AUTORIDADES EN ALERTA POR REPUNTE DE CASOS

Estafadores virtuales, al acecho

Según datos de la DIJ, la estafa es el cuarto delito más cometido en la capital, y 30% de esos hechos se comete a través del teléfono.
‘MODUS OPERANDI’. Los delincuentes aíslan telefónicamente a sus víctimas y luego piden dinero a sus familias por su libertad. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang ‘MODUS OPERANDI’. Los delincuentes aíslan telefónicamente a sus víctimas y luego piden dinero a sus familias por su libertad. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang
‘MODUS OPERANDI’. Los delincuentes aíslan telefónicamente a sus víctimas y luego piden dinero a sus familias por su libertad. LA PRENSA/Maydée Romero Sprang

Cuando los amigos del veterano periodista de televisión Octavio Cogley recibieron la información de que le habían robado en Bristol, Inglaterra, metieron las manos en los bolsillos para intentar juntar la plata que pedía para poder regresar al país.

Antes, sin embargo, llamaron a algunos de sus parientes, y fue entonces cuando se percataron de que eran víctimas de un intento de estafa.

En efecto, el propio Cogley les contó después que en ningún momento había viajado al viejo continente y que lo que había ocurrido era que personas no identificadas hackearon su cuenta de correos y desde allí soltaron el anzuelo.

Pedían 970 libras esterlinas (mil 506 dólares), que debían ser enviadas a una dirección en Inglaterra a través de una empresa de encomiendas.

Al saber que la información falsa había llegado a la mayoría de sus contactos, Cogley denunció lo ocurrido por Telemetro, donde había trabajado durante años.

Nuevos modos

El hecho ocurrió en febrero pasado y es uno de los muchos casos similares denunciados ante la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) este año.

Es, a decir de las autoridades de la entidad, una de las dos nuevas modalidades delictivas que están “de moda” en el país. La otra es la de los secuestros virtuales.

Gustavo Batista, investigador de la DIJ, explicó que las estafas del viajero son cometidas por hackers que obtienen información detallada de sus víctimas tras violar sus cuentas de correo o robar sus celulares, ipad, tablet y/o computadora.

El dinero de los incautos es enviado fuera del país a través de empresas de encomiendas, y para su retiro las bandas usan a terceras personas.

La segunda modalidad, el secuestro virtual, ha sido copiada por grupos delictivos locales y consiste en aislar a una determinada persona, para luego reclamar dinero a sus familiares por su supuesto rescate.

La persona que va a ser aislada es llamada previamente y, con la excusa de que ha ganado un premio, los delincuentes le piden datos y la mantienen en línea.

Acto seguido, mientras el celular de la víctima está en uso por varias horas, se informa a su familia que ha sido secuestrada y se solicita el rescate.

Mientras la víctima está aislada telefónicamente y su familia no puede contactarla, se concreta el pago.

En ocasiones también se pide a la víctima que para obtener el supuesto premio debe ir a una habitación de hotel, donde lo obligan a estar un tiempo determinado.

Según Batista, a pesar de las constantes alertas que hacen las autoridades sobre las estafas telefónicas, que en su mayoría seducen a los incautos con supuestos premios, la población sigue cayendo en estas.

Las que más se repiten pretenden que los incautos compren y suministren a su interlocutor los números pin de varias tarjetas prepagadas de teléfonos, tras lo cual, supuestamente, recibirán el premio. Pero no hay tal premio, y en ello consiste la estafa.

Los perpetradores de este tipo de timos, en su mayoría, son presos.

Algunos registros

Aunque las autoridades no tienen cifras exactas de los casos que se cometen, debido a que la mayoría de las víctimas no denuncia los hechos, estadísticas criminales dan cuenta de que la estafa es el cuarto delito más cometido en el área metropolitana de la capital, después del hurto y el robo.

30% de los timos es cometido por teléfono.

De acuerdo con Batista, en gran parte de los casos procesados por la DIJ los estafadores son reincidentes en la comisión de este tipo de delito, debido a su baja penalidad.

De hecho, hay estafadores que tiene 15 y hasta 20 denuncias, pero estas se procesan individualmente y el imputado obtiene medidas cautelares.

DIJ recomienda no dar información sensitiva

Las autoridades de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) recomiendan a la ciudadanía que limite los datos personales y de sus familiares que difunden en las páginas de las redes sociales.

Gustavo Batista, investigador de la institución, explicó que las personas publican en Facebook, Twitter y otras redes sociales datos con los que los delincuentes arman expedientes y luego atacan.

Calificó como otro error “muy común” entre los panameños no borrar la data personal de los celulares y computadoras que se alquilan.

También planteó que nunca se debe enviar el número de cédula, de cuentas bancarias o datos importantes, como claves o contraseñas, a través de correos electrónicos. Tampoco se deben hacer compras por internet en sitios que no sean seguros.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código