EL PARTIDO OPOSITOR ELIGE A SU CANDIDATO PRESIDENCIAL

Juan Carlos Navarro triunfa y espera a sus rivales

Las bases del PRD respaldaron a Juan Carlos Navarro con 151 mil 708 votos. En la jornada de ayer se depositaron 174 mil 34 sufragios. Las expectativas se cifraban entre el 15% y el 20%. Los analistas destacan que es una alta participación, si se tiene en cuenta que se trata de unas elecciones primarias en las que solo estaba en juego una postulación. El 2 de junio se definirán los candidatos a diputados, alcaldes y representantes de corregimiento.Los expresidentes de la República Martín Torrijos y Ernesto Pérez Balladares, así como los dirigentes Balbina Herrera, Samuel Lewis Navarro y Laurentino Cortizo acompañaron al candidato presidencial del PRD en la tarima principal. Hubo abrazos, besos, guiños de ojo, palmaditas en el hombro y un extenso discurso marcado por un lenguaje conciliador y poco crítico al gobierno del presidente, Ricardo Martinelli.

OBSERVADORES. Los delegados electorales del Tribunal Electoral fueron garantes de que las elecciones se llevaran con la mayor transparencia posible. LA PRENSA/Eric Batista OBSERVADORES. Los delegados electorales del Tribunal Electoral fueron garantes de que las elecciones se llevaran con la mayor transparencia posible. LA PRENSA/Eric Batista
OBSERVADORES. Los delegados electorales del Tribunal Electoral fueron garantes de que las elecciones se llevaran con la mayor transparencia posible. LA PRENSA/Eric Batista

Con la promesa de corregir el “rumbo equivocado” que lleva el actual gobierno, y de impulsar una “profunda transformación” del país, Juan Carlos Navarro pronunció ayer su primer discurso como candidato presidencial del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD).

“Hoy acepto el reto que me entrega mi partido, que me entregan ustedes, de ser su candidato a la Presidencia de la República. No hay insultos ni malacrianzas, ni nadie me va a desviar del compromiso que asumo de construir el pacto social del nuevo Panamá. Voy a construir el más amplio consenso social, que le dé gobernabilidad al país de todos”, afirmó Navarro.

El aspirante presidencial aseguró que el país requiere de “un gobierno que nos una; que nos respete y dedique todos sus esfuerzos a resolver nuestros problemas... Los panameños queremos algo muy distinto a lo que hoy tenemos. Queremos un viraje profundo en la dirección que lleva el país”, precisó.

El espectáculo de la victoria comenzó cuando faltaban cinco minutos para las 7:00 de la noche, como no podía ser de otra manera. Con Patria, de Rubén Blades, de fondo.

El animador llamó a la tarima, uno a uno, a los miembros del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), a los “invitados de honor”, y por último, a los miembros del equipo de campaña del nuevo candidato presidencial del PRD.

El grupo con el que Navarro se regocijaría de su éxito estaba formado por amigos, copartidarios e incluso antiguos rivales.

15 minutos después que los altoparlantes habían resonado la icónica canción de Blades, Navarro subió a la tarima sonriente, y comenzó a agradecerles a todos los otros invitados con estrechones de mano, besos en las mejillas y abrazos. Algunos de ellos fueron efusivos, como los que intercambió con su primo Samuel Lewis Navarro y con Balbina Herrera, quien lo venció en unas agresivas primarias en 2008. Otros, más fríos, como el que tuvo con el presidente del CEN, Benicio Robinson.

A las 7:15 p.m., Navarro comenzó su discurso de triunfo, entre vítores de una multitud que quería ser parte del momento del político. Tras casi 40 minutos de promesas, agradecimientos y reclamos, el primer candidato a la Presidencia de la República para 2014 bajó al público a buscar abrazos, mientras sus escoltas devolvían codazos.

LA JORNADA

La primaria perredista arrancó temprano. Con la ayuda de una hojaldre, a las 8:30 a.m. Jazmín Pérez se limpiaba de los labios la salsa de unas salchichas guisadas mientras ayudaba a votar a varios jubilados.

