Henry Acosta, un mediador crucial en la sombra

Empresario colombiano que siendo amigo de ‘Pablo Catatumbo’ sirvió de enlace entre las FARC y los gobiernos de Uribe y Santos, habla hoy con ‘La Prensa’.

Temas:

Acosta sirvió en más de una ocasión como negociador entre las FARC y el Gobierno colombiano. Acosta sirvió en más de una ocasión como negociador entre las FARC y el Gobierno colombiano.
Acosta sirvió en más de una ocasión como negociador entre las FARC y el Gobierno colombiano. Flor Mizrachi

No figuró en las negociaciones entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero su papel fue determinante en el proceso de paz.

Sin considerarse una figura reconocida, como aquellos a quienes acuden los presidentes, el empresario colombiano Henry Acosta se la jugó toda como enlace entre las FARC y Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos.

EL AMIGO DE ‘CATATUMBO’

Acosta estuvo en el lugar indicado el día indicado. ¿O al revés? Sentado en una camioneta blindada, se arregla el pin en forma de paloma que adorna su saco y arranca a contar la historia.

Corría 1998 y lo acababan de contratar para ayudar a replicar un proyecto de retención de desplazados, así que fue a verlo. Solo.

Entrando al corregimiento de Santa Lucía uniformados lo detuvieron. “Muy amablemente”, recuerda, le pidieron seguirlos para hablar con “el camarada”.

“Llegué a una hacienda habitada… Salió un señor de civil, pantalón habano, camiseta blanca. Se disculpó: ‘qué pena haberlo hecho venir hasta acá, pero usted solo en ese carro tan elegante...”.

Sacó una hoja de vida. “Le llamó la atención que hubiera trabajado en Naciones Unidas. Y le dije que él no me había dicho quién era. Era [alias] Pablo Catatumbo”.

Eran las 9:30 a.m. y a las 11:00 p.m. seguían hablando. “Pablo, me voy; y me dijo ‘no, le cae una avanzada mía y se queda en el monte. Se va mañana’. Y me quedé. A las 4:30 a.m. me despertaron los mugidos de las vacas y al ratito llegó Pablo con jugo de naranja. Nos despedimos y me dijo que volviera pronto, pero que le llevara libritos”.

‘EL FACILITADOR’

Henry y Pablo se siguieron viendo, pero el oficio de Henry empezó en 2002 con el secuestro de 12 diputados, entre ellos el hijo de Carlos Barragán, su amigo. “Yo llamo a Carlos el día del secuestro y le digo: ‘tengo esta conexión que de pronto sirve’”.

Barragán llamó a Luis Carlos Restrepo, alto comisionado de paz, y se reunieron. “Yo le digo: necesito una autorización escrita del presidente Uribe. Y Restrepo lo llama. Y me dice ‘hola Henry querido’–así me dice siempre, nos conocemos desde cuando él era senador–, y me autorizó para que yo hablara con las FARC”.

Llevó a Barragán dos veces donde Catatumbo. Una vez solo y la segunda, con los padres de otros dos diputados secuestrados. Acordaron la liberación de tres secuestrados. “Pero Carlos comete un error monumental. Citó a una rueda de prensa y contó. Se dañó todo”.

Las FARC mataron a 11 de los 12 secuestrados. Pero Henry quedó conectado con Restrepo y con Uribe.

El 16 de junio de 2006, se vio con Uribe y Restrepo en el Hotel Intercontinental de Cali. “Empiezo de memoria. ‘Presidente: le mandan a decir las FARC, Alfonso Cano y Catatumbo, que ellos no están por la toma del poder ni porque este sea un país socialista, sino porque este sea un país con economía de bienestar. Que ellos están convencidos de que ni usted podrá derrotarlos militarmente ni viceversa, y que lo mejor es que se termine este desangre y que negocien las causas sociales, políticas y económicas de esta guerra. Presidente, autorice a Restrepo a que suba conmigo, se encuentre con ellos y comencemos a estructurar esto’. Y me dijo: ‘Henry, yo no puedo dejar a Restrepo reunido con unos bandidos sin que las fuerzas militares sepan dónde están. Me tiene que decir dónde van a reunirse’. Y le dije que era imposible. No sabía y si supiera no podía decirlo. Nos podía caer un operativo militar ahí o cuando nos retiráramos”.

“Me dijo: Dígales que entreguen los fierros, que ya hable con Sarkozy y él los recibe a todos allá’. Y le dije: ‘yo no digo eso, eso acaba con la posibilidad de dialogar’.

¿Cuál es la diferencia entre sentarse con Santos y hacerlo con Uribe?

La primera vez que me senté con Santos fue el 6 de septiembre de 2010. Me llamó del 30 de agosto al 3 de septiembre, una llamada diaria, a preguntarme cuándo iba. En esa reunión me dijo: “dígales que yo designo a Frank Pearl y a Enrique, mi hermano, para que se reúnan con dos de ellos para ver cómo hacemos la paz. Y que si van Catatumbo y Cano, yo también voy”. El 14 de septiembre envié el mensaje a Pablo. Y el 18 me llegó un mensaje, con fecha del 15, donde me dicen “aceptamos”.

Henry tiene guardados decenas de libretas y correos. “Los correos los tengo bautizados. Los que me mandaban las FARC se llaman mensajes. Y los que yo mandaba se llaman ‘chaskis’. Están por escrito y eso no significa que yo los mandaba siempre por escrito, sino que por si de pronto no nos pudiéramos ver, yo siempre los llevaba por escrito. Y en las reuniones yo anotaba en una libreta los tips para luego redactar”.

