, llevar a feliz término al 100% los empeños recíprocos puestos en el tratado, en el acuerdo Italia-Panamá de la a a la z. La tercera cosa, honestamente, dar una mano a Mauro que para ese asunto ha gastado como un loco y, según mi parecer, se ha jugado un poco todas las perspectivas que tenía. Cómo yo he visto que ustedes son unas personas extremadamente serias y entonces son documentadas las posibilidades de desarrollar unas sinergias entre ustedes y Mauro, etcétera, etcétera. Hay allí de todas maneras el ochenta por ciento del trabajo hecho, no tienen que gastar absolutamente nada, subrayo nada, ni siquiera un centésimo ni a mí ni a otros, se tendrá que gastar seguramente, si aquellos terrenos estén bien si toman las topografías y el topógrafo que había comisionado aquel deficiente de Angelo pagando ocho mil dólares me parece, o dieciocho mil dólares, o nueve mil dólares, no me acuerdo. El abogado que ha hecho el trabajo junto con él debía siete mil dólares, habrá que dárselos al hacer los contratos, si ustedes utilizan aquellos contratos, si no los usan no se les dan y stop. Mauro está allí y habrá que pagarle para que pueda vivir, sino qué caraj... puede hacer él para comer, para dormir, para salir, entonces si tú vas y vienes de allá, te tengo que pagar el boleto de avión... a mí no me tienen que pagar ni siquiera el boleto de avión.

.......

A: Entendido, pero Mauro me ha dicho incluso que se debería cambiar el nombre de la sociedad, entonces hay que hablar con el embajador, porque nos tiene que indicar una nueva sociedad, es decir, que hay algunas cosas que hay que entender en el lugar, yo voy allí, entiendo y me voy para mi casa y actúo, pero antes de actuar tengo que entender.

V: Pero mira, escúchame a mí, esta parte hágala ver a Mauro ya que yo no sé porque hay que cambiar el nombre... ¿A cuál sociedad hay que cambiar el nombre? ¿Svermark?

A: Exacto, ya que Svemark no puede aparecer más y él ha dicho “mira que lo puedes hacer con otro nombre de la sociedad, hagan un ATI, hagan lo que caraj... quieran, la parte adversaria... entendí, quiero decir, pensaba solamente que la tuya, en mi cabeza, desde cuando Mauro me lo ha contado entre comillas lo que debía hacerse por ti era volver a coser los contactos, en el caso que se hayan perdido, porque yo no lo había entendido por Mauro. Es decir, si se hubieran perdido ciertos contactos, volver a coserlos y presentar el nuevo equipo... esto era lo que me esperaba que debías hacer tú.

V: Allí los contactos están prácticamente todos intactos, después, realmente se necesitan cincuenta contactos, allí el único contacto es el Presidente y el ministro, es más ni siquiera... solamente el Presidente... hemos hecho las vacaciones juntos hace tres días, hace cinco días, ¿qué contactos tienes que tomar?

"La semana pasada, mira en internet, se han encontrado Berlusconi y Martinelli en Cerdeña junto conmigo en la casa de Berlusconi, el sábado pasado. Entonces han hablado de esto. Martinelli está decidido a hacer las cárceles...".

Valter Lvítola

Velocci: el hombre clave

En el orden cronológico citado, las conversaciones evidencian la determinación de Mauro Velocci de denunciar a la prensa panameña los turbios perfiles del caso. Es decir, el interés patrimonial directo de Ricardo Martinelli y de sus ministros en la construcción de las cárceles. En tal contexto, una vez que Velocci se dio cuenta de haber sido detectado por la Fiscalía de Nápoles, decidió colaborar con los encargados de la investigación.

En especial, se grabaron una serie de conversaciones entre Velocci, sus parientes, amigos, en Italia y en Panamá, en las que se evidenciaban su frustración por el negocio perdido y su voluntad de que estallara un “escándalo” (escándalo que, a decir verdad, ya estaba surgiendo en Panamá, debido a la notoriedad mundial que habían tenido los casos judiciales en que se vieron implicados Lavítola, Tarantini y el mismo Berlusconi).

Sobre las filtraciones de Velocci, se recuerda las conversaciones del fajo 41 de la informativa de la Digos del 16.2.2012, que culminaron precisamente con la confiscación de la PC de Velocci, el éxito del registro que se llevó a cabo en Roma el 14.12.2011, mientras el susodicho estaba en contacto con los periodistas de Panamá a los que él tenía intención de revelar, evidentemente, el rol de Martinelli y de su gobierno en el caso de las “cárceles modulares”.

Entre las muchas conversaciones grabadas en ese período, todavía, merece ser examinada en detalle, por su relieve probatorio, una no relacionada con las “cárceles modulares”, sino de uno de los casos entre Finmeccanica y el Gobierno panameño con la intermediación de Lavítola/Agafia. Esta conversación demuestra el rol de intermediario llevado a cabo por Lavítola con el presidente Martinelli.

La conversación parece realmente muy espontánea, y llevada a cabo en un período en el que Velocci todavía no había tenido contacto con la A:G: italiana [sic].

Velocci era en ese momento una persona desconocida, ya que su nombre había aparecido solamente en la prensa panameña.

Por ello, la conversación constituye una genuina anticipación de lo que, en detalle, el mismo Velocci informara, en la dinámica Lavítola-Martinelli, en el curso de sus interrogatorios llevados a cabo por los fiscales.

En los primeros días del mes de diciembre, inmediatamente después de su regreso a Italia desde Panamá, Velocci llamaba a la hermana del teléfono de su habitación, localizada en Rovigo, y le contaba lo que había relatado a una exponente del partido de oposición panameño, Balbina Herrera, en relación al caso de las cárceles.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

500 motivos para celebrar Cuatro sellos postales para conmemorar los 500 años

PIDEN CIVISMO Y SOSIEGO En Aguadulce celebran la fiesta en honor a San Juan Bautista

En la tarde de este lunes se efectuará una procesión por las principales calles de Aguadulce.
Zabdy Barría

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Jun 2019

Primer premio

4 6 1 5

CDDD

Serie: 7 Folio: 9

2o premio

6703

3er premio

6807

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código