TRES AÑOS EN EL PODER

Gestión de Martinelli, ¿un buen o mal gobierno?

BANDA PRESIDENCIAL. El acto de posesión de Ricardo Martinelli fue en julio de 2009, en Atlapa. En ese entonces ganó en alianza con el Partido Panameñista, hoy colectivo de oposición. LA PRENSA/Archivo BANDA PRESIDENCIAL. El acto de posesión de Ricardo Martinelli fue en julio de 2009, en Atlapa. En ese entonces ganó en alianza con el Partido Panameñista, hoy colectivo de oposición. LA PRENSA/Archivo
BANDA PRESIDENCIAL. El acto de posesión de Ricardo Martinelli fue en julio de 2009, en Atlapa. En ese entonces ganó en alianza con el Partido Panameñista, hoy colectivo de oposición. LA PRENSA/Archivo

Tres cuadros.El primero, el buen gobierno: Palacios almenados en perfecto estado de conservación... casas con pisos en alto, logias con tiendas prósperas en la planta baja, residencias de buen gusto, terrazas donde los ciudadanos disfrutan moderadamente de la comida y la bebida. Comerciantes satisfechos en sus tiendas, albañiles que construyen nuevos edificios, en el campo circundante se ven pastores que conducen rebaños bien alimentados.

El segundo: La explicación de por qué se consiguen los efectos del buen gobierno. El gobernante está personificado por la sabiduría, con rostro bondadoso pero enérgico, a cuya izquierda está sentada la justicia sosteniendo una balanza y a la derecha la concordia, acompañadas por las virtudes políticas del “buen gobierno”: la magnanimidad y la paz social.

Tercer cuadro: el mal gobierno. Presidido por un gobernante con rostro sombrío y aspecto demoníaco. En lugar de sabiduría se atribuye poder omnímodo, con un tizón en sus manos presto para amenazar a los súbditos y una copa enorme para recibir sus tributos. Este mal gobernante está rodeado por los peores vicios que ocasionan las consecuencias negativas de un mal gobierno. A su derecha está representada la crueldad, la envidia y el rencor. A la izquierda, se encuentran la codicia, la vanidad y la arrogancia. La justicia aparece con sus manos atadas y a los pies del poder omnímodo. Los robos y los crímenes están a la orden del día porque gozan de la impunidad.

Así representó Antonio Margariti la alegoría del buen y del mal gobierno, tres enormes cuadros pintados en 1339 por Ambrosio Lorenzetti que reposan hoy día en el gran salón del Palazzo Publico de Siena, Italia.

Hace dos años, en la fiesta de celebración de los 30 años de este diario, el entonces presidente de Corporación La Prensa Fernando Berguido hizo referencia a la famosa escena que casi 700 años después sigue vigente.

´Me voy con el mural número uno´

Esa noche, el presidente, Ricardo Martinelli, que entonces apenas tenía un año y un mes de estar en el poder, alabó el discurso de Berguido y dijo que se inclinaba por el primero. “Me voy con el mural número uno, porque cuando salga de aquí, quiero salir con la frente bien en alto y con el firme deseo de que yo he hecho lo que creía que era correcto, no solamente para mi país sino para todos los panameños”, sostuvo.

Antes de pronunciar esas palabras, el mandatario habló de sus intenciones de hacer reformas en el tema de la justicia, sobre todo en la manera cómo se escogen los magistrados de la Corte Suprema de Justicia [CSJ]. “Quisiera que antes de irme pudiéramos cambiar ese sistema para escoger a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que es un puntito que está pendiente”, explicó.

Ya para entonces, el Ejecutivo había nombrado a Alejandro Moncada Luna como magistrado de la CSJ. El ascenso de Moncada Luna, un viejo experredista que en la campaña política de 2009 se inscribió en Cambio Democrático, al cargo más alto del Órgano Judicial provocó un torbellino de críticas de parte de los detractores del gobierno y de la sociedad civil. Se le cuestionó, por ejemplo, su pasado al servicio del régimen del exdictador Manuel Antonio Noriega. Su currículum lo delata: fue director legal y asesor legal del Ministerio de Gobierno y Justicia entre 1983 a 1988. Trabajó de la mano con el ministro de Gobierno Rodolfo Popito Chiari, conocido como el censor de Noriega.

“Hace 22 años era censor, 22 años más tarde es presidente de la CSJ. Eso solo pasa en Panamá”, dijo entonces el analista Edwin Cabrera.

Después vendría la salida de Ana Matilde Gómez de la Procuraduría General de la Nación, luego de que la Procuraduría de la Administración se lo solicitara a la Corte. Votaron a favor de la medida Wilfredo Sáenz, Alberto Cigarruista, Winston Spadafora, Aníbal Salas y el recién llegado Moncada Luna. En agosto de 2010, la CSJ condenó a Gómez por autorizar interceptaciones telefónicas al exfiscal Arquimedes Sáez, en medio de una investigación por presuntamente cobrar coimas.

