ANÁLISIS

Independientes: el debate ya está sobre el tapete

En varios países de Suramérica, el triunfo de las candidaturas independientes surgió por el desprestigio de la clase política tradicional.

La posibilidad de que un político independiente sea parte importante en el proceso de selección del próximo Presidente de la República está sobre la mesa.

Aun cuando en teoría falta más de un año para que se dé inicio formal a la campaña, el tema ya está siendo barajado por analistas, políticos tradicionales y candidatos no inscritos en ningún partido.

Esto, porque luego de que en abril de 2009 la Corte Suprema de Justicia declarara inconstitucional una disposición del Código Electoral que prohibía las candidaturas presidenciales independientes en el país, las reformas electorales que esperan ser aprobadas por la Asamblea Nacional adecuarían esa figura, abriendo nuevamente la posibilidad de correr a quienes no representen a un partido.

UN ESCENARIO POSIBLE

Para el analista político Edwin Cabrera, las posibilidades de una candidatura independiente cada vez son más probables. Su afirmación se basa en la comparación de la experiencia latinoamericana y en los resultados de las encuestas.

En Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia, explica, el triunfo de las candidaturas independientes surgió por el desprestigio de la clase política. “Esos sectores ya no tenían nada que ofrecer a sus electores, que los veían como los responsables de la corrupción y del fracaso de la democracia”, detalla.

Algo parecido, asegura, está ocurriendo en Panamá: “La corrupción ha gravitado en todas las administraciones, en ninguna ha habido una administración de justicia que investigue ni castigue... hay una economía desigual que produce riqueza y al mismo tiempo pobreza y desesperanza, y una clase media golpeada por los cambios hechos por los gobiernos. Los electores responsabilizan a los políticos”.

Eso, piensa, se agrava si se ven los resultados de las más recientes encuestas, en las que la columna de “por ninguno” y “no sabe o no responde” es más alta que la del que ocupa el primer lugar en intención de voto.

Al deterioro de la clase política también apunta Juan Jované, que ha manifestado que será candidato presidencial independiente. “Los políticos tradicionales han sido incapaces de ofrecer una efectiva democracia”, cree el convencido de que “un independiente tiene menos compromisos con los intereses de los aparatos políticos y quienes los financian, por lo que su compromiso sería con base a un programa específico de acción”.

Para Jované, la posibilidad de que un independiente juegue un rol importante en la próxima contienda depende no solo del desgaste político sino también de lo que podría pasar en la Asamblea con la aprobación de las reformas electorales.

Esas reformas, explica el economista, incluyen la reglamentación de las candidaturas independientes y tienen la capacidad de hacerlas viables o de evitarlas imponiendo condiciones imposibles de cumplir. Esto, por ejemplo, exigiendo muchas firmas de respaldo en un período muy corto, dice.

Otro que ha manifestado sus aspiraciones presidenciales como independiente ha sido el comentarista de boxeo Juan Carlos Tapia

El presidente del Partido Popular (PP), Milton Henríquez, dice: “Las candidaturas independientes se deben poder registrar con un 1% de firmas de apoyo (en lugar del 4% que se exige hoy), tal y como fue recogido en las reformas electorales; sin embargo, no hay certeza de que este cambio se apruebe. Esto hace que un independiente tenga que realizar el mismo esfuerzo para recoger firmas de adhesión que las que tendrían que recogerse para fundar un nuevo partido (75 mil firmas en 40 distritos)”, sostiene. Eso, indica, es muy difícil, aun para candidatos con alta simpatía. “Y si a eso sumamos la necesidad de movilizar a 21 mil de esas personas el día de la elección –como jurados de mesa, coordinadores de centro y otros aspectos logísticos– la tarea se dificulta”, sostiene.

Para Henríquez, si las próximas elecciones se dieran dentro de un marco de normalidad democrática, “todo indica que habrá por lo menos cuatro candidatos presidenciales (Partido Revolucionario Democrático, PP, Panameñista y Cambio Democrático) con dudas sobre la inscripción de otros partidos como el Frente Amplio por la Democracia y el futuro incierto del Molirena. Si no se da una polarización entre dos candidatos, el próximo presidente ganará por mayoría relativa”. Y en un escenario así, dice, “la candidatura de un independiente podría jugar un papel importante, pero primero tendría que lograr formalizar su postulación y convencer a los votantes de que en verdad es un candidato independiente y no un mero agente libre”.

El abogado Ebrahim Asvat es más pesimista y tajante al respecto. Para él, resulta muy difícil que un independiente pueda llegar a la Presidencia. Y si eso sucediera, asegura que se generaría mucha inestabilidad para el país, porque “el poder de un gobernante debe estar representado también por un equipo de personas que aspire al sinnúmero de cargos de elección popular que en su conjunto representa una visión y un programa por ejecutar. El independiente, como señalaba César Quintero, se convierte para su propia subsistencia en un dependiente del poder de otros (a quienes necesita) y luego cae en una pendiente y al final queda solo en diente (buscando ver de qué se apodera antes de terminar su mandato)”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código