SIRIA. SASTRE VIVE PARA CONTAR CÓMO LO FUSILARON.

Historias de la guerra

Mohamad Alí tuvo que comprar alimentos en Allepo y fue detenido en un retén por fuerzas del Gobierno. Tres días más tarde ´lo fusilaron´.

“En el islam creemos que nadie muere antes de tiempo”, dijo Mohamad Alí a BBC Mundo, en una solitaria estación de gasolina al sur de Turquía.

Para los creyentes de cualquier religión, nada tiene de extraordinaria esa frase. Pero para los que sin creer experimentan una situación de vida o muerte, se convierte en dogma. Y el caso de Mohamad Alí parece ser uno de esos.

Este hombre delgado y de apariencia común es, sin embargo, dueño de una de las historias más sorprendentes del conflicto en Siria. Hoy la cuenta detrás del mostrador de su empleo monótono, donde los clientes casi ni se dan cuenta de su existencia.

Todo ocurrió en agosto del año pasado, en el mes sagrado islámico del Ramadán. Mohamad Alí vivía entonces en Beirut, capital del Líbano, y decidió visitar a su familia en un pueblo al norte de Siria.

Después de varios días de viaje por tierra, se vio en la necesidad de buscar provisiones en Alepo y allí lo alcanzó la guerra.

“Fui a comprar una tarjeta sim para un celular”, recordó en la entrevista con BBC Mundo. “Me detuvieron en un puesto de control. Los hombres armados [simpatizantes del Gobierno] me preguntaron de dónde era. Me pidieron mi pasaporte e identificación. Me quitaron todo: mis teléfonos, mis anillos de oro. Me metieron en el maletero de un auto, en el que había cuatro personas. Nos llevaron a un edificio de la inteligencia de la fuerza aérea”, detalló.

En ese lugar permaneció tres días y en la noche del tercero, sin probar bocado ni tomar una gota de agua, se lo llevaron junto con otros 20 hombres que estaban en sus mismas condiciones.

Le vendaron los ojos, pero pudo ver el vehículo al que los subieron y el camino por el que transitaron.

Al llegar, los obligaron a bajarse y a arrodillarse, y allí, sin justificación alguna, los fusilaron a tiros.

Mohamad Alí cuenta que se desmayó al escuchar las detonaciones y, minutos más tarde, al recuperar la consciencia, alcanzó a ver a los tiradores cuando se iban.

Se incorporó y vio su cuerpo ensangrentado, pero vivía. Los otros 20, no.

Como pudo, caminó hasta un poblado cercano (no recuerda cuál) y allí pidió ayuda a los ocupantes de una casa, que, sin embargo, se la negaron. Y se desplomó en el porche.

Más tarde, otros hombres lo cargaron y llevaron a un centro de salud. Pero ante la incertidumbre de lo que sucedía, dijo a esas personas que le habían disparado tras robarle todo su dinero. Fue la excusa perfecta para evitar que lo vincularan con el conflicto armado.

De vuelta a la realidad, los médicos le informaron que había recibido cinco disparos de fusil. Uno en la oreja, otro en el hombro, dos en las piernas y el quinto tiro en la cadera.

Al recuperarse, se trasladó a Turquía y allí vive y relata su historia.

Mohamad Alí desea regresar a su antiguo oficio de sastre, que, según afirma, le permitía vivir con cierta holgura y tranquilidad.

Pero para volver a Beirut necesita dinero y papeles, por lo que trabaja las 24 horas en la estación de gasolina, donde además vive en una habitación con apenas un colchón.

“No tengo ningún plan ahora”, comenta, al tiempo que se niega a reflexionar sobre lo ocurrido. ¿Por qué sobrevivió cuando otros 20 no lo hicieron? “No lo sé”, dice. “Quizás es porque pude resistir los disparos. En el islam creemos que nadie muere antes de tiempo. Quizás no era el mío para morir”.

(Basado en servicios internacionales)

El conflicto armado en Siria

Cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dan cuenta de que por lo menos 60 mil personas han muerto en Siria desde el mes de marzo de 2011, cuando comenzaron las protestas de la sociedad civil contra el régimen de Bashar al-Assad.

Numerosas masacres, como la vivida por el sastre Mohamad Alí, han sido repetidamente denunciadas durante los 22 meses que lleva el conflicto, en su mayoría atribuida a combatientes leales al gobierno.

Por esta situación, la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, pidió el pasado viernes 18 de enero al Consejo de Seguridad de las propias Naciones Unidas que remita a la Corte Penal Internacional la investigación que se adelanta de los muchos crímenes cometidos durante la guerra civil que se registra en Siria.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código