Uniformada con la camisa azul de Navarro, esta mujer y otras 17 integrantes del equipo de campaña del ahora candidato desayunaban comida preparada en una casa ubicada frente al Instituto América, en Betania, centro de votación que en sus puertas tenía toldos del concejal Iván Picota. La estrategia navarrista en todo el país fue similar. Cerca de cada uno de los 929 centros de votación que abrieron para la jornada de ayer, un grupo de cocineras se dedicó a preparar desayuno, almuerzo y merienda para los voluntarios.

LA PRD NÚMERO 60

En este centro también ejerció su voto Nilsa Zeballos de Caballero, quien señaló haber acompañado en marzo de 1979 al mismo general Omar Torrijos a la plaza Porras a inscribirse en el partido. “Soy la militante número 60 inscrita en el PRD. Somos el único partido que hace que el dinero chispee a los más pobres”, señaló.

Salvo un tranque considerable producido por la instalación de vigas en el puente vehicular que está en el cruce de San Miguelito, entre la vía Ricardo J. Alfaro, carrera Boyd-Roosevelt y la avenida Domingo Díaz, la jornada electoral en la capital transcurrió en calma. Kilómetros más allá, en la escuela Cirilo Martínez de Pedregal, los feligreses de la iglesia Don Bosco aprovecharon la asistencia de los votantes para solicitarles la compra de un boleto de bingo para recaudas fondos que permitan terminar las obras en ventanales y murales de este recinto religioso. En este centro, a las 10:30 a.m., ya 600 personas habían ejercido su voto de un total de 5 mil 595 que formaban el padrón electoral. De esta cantidad, cerca de 800 militantes del PRD son indígenas gunas, según se explicó.

LA MURGA MORDAZA

Uno de los pocos incidentes que se presentó ayer en la escuela Belisario Porras de San Francisco fue protagonizado por el precandidato Manuel Bermúdez, uno de los ochos aspirantes que apareció sin corbata en la foto del tarjetón electoral.

Luego de llegar en autobús junto con varios de sus militantes, Bermúdez declaraba a los medios mientras una murga patrocinada por el concejal de San Francisco, Carlos Pérez Herrera, se ubicó muy cerca dificultando su discurso.

El incidente produjo el reclamo de Bermúdez al delegado Fausto Fernández, y roces con una seguidora de Pérez Herrera y Navarro.

En ese centro, delegados electorales decomisaron 50 tarjetas con el nombre de Navarro que estaban siendo repartidas en la entrada de la escuela. Alegaron que esta acción reñía con la veda de propaganda electoral.

Allí llegaron también el precandidato Alfredo Oranges, el expresidente de la República Ernesto Pérez Balladares y Milton Henríquez, del Partido Popular, que asistió como observador.

Lewis Navarro y Cortizo también hicieron acto de presencia en ese centro.

SAN MIGUELITO

Los comicios en San Miguelito, uno de los bastiones históricos del PRD, se desarrollaron con poco fervor. Faltaron los discursos aguerridos contra el gobierno y los desfiles de votantes. El proceso fue lento en escuelas como la Carlos A. Mendoza, Estado de Israel, República Federal de Alemania, República de Colombia y Los Andes.

Los diputados de ese distrito, Raúl Pineda y Leandro Ávila, así lo reconocieron. Incluso el padrón electoral tuvo varios problemas, debido a que muchas personas no aparecían en lista. En escena apareció la ahora candidata a diputada Zulay Rodríguez. Ella, junto con otro grupo de personas, esperó a Navarro en la escuela Carlos A. Mendoza, pero este nunca llegó.

EN EL BOLÍVAR

En el Instituto Bolívar, donde votaron varias s figuras del PRD, solamente se contaron 549 papeletas cuando se cerró la votación. Ahí, mil 286 individuos estaban habilitados para sufragar.

