extorsión

Impregilo pagó casi $70 mil en coimas a Lavítola

A pesar de que la empresa no se benefició, Lavítola siguió amenazando a la directiva con que Martinelli ´tomaría represalias´.

Temas:

Impregilo es una de las empresas del consorcio Grupo Unidos por el Canal que trabajaba en la ampliación de la vía acuática panameña. LA PRENSA/Archivo. Impregilo es una de las empresas del consorcio Grupo Unidos por el Canal que trabajaba en la ampliación de la vía acuática panameña. LA PRENSA/Archivo.
Impregilo es una de las empresas del consorcio Grupo Unidos por el Canal que trabajaba en la ampliación de la vía acuática panameña. LA PRENSA/Archivo. LA PRENSA/Archivo

Luciano Reguzzo, director técnico de Impregilo en Panamá de 2007 a 2012, declaró ante los magistrados de Nápoles –Vincenzo Piscitelli y Henry John Woodcock– que el coloso de la construcción italiana pagó casi $70 mil “de manera oculta y fuera de la contabilidad ordinaria” a Valter Lavítola.

El dinero corrupto se habría empleado en sufragar la visita a Panamá del ex primer ministro Silvio Berlusconi, en junio de 2010, y para costear las vacaciones de lujo en Cerdeña del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, y algunos funcionarios de su gobierno, en el verano de 2011.

A partir de nuevas revelaciones conocidas ahora, la investigación sobre la supuesta extorsión a Impregilo para que construyera el hospital pediátrico en Veraguas da un giro respecto al papel de intermediario de Lavítola entre la empresa italiana y el mandatario panameño.

Según el expediente –al que ha tenido acceso La Prensa–, Lavítola presionó a Impregilo para recuperar las relaciones con Martinelli, “muy enfadado por la frustrada construcción del hospital pediátrico (...) y por los problemas en la construcción del Canal de Panamá”.

Preguntado por la relación entre Lavítola, definido por los magistrados como “el coleccionador de coimas”, y Rogelio Oruña, “testaferro y socio oculto de Martinelli” en varias sociedades inmobiliarias, Reguzzo afirmó que se conocieron en 2011 en un encuentro organizado por el gobernante panameño.

Además, el funcionario de Impregilo relató a los magistrados que la financiación económica del hospital era en realidad “un modo oculto e indirecto” de ofrecer coimas a Martinelli –en el sumario se lee “utilidades económicas indebidas”– a través de Oruña.

Martinelli, dispuesto a difamar a Impregilo

Una interceptación telefónica de principios de agosto de 2011 entre Oruña, “persona cercana al Presidente de Panamá que desviaba las coimas a través de sus sociedades” y Lavítola, intermediario entre Italia y Panamá, revela que Martinelli estaba dispuesto a difamar a Impregilo si no se hacía cargo del hospital pediátrico de Veraguas.

Lavítola comunicó a Oruña que el Presidente de Panamá habría declarado en falso que la sociedad de Italia no estaba dando “una fiabilidad total para hacer el Canal”.

Además, Martinelli habría comentado que “había un problema de cemento” y que estaba “comprobando” si Impregilo estaba “a la altura de terminar el trabajo”, según la documentación consultada por este periódico.

Durante la larga conversación, Lavítola aconsejó a Oruña buscar otras empresas para la financiación del hospital. “Tú muévete también –le pidió Lavítola–, pero no le digas nada a Ricardo”.

En esta línea, Massimo Ponzellini, expresidente de Impregilo, declaró el 27 de julio de 2012 ante los fiscales que, tras haber rechazado pagar coimas a Martinelli por la adjudicación de las obras del Metro de Panamá, la empresa de construcción italiana, que tenía especial interés en hacerse con la adjudicación del Metro, prometió al Presidente panameño la construcción del hospital pediátrico si ganaba la adjudicación.

A pesar de que Impregilo no se benefició de la licitación, Lavítola continuó con las presiones a la sociedad italiana, amenazando a la directiva con que Martinelli “tomaría represalias”.

Según revela una interceptación telefónica de principios de agosto de 2011, entre el consejero delegado de Impregilo, Alberto Rubegni, y el expresidente de la empresa italiana Ponzellini, el principal coloso italiano del sector de la construcción hizo una oferta en el precio final de la obra al Gobierno panameño con un descuento de 800 millones de dólares, aunque finalmente se lo encargó al consorcio Línea 1, formado por las constructoras FCC, de España, y Odebrecht, de Brasil, por valor de mil 880 millones de dólares, lo que desató la ira de sus dirigentes.

Impregilo ha tenido un final trágico en sus negocios con Panamá. En primer lugar, se quedó sin la licitación de las obras del Metro, que Martinelli decidió adjudicar en el último momento al consorcio Línea 1.

Tras este amargo trago, el viejo tahúr de la política italiana, Silvio Berlusconi, advirtió al entonces presidente de Impregilo, Massimo Ponzellini, que tenía que llegar “a un acuerdo con Panamá sobre el hospital, o Martinelli comenzará a cancelar contratos”. Las amenazas se cumplieron al cancelar el proyecto Minas de Cobre de Panamá.

La última desdicha de Impregilo en Panamá ha sido el rechazo de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) del acuerdo presentado por el consorcio, liderado por la española Sacyr e Impregilo en un 48%, para continuar las obras de ampliación del Canal de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código