¿Nunca se equivocó dando un mensaje?

No. Incluso una vez Pablo le dijo a Alfonso Cano que yo había dicho tal o cual cosa. Y cuando yo subíél me dijo “señor, Alfonso se puso molesto”. Y yo le dije “hermano, yo le dije otra cosa. Y está por escrito”. Y revisó y me dijo “tienes toda la razón”.

¿Es verdad que tiene muchos teléfonos?

Sí, como cinco [saca dos]. Este es con el comandante del Bloque Occidental. Y este es otro, donde usted me llamó. Otro con el comandante de la Ricardo Céspedes, otro con otro comandante, otro con otro, otro con el alto comisionado. Tenía otro con el presidente, pero él dejó de tener teléfono. Ahora llamo a Casa de Nariño y me lo comunican en cualquier parte.

¿No le aplica el dicho ‘dime con quién andas y te diré quién eres' su cercanía con las FARC?

[Se incomoda] ¿Por qué no les genera suspicacia ser amigo de Uribe y de Santos? Póngalo… Para ser facilitador tengo que ser de confianza de los dos lados.

¿Las FARC o el Gobierno le pagan por su servicio?

No. Cualquiera que me pague va a creer que soy de ese lado. Me paga una organización privada los viajes a La Habana, hotel, taxis...

¿Y los dos contratos que le dio el Gobierno en 2006, más otros 10 contratos concedidos en 2007?

Es que el presidente Uribe y Restrepo dijeron “tenemos que permear la base social campesina”. Y se propuso que yo distribuyera semillas, crías de terneros, conejos, todo eso. Y eso es. Pero todo debidamente analizado.

¿Y lo del robo del carro de su esposa? ¿Qué paso?

Me salieron cuatro encapuchados en Buga y me bajaron de la camioneta.

Pero en los mismos días que su esposa reportaba el robo usted recibía llamadas de las FARC pidiéndole llevar repuestos para un carro igual, y meses antes la Presidencia le había pagado a su esposa por el alquiler de esa camioneta…

El periodista que lo escribió dice que un guerrillero me llamó desde Buga a decirme que llevara unas pastillas para la camioneta que valían 120 mil pesos. Primero, unas pastillas para la Pathfinder valen 600 mil pesos. En Buga no hay guerrilleros. Y si estaba en Buga, ¿por qué no fue y las compróél? ¿Por qué me llama a Cali? Era Coronell atacando a Uribe y el elemento creíble era yo.

Se muestra visiblemente incómodo. Dice que ya debe irse, pero no se levanta.

¿Es optimista pese a lo que pasó en el plebiscito?

Sí, porque la solución es ajustar el acuerdo original y con eso se cumple legalmente con lo que dijo la Corte Constitucional de que hay que ajustarlo.

¿Cree que las FARC van a cumplir?

Sí, la parte de ellos es dejar las armas. Y le voy a decir algo que me dijo Timochenko hace cinco meses: que las tropas guerrilleras se están desmovilizando mentalmente. Eso es muy importante. Pensar “ya no somos guerrilla, sino campesinos”.

¿Qué opina de los puntos propuestos por Uribe para ajustar el acuerdo?

Uribe está proponiendo ni más ni menos que reconstruir todo el acuerdo, y eso se llama proponer imposibles.

¿Cuándo habló por última vez con Uribe?

Por teléfono, noviembre 27 de 2015 a las 7:00 a.m. 46 minutos hablé con él. Le dije: ‘Hablemos, presidente, de cómo le ayudo a que usted se suba con dignidad al tren de la historia de este país’. Y me dijo que la historia no le interesaba. Le dije que fuéramos a La Habana y me dijo que no. Tuvo la oportunidad de hacer cambios y no fue.

¿Se podrán las FARC adaptar a la vida civil?

Eso pasa por la desmovilización mental. Tendrán, pero no va a ser fácil. En las cosas más fáciles. En pagar el bus, esperar para que los atiendan…

Como empresario, ¿usted estará dispuesto a emplear a guerrilleros?

Yo sí, pero el sector empresarial, la gran mayoría no. Pero ellos no están dispuestos a venir como empresarios ni del sector público ni del privado. Se quieren quedar como cooperativas.

¿Cuál es la mayor preocupación de las FARC ahora que el país le dijo no al acuerdo?

No, ellos no están preocupados, están esperando que Santos les diga hagámosle unos ajustes al acuerdo. El tiempo corre, eso debe ser antes del 15 de noviembre. El congreso cierra antes del 15 de diciembre y habrá que aprobar 43 leyes para implementar el acuerdo.

Conociendo a Catatumbo, ¿hará política?

Él dice que hará lo que la organización le diga. Pero conociéndolo, creo que querrá ser profesor en las cooperativas rurales.

¿Le iría bien a las FARC en política?

Este país es tan cambiante… No es que vayan a barrer, pero van a tener acogida.

Usted dice que si en esta tarea tiene que dar la vida, valió la pena su vida. ¿Su familia piensa igual?

Julieta se emberraca.

¿Su próximo paso?

Ayudar a la implementación de la reincorporación. Si no se reincorporan con seguridad económica y social, volverían al gatillo como bandoleros. Y ahí sí, apaga y vámonos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

prácticas anticompetitivas España investiga a Sacyr y a FCC

 Desde junio de 2017, el organismo español investiga a las siete compañías.
Tomado de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Oct 2018

Primer premio

1 3 7 9

CADB

Serie: 21 Folio: 10

2o premio

9879

3er premio

5703

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código