La poca asistencia en ese centro llamó la atención del precandidato Joaquín Perurena, así como del resto de los votantes. “Todas las elecciones de cada cargo se debieron realizar en un solo día, tras la experiencia de que cada puesto político mueve a su gente y luego empuja a los candidatos presidenciales”, dijo Perurena.

El primero en votar en este instituto fue el precandidato a la alcaldía de la capital, José Luis Fábrega, anticipándose a la llegada de su contricante Roberto Bobby Velásquez. Allí también se presentó, con su familia, el expresidente de la República Martín Torrijos, reafirmando su apoyo, como un militante más, al candidato ganador.

(Con información de Ángel López, Luis Burón-Barahona, María Cristina Ramírez, Alicia Mon, Ohigginis Arcia, Isidro Rodríguez, Eduardo Mendoza y Alfonso Acosta).

Gana a ritmo de crucero

Juan Carlos Navarro ni siquiera cambió su semblante cuando subió a la tarima para pronunciar el discurso del triunfo.

Su rostro mostraba las mismas señales y gestos lucidos en horas de la mañana de ayer, cuando se iniciaron las elecciones primarias del Partido Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Pese a decir siempre que prefería esperar el conteo final, Navarro, desde el principio de la contienda, reflejaba la paz del que se sabe ganador por anticipado. Quizá por ello se permitió eludir puntos del cronograma de desplazamiento. Era una agenda preliminar, aunque casi definitiva, de la ruta del candidato durante su domingo de gloria.

En las primeras horas debía acudir a las mesas de votación en Ancón y Santa Ana. No se presentó y en su lugar asistió su hijo Felipe, un joven que sabe medir sus palabras y prefiere la cautela cuando percibe riesgo en las preguntas. “Desconozco por qué no vino mi papá. Yo solo le reporto a él”, manifestó.

El entonces precandidato del PRD apareció ante los medios de comunicación a las 9:55 a.m., en el costado izquierdo de la calle donde está la escuela República de México, en el corregimiento de San Felipe. Venía de la mano con su esposa Cuqui, sonreía sin mostrar los dientes y revelaba los gestos de un vencedor. Se detuvo ante la estampida hacia él de los periodistas, respondió algunas preguntas y abría los ojos con emoción cuando diferenciaba caras conocidas.

Los Navarro entraron a la escuela. Tomados de la mano llegaron hasta un salón de primaria. Saludaron a las autoridades del Tribunal Electoral. Cuqui votó, y al poco tiempo Navarro depositó su voto, no sin antes ofrecer otra sonrisa en la que sí dejó entrever sus dientes y su confianza por los resultados finales.

Después fueron a firmar el acta de inscripción. El número de ella era el 324, y él tenía el 343.

De regreso a la calle, en la mitad del corredor de la escuela, Navarro y Cuqui fueron interceptados por la precandidata a la alcaldía por el PRD Balbina Herrera.

Por el abrazo entre Herrera y Navarro se podría intuir que ya sanaron las heridas infligidas en las primarias celebradas en agosto de 2008. Hablaron de la unidad del partido.

Samuel Lewis Navarro llegó a la escuela Belisario Porras, en San Francisco. Al rato se apareció Laurentino Nito Cortizo. Y detrás de ellos, al instante, de la misma manera en que emerge una luciérnaga, se vio a Navarro y a su familia. Y con su primo y Cortizo, de nuevo, los abrazos y la sonrisa confiada.

Lewis Navarro cortó camino hasta la mesa de votación. Se detuvo por unos momentos y dijo: “A diferencia de lo ocurrido en 2008, tenemos claridad en el partido”.

En cambio, Cortizo y Navarro no se despegaron. Por la trayectoria trazada por ambos en medio de la gente, apenas es obvio el símil sobre la posible función de Cortizo en la campaña definitiva. Será un guía, alguien en quien confiar.