La pena: seis meses de prisión o el pago de $4 mil, suma que desembolsó en medio de un show mediático un seguidor del gobierno.

Varios meses después, el Presidente nombró a otros tres magistrados de la Corte, en diferentes períodos. Lo hizo con el viejo método “de a dedo”, como se han escogido a los inquilinos del palacio Gil Ponce en todos los gobiernos.

Harry Díaz fue nombrado en junio de 2011 en medio de una controversia por la presunta violación a la Constitución, ya que había ocupado en varias oportunidades el cargo de viceministro de finanzas entre 2009 y 2010.

En diciembre de ese mismo año, Martinelli también eligió a Hernán De León y Luis R. Fábrega en la Corte, hecho que suscitó críticas porque el segundo es hermano de la actual viceministra de la Presidencia, María Fábrega. Todo eso en medio de los vientos de guerra generados por la aparición de un fallo que revivía la Sala V, lo cual encendió las alarmas de que se fraguaba un plan de reelección, y el posterior nombramiento de sus tres magistrados. La presión política y ciudadana obligaron al mandatario a revocar los nombramientos.

MARTINELLI Y EL CONSENSO

Aquella vez , en la fiesta de La Prensa, Martinelli también le dedicó varios minutos a la democracia.

“La democracia es el único sistema que puede hacer que Panamá sea un país del primer mundo. Esto no se hace con imposición, esto no se hace con arbitrariedades, imponiéndole todo a los ciudadanos. Todo se hace con base a consensos”, dijo.

Hoy, cuando se cumplen tres años de gobierno del equipo del Cambio, analistas locales, e internacionales, coinciden en que la democracia y la institucionalidad en Panamá están en peligro.

“La democracia se va a pique”, tituló recientemente el influyente diario estadounidense The Wall Street Journal, en un artículo donde se refería al deterioro de la institucionalidad en el país, a la vez describe el estilo autoritario de gobernar del Presidente.

Otro que ha seguido el tema es el periodista Andrés Oppenheimer. En su artículo “Las dos caras de Panamá”, publicado en el Miami Herald, Oppenheimer habló de que Panamá vive una creciente agitación política por el estilo de gobierno “arrebatado” del presidente Martinelli.

“Muchos temen puede llevar a una autocracia sin división de poderes, mayor corrupción, fuga de capitales y decadencia económica”, escribió.

El gobierno también tuvo que enfrentar el embate de las filtraciones de Wikileaks. Las comunicaciones entre la Embajada de Estados Unidos en Panamá y Washington revelaron que el Presidente pretendía la ayuda de Estados Unidos para escuchar las conversaciones telefónicas de sus opositores. Martinelli se defendió diciendo que lo que quería era acorralar al crimen organizado.

SE ROMPE LA ALIANZA

Otro de los hechos clave de estos tres años llegó a finales de agosto de 2011, cuando el presidente Martinelli le pidió la renuncia al ministro de Relaciones Exteriores, el vicepresidente Juan Carlos Varela.

El hecho provocó la ruptura de la alianza con el Partido Panameñista, cuyo presidente es Varela, que pasó a encabezar la oposición.

Desde entonces el transfuguismo político, que hasta el momento avanzaba con pasos presurosos, se convirtió en una práctica masiva. Diputados panameñistas y representantes de corregimiento de ese colectivo pasaron a las filas del oficialista Cambio Democrático y de su aliado el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista.

La disputa con Varela no ha parado. Martinelli lo acusó de hablar mal de Panamá en Estados Unidos, hecho que terminó con una demanda contra el vicepresidente en un juzgado local.

Públicamente le pidió la renuncia, situación que estuvo a punto de llevar al país a una crisis institucional. El asunto fue seguido con atención por medios internacionales.

Otro panameñista que salió de la escena gubernamental fue el exalcalde capitalino Bosco Vallarino, que sorpresivamente y en medio de especulaciones de todo tipo renunció a principios de enero de este año, aduciendo problemas de salud. Días después un fallo de la CSJ declaró ilegal su postulación al cargo de alcalde.

Todo ello en medio de la constante agitación por numerosos escándalos. Los más sonados: los terrenos de Paitilla, Chilibre y Juan Hombrón, el sobrecosto en la compra de radares a la empresa italiana Finmeccanica, el nexo Lavítola-Martinelli y el presunto pago de coimas al Gobierno panameño, el señalamiento a las autoridades de Migración por el tráfico de ciudadanos chinos, las denuncias por precios exorbitantes en los megaproyectos y el escándalo Gabriel De Janón, que fue sorprendido in fraganti mientras intentaba comprar a un concejal panameñista para que saltara al oficialismo.

Las disposiciones legislativas para vender las acciones del Estado en las empresas mixtas terminaron de encender la hoguera que asedia a un gobierno que se nota desgastado y cuya popularidad está en picada.

En la última encuesta de Unimer [mayo 2012], publicada por este diario, el presidente Ricardo Martinelli perdió seis puntos en el índice de aceptación. De 49.2% que tenía en marzo, quedó en 43.2% en mayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código