FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

entrevista

´Gobiernos pasan, los periodistas quedan´

Ante el avance de los nuevos medios de comunicación, las agresiones contra quienes vigilan a los poderosos parecen perpetuarse. María Mitchelstein promueve una defensa basada en el poder de la verdad.
María Eugenia Mitchelstein, escritora y periodista, durante la conferencia de CADE. LA PRENSA/ Ana Rentería. María Eugenia Mitchelstein, escritora y periodista, durante la conferencia de CADE. LA PRENSA/ Ana Rentería.
María Eugenia Mitchelstein, escritora y periodista, durante la conferencia de CADE. LA PRENSA/ Ana Rentería.

La politóloga y comunicadora María Eugenia Mitchelstein no es una desconocida en el periodismo internacional. La coautora del libro La brecha informativa, que retrata las preferencias y divergencias informativas entre los medios y el público, visitó hace pocos días Panamá para participar en la conferencia anual de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede).

Allí disertó sobre el tema “Medios y democracia”, sorprendiendo al público al afirmar que “es necesario que los medios vigilen a los poderosos”. De sonrisa franca y actuar reservado, Mitchelstein, quien tiene un doctorado y es investigadora en comunicación en la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, desarrolla una investigación sobre las interacciones entre la comunicación política, nuevos medios y participación ciudadana.

La periodista, que además cuenta con un máster en medios en la London School of Economics and Political Science, en declaraciones a este medio expuso su enfoque sobre las políticas oficiales restrictivas a la libertad de prensa en Panamá. Su próximo libro, ya en prensa, se titula: Cómo se descomponen las instituciones.

¿Cuál es la mejor defensa ante ataques oficiales sin caer en su juego?

Los ataques del poder político a los periodistas son bastante previsibles y poco informados. Los periodistas lo mejor que pueden hacer para mantener una legitimidad es mantenerse fieles al credo periodístico de dar la información correcta. Citar las fuentes. No convertirse en voceros de ningún poder en especial, sino solamente en voceros de la ciudadanía. Lo primero que no hay que hacer es caer en el juego de los poderosos.

¿Qué opina de que el presidente Ricardo Martinelli desde el poder adquiera medios de comunicación ?

Debería estar prohibido. Una de las recomendaciones que hacen todos los expertos es que haya medios públicos y no medios pro gubernamentales. La comunicación debe ser entendida como un beneficio para todos los ciudadanos. Por ejemplo que haya un board (bancada) en el que haya representantes del poder legislativo, del poder judicial, de la sociedad civil, para asegurar que haya libertad para aparecer todos los sectores de la política y la sociedad civil y que no sean controlados exclusivamente por el poder ejecutivo.

¿Cómo accionar ante los cercos informativos del gobierno a algunos medios, como La Prensa?

Primero hay que llevar una ley de transparencia pública que obligue al gobierno a dar cuenta de sus actos. Una ley que no requiera necesariamente de las declaraciones de un funcionario. Los diarios que reciben publicidad oficial son los únicos que tienen acceso al Presidente, es lo primero que hay que corregir. No puede ser que haya medios que sobrevivan exclusivamente gracias a la publicidad oficial.

¿Cómo potenciar a los gremios periodísticos para defender la prensa libre?

Lo primero, que se organicen. Para defender, además de su posición personal, la posición del periodismo en la cosa pública. Lo segundo, algo que sería muy importante, es que piensen que este gobierno va a pasar. Todos los gobiernos van a pasar, pero ¿quiénes quedan? Los periodistas. Es muy importante transmitir ese mensaje, quien gobierna ahora, se va a ir.

¿En qué espejo debe mirarse Panamá para prevenir la concentración de medios de comunicación?

Un buen espejo es Venezuela. Un país que ha tenido varios problemas con la libertad de expresión, incluso desde antes del chavismo. Lo que se ve en Venezuela ahora son medios muy polarizados, totalmente chavistas o totalmente antichavistas. Eso es muy negativo para la sociedad. Entonces hay que pensar cómo podemos hacer para que no haya solamente dos polos representados, sino todo el espectro de la opinión pública.

Cuando el gobierno niega los altos niveles de corrupción, ¿no es más difícil lograr consensos así?

Si el gobierno niega el problema de la corrupción, si las cortes judiciales no se ocupan del tema de la corrupción, el periodismo no lo puede hacer todo. Escuché que no hay ningún caso importante de corrupción que haya sido condenado en Panamá. Los periodistas son gente que quiere hacer su trabajo y le interesa la cosa pública, pero no son súper héroes.

Los periodistas pueden contar lo que pasa, pero no pueden poner gente presa. La prensa libre es fundamental para la democracia, pero también la democracia es fundamental para la prensa libre. ¿Cómo salimos del círculo vicioso para caer en el círculo virtuoso? Esto no es responsabilidad solo de los periodistas.

¿Cómo vencen el miedo quienes temen al poder?

Para mí, hay algo que es bastante importante, me lo han dicho varios periodistas, es que ellos se van a ir. Panamá va a quedar.

¿Están acelerando los nuevos medios la comunicación, al punto de crear un nuevo paradigma?

Ojalá pudiéramos hablar de otro paradigma. Lo que vemos es que los nuevos medios permiten que la gente se concentre más en temas como el béisbol, los espectáculos, que está muy bien. Me dicen todos los periodistas que yo entrevisté de diarios on line: “si yo pongo un muerto en el título, más gente va a clicquear, más gente lo va a leer. Antes, hasta hace 10 años, existía la idea de que los diarios cubren información política y la gente compra el diario tal vez para ver el resultado del béisbol, pero ve texto en la tapa y tal vez le llama la atención. Este pacto tácito que existía entre medios y su público se está rompiendo porque ahora la gente puede entrar directamente a ver, por ejemplo, lasestrellas.com.

Pero nuestros gobernantes también tuitean...

Sí, pero no tuitean para comunicarse, tuitean para decir lo que ellos piensan, no tuitean para dialogar con la ciudadanía. Si tú ves los tuits de los políticos, nunca hacen eso. Solo dicen, aquí estoy, que genio soy, me saqué esta foto o yo pienso tal cosa, pero casi nunca contestan, casi nunca entablan diálogo con los otros tuiteros. Casi nunca retuitean otras cosas. Hacen un uso del tuit muy unidireccional.

El Presidente ha dicho que cuando salga del poder, luego de adquirir medios de comunicación, se va a divertir. ¿Qué esperar?

Una de las cosas que hay que prohibir es que la misma persona tenga televisión, prensa y radio, y también pensar en esto: ¿Cuánto público va a tener? ¿Si no es bueno el producto, si no está hecho de manera profesional, si lo único que hace es criticar a quien sea que esté en el poder después que él? ¿Va a ser exitoso? Como que es muy difícil para un medio tener legitimidad si la gente no le cree. Cuando se vaya del poder Martinelli, los medios que él tenga ya no van a recibir publicidad oficial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código