Cuqui se había quedado rezagada. Comentó que Navarro se levantó a las 4:45 a.m. para revisar documentos. Ella siguió dormida y solo se puso de pie hasta las 6:00. Rezaron. Fueron a desayunar a San Felipe con sus tres hijos. Y luego empezaron la ruta hacia las elecciones presidenciales, a ritmo de crucero. Habrá que ver si Navarro cambia la marcha.

Oscar Castaño

Se frustran las aspiraciones de Arosemena por la Presidencia

El presentimiento que Juan Carlos Arosemena tuvo desde que se sentó a desayunar en su casa de Costa del Este se hizo realidad casi 12 horas después, cuando el conteo de los votos decretó la victoria de su copartidario Juan Carlos Navarro. Ya lo anunciaba una votante que ejerció su derecho en la escuela de Vacamonte cuando rondaban las 4:00 p.m. “La poca publicidad que hizo le va a jugar en contra a Arosemena”, expresó, y el propio candidato también lo tenía claro. En cada una de las siete escuelas que visitó durante las ocho horas que duró su gira, el color azul –de su rival Navarro– predominaba en los rincones. Su color –el rojo– brillaba por su ausencia, tal como la cantidad de votantes que estaban habilitados para elegir a su candidato.

“Sabíamos que habría poca afluencia de gente, pero igualmente estoy sorprendido. Vamos a esperar al mediodía a ver qué pasa”, manifestó. Pero ese mediodía no pareció pasar.

La tendencia se repetía y la desazón –o desencanto– se percibía rápidamente en su mirada, cada vez que llegaba a uno de los centros de votación: no había gente votando y, las pocas que había, vestían de azul.

“Dios te bendiga”, saludaba. “Bendiciones”, se despedía. Y volvía a subir al busito blanco, callado, y con la mirada puesta en el vacío, buscando, tal vez, una explicación a lo que no veía y anhelaba.

Sobre las 5:00 p.m. llegó al hotel Hard Rock Café a escuchar lo que ya sabía.

Unas 30 personas lo recibieron en uno de los salones del décimo piso del hotel para escuchar sus palabras de cierre y dar las felicitaciones a Navarro, ganador de la contienda y abanderado del PRD para 2014.

Antes de empezar su discurso un grupo gritó: “¡Arosemena 2019!”. La suerte ya estaba echada.

Luis Bellini

ENFOQUE

De la periferia al corazón del PRD

MENALCO SOLÍS* 

panorama@prensa.com

OPINIÓN.Juan Carlos Navarro, que era conocido por su activismo ambiental en organizaciones como Ancon, llega al PRD de la mano de Ernesto Pérez Balladares, al final de su gobierno (1998).

Logró salir elegido en dos ocasiones como alcalde capitalino (1999 y 2004), cuando tomó contacto con la maquinaria del PRD, a tal punto que en 2008 retó a los históricos del partido en una dura batalla por la candidatura presidencial contra Balbina Herrera.

Incluso ya antes, en 2003, Navarro abandonó sus aspiraciones presidenciales en favor de Martín Torrijos, lo que reveló las reticencias existentes para aceptar a Navarro como perredista completo. La jornada de este domingo del PRD, más allá de los resultados, debe llenar de satisfacción a todos los que creemos en los procesos democráticos.

Fue un acto cívico que, por lo que sabemos, se desarrolló con mucho orden en todo el país. Felicito al PRD por el civismo demostrado; la democracia está viva y eso es fundamental. Felicito al ganador, por el triunfo que le ha dado su partido.

La gran incógnita ahora es cómo va a llevar su campaña para captar votos más allá del partido que representa. Hay que ver su estrategia frente al resto de los candidatos que están por definirse en los otros partidos y frente a posibles aliados con miras a las elecciones de 2014.

Finalmente, espero que esta sea una campaña electoral sin peleas, insultos, diatribas ni chabacanería. Que sea una campaña de altura en la que el ciudadano pueda informarse de las propuestas que nos ofrece cada candidato presidencial para votar a conciencia y con buen criterio.

*El autor fue el jefe de campaña de Guillermo Endara Galimany

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código