POSCONFLICTO

Exguerrilleros creen que pese a retórica hostil, el proceso de paz es irreversible

Temas:

Excombatientes de las FARC juegan al fútbol en un campamento transitorio, previo a su retorno a la vida civil. Raúl Arboleda-AFP Excombatientes de las FARC juegan al fútbol en un campamento transitorio, previo a su retorno a la vida civil. Raúl Arboleda-AFP
Excombatientes de las FARC juegan al fútbol en un campamento transitorio, previo a su retorno a la vida civil. Raúl Arboleda-AFP

César González muestra con orgullo su modesta casa con techo de metal y piso de cemento en las cálidas montañas cerca de Icononzo, en Colombia, donde cuelga con prolijidad su ropa a lo largo de la pared y presume una repisa llena de café y azúcar.

Tiene dos camas, una estufa de gas y una nevera.

Parecen lujos frente a la situación de hace dos años, cuando era combatiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Entonces González vivía en la fría cordillera Oriental, combatiendo a las tropas del Gobierno. Su cama era un montón de hojas de arbustos debajo de un cobertizo de plástico y cargaba un fusil AK-47.

Unos 12 mil integrantes del grupo rebelde, incluidos más de 6 mil combatientes que entregaron sus armas, se desmovilizaron después de un acuerdo de paz con el Gobierno en 2016. Muchos viven ahora en 24 campamentos de reintegración a lo largo y ancho de Colombia, como este cerca del municipio de Icononzo.

Pero el balotaje presidencial del próximo domingo ha sacudido el frágil acuerdo de paz por la propuesta del candidato derechista, el favorito Iván Duque, de cambiar aspectos del pacto que cree son demasiado indulgentes con los exguerrilleros.

Para muchos colombianos, la propuesta de Duque reactivó los temores del regreso a cinco décadas de violencia que dejaron más de 220 mil muertos y a millones expulsados de sus hogares.

Duque y su partido del Centro Democrático quieren que los comandantes de las FARC responsables de delitos -incluidos sus vínculos al tráfico de cocaína para financiar su lucha armada-paguen por sus crímenes antes de ocupar cargos políticos.

Varios exrebeldes y líderes del resultante partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común -que conservó la misma sigla de la desmovilizada guerrilla- admitieron que Duque luchará para cambiar el acuerdo, pese a que fue avalado por la Corte Constitucional y tiene el respaldo de las Naciones Unidas.

Mientras que algunos excombatientes se unieron a células disidentes de las FARC, a la guerrilla del ELN o a bandas criminales, la mayoría de los exguerrilleros dice que siguen comprometidos con el proceso y no quieren retomar las armas.

“Nosotros como guerrilleros no queremos volver a la guerra, queremos la paz”, dijo González, que pasó la mitad de sus 62 años como insurgente.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Nov 2019

Primer premio

2 0 5 9

BADD

Serie: 16 Folio: 15

2o premio

4777

3er premio

4109

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código