Diplomacia

Estudian situar Embajada de China cerca del Canal

Temas:

Albrook, en el corregimiento de Ancón, cerca del Canal de Panamá, es una de las zonas que se considera como posible sede de la Embajada de China. Alexander Arosemena - Albrook, en el corregimiento de Ancón, cerca del Canal de Panamá, es una de las zonas que se considera como posible sede de la Embajada de China. Alexander Arosemena -
Albrook, en el corregimiento de Ancón, cerca del Canal de Panamá, es una de las zonas que se considera como posible sede de la Embajada de China. Alexander Arosemena -

Tres de las cuatro zonas en las que podría ubicarse la Embajada de la República Popular China en Panamá están cerca del Canal de Panamá o en áreas revertidas.

El Gobierno panameño, que en julio de 2017 anunció el establecimiento de relaciones diplomáticas con China, evalúa al menos cuatro sitios: El Dorado, Amador, Albrook y Clayton. Precisamente, a Clayton se mudó en 2004 la Embajada de Estados Unidos, que estaba en la avenida Balboa.

En tanto, desde 2009, Rusia construye su sede en Albrook, también en las áreas revertidas, obras que han sufrido una serie de tropiezos por distintas razones.

Valor

El Dorado, Albrook, Clayton y la calzada de Amador son las zonas de la ciudad de Panamá que podrían acoger próximamente las instalaciones de la Embajada de la República Popular China en Panamá.

Aunque no se ha precisado cuántos bienes inmuebles ha tomado en consideración el gobierno de Juan Carlos Varela, el Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó que están evaluando varios terrenos propiedad del Estado en zonas clave de la ciudad. De hecho, las cuatro zonas mencionadas son de alto valor comercial, donde el metro cuadrado construido se cotiza por arriba de los 2 mil 500 dólares .

En el caso de El Dorado, el barrio fue tomado en cuenta porque tiene una importante presencia de la comunidad china, incluyendo el Colegio Chino Panameño; Albrook y Clayton, porque son sectores en los que existe presencia de otras sedes diplomáticas; y la calzada de Amador, porque allí el Estado está haciendo una apuesta “importante” para revitalizar la zona, promoviendo inversiones, turismo y la oferta cultural.

“Se está tomando en consideración que el espacio tenga un valor equivalente al de las dos propiedades otorgadas por China a Panamá [cuyo monto no se precisó] para su sede diplomática y la residencia del embajador, que están ubicadas en un área diplomática de alto valor, con la seguridad y facilidades diplomáticas correspondientes”, explicó la Cancillería.

Panamá inauguró en noviembre de 2017 su embajada en China, que actualmente está bajo contrato de arrendamiento regular. Una vez se formalice el canje de notas entre los dos Gobiernos, que legaliza la designación del terreno otorgado a China, se dará inicio al arrendamiento formal con base en el acuerdo.

Y es que se trata de la primera vez que se va a ejecutar un acuerdo de este tipo bajo el principio de reciprocidad. “Es decir, que Panamá recibe por parte del Gobierno de la República Popular China inmuebles para establecer su embajada y la residencia del embajador, en la zona diplomática” de Pekín, precisó la Cancillería, tal como lo establece el acuerdo que fue publicado en Gaceta Oficial el pasado 27 de marzo.

La Cancillería no detalló en qué etapa se encuentra el proceso de evaluación y asignación del terreno a China, mas, indicó que además de este despacho, que opera como canal diplomático para las comunicaciones con esa nación, tienen o tendrán un rol en la selección y tramitación del terreno instituciones como el Ministerio de Economía y Finanzas, el Banco Nacional de Panamá, el Municipio de Panamá, la Contraloría General de la República y el Registro Público.

“Solo habrá un terreno asignado a China para su sede diplomática”, confirmó la Cancillería.

El acuerdo

Las tareas que adelanta el Gobierno están fundamentadas en el Acuerdo sobre Arrendamiento de Bienes Inmuebles y Terrenos para la Sede de las Embajadas, suscrito el 17 de noviembre de 2017 en Pekín, que fue aprobado por la Asamblea Nacional por considerarlo “conveniente para el país”, a través de la Ley 22 de marzo de 2018. En su artículo 1, este documento establece la reciprocidad en materia de asignación de las sedes diplomáticas.

En el caso de la sede de China, el terreno que se le arriende en Panamá incluirá el edificio de oficinas de la embajada, la residencia del embajador y del personal de la embajada y las instalaciones auxiliares. El arrendamiento de los bienes inmuebles –siempre según el acuerdo pactado- se establecerá por un dólar ($1.00) y por el término de 70 años.

