Nutrición escolar

Estudiar sin hambre, una apuesta desafiante

El Ministerio de Educación (Meduca) busca ampliar, fortalecer y organizar programas como el de los huertos escolares y comprar producción agrícola local.

Temas:

El programa Estudiar sin hambre tomará en cuenta, sobre todo, a la población estudiantil de los 150 corregimientos comarcales, rurales y urbano marginales más pobres del país, según el Ministerio de Educación. Archivo El programa Estudiar sin hambre tomará en cuenta, sobre todo, a la población estudiantil de los 150 corregimientos comarcales, rurales y urbano marginales más pobres del país, según el Ministerio de Educación. Archivo
El programa Estudiar sin hambre tomará en cuenta, sobre todo, a la población estudiantil de los 150 corregimientos comarcales, rurales y urbano marginales más pobres del país, según el Ministerio de Educación. Archivo

El programa Estudiar sin Hambre es la apuesta del Ministerio de Educación (Meduca) y del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) para garantizar que los estudiantes del sector oficial reciban alimentación diaria y, de paso, garantizar su permanencia en el sistema.

El director nacional de Desarrollo Rural del MIDA, José Bernardo González, subrayó que esta propuesta, que buscan convertir en ley de la República, tiene dos objetivos importantes: garantizar la nutrición adecuada de los niños en edad escolar y activar la economía local y regional, con la compra de los productos agrícolas que se van a utilizar en los colegios.

González explicó que en este momento el programa se encuentra en proceso de diseño, porque están haciendo un estudio de las áreas donde comenzarán a aplicarlo. Por ejemplo, en estos momentos se encuentran identificando cuáles son las escuelas rurales y urbanas más vulnerables.

Informó que dependiendo de los hallazgos de ese estudio determinarán la forma en que aplicarán el programa, ya que en algunas escuelas los alimentos se pueden preparar en los comedores, en otras tendrán que llevarlos preparados y en algunos otros habrá que organizar a los productores para que puedan vender su producción a las escuelas.

El funcionario del MIDA expresó que también verán otros temas, como los huertos escolares, donde se puede producir parte de los alimentos que necesita el centro escolar, así como comprar los productos cultivados en los huertos comunitarios y familiares.

Con relación a los huertos escolares, especificó que se ampliarán, organizarán y fortalecerán. Aunque el programa desea abarcar todos los niveles del sistema educativo, dijo que comenzarán por la primaria y media en 2020.

En función de esto, informó que están conversando con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), para conocer las experiencias exitosas de programas similares en otros países.

González remarcó que Estudiar sin Hambre es un componente de un programa más amplio denominado Colmena, por medio del cual se busca erradicar la pobreza en los 150 corregimientos más pobres del país, de los cuales 55 pertenecen a la comarca Ngäbe Buglé.

Los huertos

Cristina Urriola, directora del Centro Básico General Ciricito de Los Sotos, en Capira, provincia de Panamá Oeste, tiene una amplia experiencia en la utilización de los huertos escolares para cubrir parte de la alimentación que le ofrece a 84 estudiantes que van desde preescolar hasta noveno grado.

Urriola, quien cuenta con el apoyo de los padres de familia para sembrar y criar pollos, expresó que este año el Meduca no les entregó granos (arroz y lentejas), por lo que recurrió al Fondo de Equidad y Calidad de la Educación y al huerto para dotar el comedor escolar de los alimentos que necesitan los estudiantes.

Esta escuela lleva un programa de cría de pollos con el apoyo de la Caja de Ahorros, pero a la educadora le gustaría contar con uno de gallinas ponedoras, por los beneficios que traería a los estudiantes. Por ello consideró que sería bueno que a través de Estudiar sin Hambre se amplíen y fortalezcan los huertos escolares: “Todo lo que beneficie a los estudiantes, bienvenido sea”.

Trabajo integral

La viceministra de Educación, Zonia Gallardo de Smith, indicó que Estudiar sin Hambre es un programa que busca garantizar que con los recursos que ya existen se reduzca el problema de mantener niños y jóvenes con hambre en las escuelas.

De Smith reiteró lo comentado por González, que dentro de este proceso tomarán en cuenta la producción de los huertos escolares, los comunitarios y los familiares, así como a los productores locales, para proveer los alimentos necesarios.

La funcionaria resaltó que lo “innovador” del proyecto es que garantiza la atención a las áreas vulnerables, a través de una evaluación, al tiempo que incorpora nuevas estrategias para lograr que los niños terminen su trayectoria educativa.

Los informes del Meduca revelan que en la media académica la deserción escolar está en un 48%, lo que se acentúa en las áreas indígenas, donde los grados de escolaridad están por debajo de los seis años, cuando lo ideal es que los jóvenes alcancen los 14 años de escolaridad.

Otro aspecto que destacó De Smith sobre el proyecto es el contacto que desean tener con las madres de familia, para que participen en el proceso de elaboración de los alimentos que consumirán sus hijos.

Incluso, la viceministra recordó que ya tuvieron en el pasado una experiencia parecida con otros proyectos que se ejecutaron en las comarcas, donde las madres de familia cumplían con el papel de preparar los alimentos de los estudiantes.

Acotó que para este proyecto tomarán en cuenta el contexto en que viven los estudiantes y el tipo de alimentación que consumen. Esto, tomando en cuenta que algunas áreas indígenas o zonas rurales del país tienen ciertos productos que consumen con más frecuencia.

Tema pendiente

Abdiel Bedoya, miembro de la Confederación de Padres de Familia de la República de Panamá, calificó como “positiva” esta iniciativa e indicó que lo ideal es que sea extendida a todas las escuelas del país.

No obstante, indicó que como no es un proyecto “muy abarcador” –porque no alcanza la totalidad de los corregimientos del país– no se podrá ejecutar masivamente.

Bedoya dijo que el problema de la alimentación dentro de las escuelas se trató en la Mesa del Diálogo por la Educación, porque es una situación que se vive a diario en los planteles oficiales.

“Nosotros pedimos que se tuvieran en cuentan las regiones con mayores carencias en el país, porque es un beneficio para los estudiantes y pueden permanecer dentro del sistema escolar hasta concluir sus estudios”, apuntó.

Para los padres de familia Estudiar sin Hambre será un gran desafío, ya que en la pasada administración (2014-2019) se trató de instaurar la jornada extendida, que implicaba habilitar comedores en varias escuelas, y la iniciativa fracasó.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Sep 2019

Primer premio

1 3 3 9

DCCA

Serie: 21 Folio: 3

2o premio

9886

3er premio

1627

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código