“Después de que el presente acuerdo entre en vigor, ambas partes acordarán, a la mayor brevedad posible, la ubicación, la superficie y la fecha de entrega y la fecha en que comienza a contar el período del arrendamiento de los bienes inmuebles mencionados (…), que se confirmarán mediante un canje de notas. Se acordará un contrato de arrendamiento entre las partes al respecto”, se lee en el acuerdo.

En el caso de la sede panameña, China, además de asignar dos inmuebles en la sección C del Complejo Diplomático Liangmaqiao, en el distrito de Chaoyang, en Pekín –en donde opera desde noviembre de 2017- se comprometió a ofrecer “cuando se dé una oportunidad de disponibilidad de un bien inmueble en la zona diplomática 1, 2 o 3 de la ciudad de Pekín, con edificaciones independientes y demás condiciones apropiadas, a fin de reubicar la Embajada de Panamá, donde se establecerá por el resto del período (…)”, es decir, 70 años, prorrogables –para ambas partes- por otro período igual, a través de consultas amistosas, un año antes de la finalización del acuerdo.

Según la Cancillería, esta contingencia busca dar mayor flexibilidad al país, en función de necesidades y prioridades a futuro.

El acuerdo establece que los edificios que China construya en la ciudad de Panamá son a su costo y, por tanto, de su propiedad. De allí que, si Panamá requiere el bien, por causa de orden público e interés social, antes de que concluya el período de uso estipulado, deberá comunicarlo por lo menos con un año de antelación, ofrecerle otro bien inmueble en condiciones similares, y “al mismo tiempo ofrecerle una razonable indemnización por las nuevas construcciones y mejoras que realizó por cuenta propia”.

El acuerdo de reciprocidad contrasta con la dinámica usada para otras sedes diplomáticas, que ha generado polémica en el país, como el caso de la nueva sede de la Nunciatura en Clayton, que estalló en julio de 2017 tras una publicación de este diario en la que se develó que Panamá pagó al Estado del Vaticano una “indemnización” de $8.9 millones por recibir el terreno de Paitilla, donde operaba, 49 años antes de que venciera el arrendamiento pactado en 1962.

Además, Panamá renovó el alquiler, por un dólar, durante 99 años, del terreno en Clayton -valorado en $2.7 millones– donde se construyó la nueva sede de la Nunciatura.

Para Panamá, las condiciones no son iguales en el Estado Vaticano, ya que según fuentes oficiales, Panamá paga unos $5 mil al mes en alquiler por su embajada ante la Santa Sede, además de sufragar los gastos para la residencia del embajador.

Se intentó consignar una versión de la Embajada de China en el país, y al cierre de la edición no había respondido.

Reacción

El excanciller José Miguel Alemán (1999-2003) manifestó que hay antecedentes para este tipo de acuerdos, pero, sobre todo, es un instrumento que permite a Panamá tener acceso a una sede adecuada en ciudades con costos astronómicos de bienes raíces, como lo es Pekín y otras megacapitales similares.

Destacó que la relación entre Panamá y la República Popular China se regía por un acuerdo comercial de los años 1990, en el que ambos países mantenían oficinas comerciales. “Al representante comercial de China en Panamá se le reconocía el rango de embajador. Eso cambió con el reconocimiento diplomático entre ambos países, por lo que ambas sedes tendrán mayor actividad en una gama más amplia de campos, no solo el comercial”, apuntó.

Más del acuerdo Contrataciones y exoneración de tasas

Basados en la Convención de Viena de 1961 sobre relaciones diplomáticas, las partes exoneraron del pago de todo tipo de impuestos los bienes inmuebles objeto del acuerdo; así como de los aranceles e impuestos de materiales, equipamientos y otros materiales necesarios para las obras.

También se pactó acatar las leyes y reglamentos de arquitectura, construcción y planificación municipal de la respectiva legislación interna; y facilitar la inspección de las obras.

Las partes tienen derecho a contratar a las empresas de diseño, construcción y supervisión de su país o de la otra parte.

Ambas partes emitirán visados de ingreso y permisos de trabajo temporales a los trabajadores, ingenieros y especialistas de la construcción de la otra
parte.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Es seleccionado por el Chicago Fire El panameño Cristian Martínez seguirá en la MLS

Cristian Martínez (Cen.) fue titular en 11 partidos la pasada temporada con el Columbus.
AP/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Dic 2018

Primer premio

6 1 5 2

DCCA

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

1812

3er premio

7402

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código